TRANSPORTES MALVINAS SE HARÍA CARGO DE SU MANEJO

El basural a cielo abierto de Azul y el sueño de parecerse al relleno sanitario de Olavarría

Cronistas de este diario visitaron ayer por enésima vez el predio situado a pocos metros del Camino Viejo a Tandil, pudiendo constatar que la acumulación de desperdicios se extiende a prácticamente las 18 hectáreas de la planta de disposición final de residuos urbanos. Como se informó en la edición anterior, a la empresa que en esta ciudad atiende el barrido de calles y la recolección domiciliaria le fue preadjudicada la misma tarea que desde hace siete años realiza en la vecina ciudad.

En el sector próximo al galpón que originariamente iban a ocupar los recicladores se trabaja “a destajo” y con las herramientas disponibles, para el traslado de los residuos hacia otro sector del predio de 18 hectáreas. JOSÉ BERGERJOSÉ BERGERLa calle interna principal de la EcoAzul.La primera calle lateral del basural, donde es inviable cualquier tipo de circulación a pie.Ingreso al basural de Azul, pasadas las 9 de ayer. Puertas hacia adentro, los residuos desbordan el predio de 18 hectáreas. JOSÉ BERGEROctubre de 2015. Así lucía en aquel entonces el ingreso al relleno sanitario de Olavarría que administra Transportes Malvinas.
<
>
En el sector próximo al galpón que originariamente iban a ocupar los recicladores se trabaja “a destajo” y con las herramientas disponibles, para el traslado de los residuos hacia otro sector del predio de 18 hectáreas. JOSÉ BERGER

Por Augusto Meyer

ameyer@diarioeltiempo.com.ar

Transportes Malvinas S.R.L. lleva siete años administrando la planta de disposición final de residuos urbanos de Olavarría, lugar que en el año es visitado por centenares de alumnos de establecimientos educativos de la vecina ciudad, como parte de una clase sobre el cuidado medioambiental.

Un sitio, el antes apuntado, donde las celdas de residuos que quedaron fuera de servicio están “revestidas” con pasto que es cortado a diario; donde no hay mayormente olores nauseabundos ni desperdicios a simple vista.

En el marco de la enésima recorrida que este diario realizó por el basural a cielo abierto de Azul, ayer por la mañana, quedó claro que se está a “años luz” de esa realidad distante tan sólo a 45 kilómetros de aquí.

Aún con el probable ingreso de una empresa con experiencia como Malvinas, hay mucho trabajo por hacer en lo que tiene que ver con el reacondicionamiento de un lugar que está repleto de basura al aire libre, sin ningún tipo de control, y con napas que muy probablemente siguen siendo contaminadas por líquidos lixiviados que se desprenden de los residuos en descomposición.

“Miradas progresistas”

En la charla que Ernesto Carrizo, titular de Transportes Malvinas, mantuvo el domingo con este matutino, el entrevistado dijo que en Olavarría la empresa comenzó a trabajar en el año 1984, cuando Helios Eseverri era jefe comunal, y Rubén César De Paula estaba a cargo del Ejecutivo local.

“Había una mirada progresista, de innovación. (En Olavarría) ya tenían un terreno agotado en su capacidad, un basural a cielo abierto, y eran tiempos en los que ya se buscaba proteger el medio ambiente. Se llamó a licitación y paralelamente se pedía por un predio de disposición final de residuos”, expresó Carrizo.

Malvinas está a cargo del manejo del relleno olavarriense desde hace siete años, en forma ininterrumpida.

Almorzar sobre una “celda”

Cuentan que a poco de asumir esa responsabilidad en la vecina ciudad, a partir de críticas que se le hicieron a la empresa por el supuesto manejo inadecuado de la basura, se invitó a colegas de un medio de comunicación olavarriense a visitar el predio, ya que no lo conocían.

Los periodistas se retiraron del lugar completamente sorprendidos.

Primero porque se encontraron con una planta de residuos en inmejorables condiciones, pero también porque uno de los máximos responsables de la firma los invitó a almorzar en una de las lomadas cubiertas con pasto.

Según se supo, en la ocasión se le sirvieron a los colegas sándwiches de miga y bebidas en pleno relleno sanitario.

“Eso le dio a la población de Olavarría la idea de que el predio de disposición final de residuos era eso: un predio de disposición final de residuos”, comentó una persona que fue testigo de aquella situación.

¿QUÉ ES UN RELLENO SANITARIO?

Por definición, un relleno sanitario es un sistema destinado a la disposición final de residuos sólidos urbanos, que tiene múltiples medidas para reducir los problemas generados por los basurales a cielo abierto.

A medida que se va colocando la basura en las celdas, que son cavas que deben estar cubiertas por una membrana que impida la penetración de líquidos contaminantes, se compacta con máquinas y se cubre con una capa de tierra y otros materiales para, posteriormente, depositar otra capa de basura y así sucesivamente hasta que la celda se da por saturada.

Esta técnica lo que busca es minimizar los perjuicios al medio ambiente, controlando los efectos potenciales de contaminación mediante el tratamiento de los líquidos y gases que produce la basura al descomponerse. Se produce un líquido conocido como lixiviado que genera distintos componentes contaminantes. Ese líquido debe ser recolectado por medio de un sistema de drenaje ubicado en la base del relleno, que desemboca en las piletas de lixiviados construidas a tal efecto en el predio.

A su vez para realizar un adecuado control de la generación y migración de los gases generados por la descomposición de los residuos, se constituye un sistema de venteo colocado en diferentes puntos del relleno sanitario para su evacuación.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *