EL BARRO NO ES UNA SENSACIÓN

 

<
>

Más de un padre de alumnos que concurren a la Escuela N° 22 tuvo que vivir toda una odisea para poder llegar al colegio y retirar a sus hijos en virtud del lodazal que presentaba ayer a la tarde la Avenida Urioste.

Las quejas no se hicieron esperar. Por el contrario, a través de imágenes y mensajes que circularon por las redes sociales, fueron airados los reclamos a las autoridades para que se tomara nota del estado que presenta esa arteria que –desde hace unos cuantos años- se encuentra en etapa de pavimentación.

Aun cuando la llegada del pavimento a esa avenida sea prontamente una realidad, es lamentable que no se haya tomado algún tipo de previsión para que padres, alumnos, docentes y personal auxiliar no tenga que llegar y retirarse del ámbito de enseñanza con la obligación de utilizar un “puente” para poder cruzar.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *