MOMENTO DE BALANCE

El campeón, en primera persona

Tras conseguir su primer título en Rally Mar y Sierras, Ariel Robbiani, en una extensa nota, reveló las claves que lo llevaron a tener en exitoso 2015. También se refirió a sus inicios como corredor, recordó su paso por el TC y contó que su segunda pasión es el campo.

Luego de mucho batallar durante todo el 2015 en la clase Rally Mar y Sierras, el chillarense Ariel Robbiani celebra con champagne su primer campeonato en la especialidad. FACEBOOK ARIEL ROBBIANI Una postal del 2015. Ariel Robbiani a toda la velocidad por los caminos de la provincia. Compañeros y amigos. Ariel Robbiani y Jorge Decibe festejan en el agua la obtención del título 2015 del Rally Mar y Sierras. FACEBOOK ARIEL ROBBIANI
<
>
Luego de mucho batallar durante todo el 2015 en la clase Rally Mar y Sierras, el chillarense Ariel Robbiani celebra con champagne su primer campeonato en la especialidad. FACEBOOK ARIEL ROBBIANI

Ariel Robbiani descansa en su pueblo, Chillar. Allí, el “Cholo” aprovecha para cargar energía cerca de sus familiares, amigos y su afición al campo para encarar este año de la mejor manera en busca de defender la corona de la clase Rally Mar y Sierras.

En una charla con EL TIEMPO, Robbiani confesó pasar por su mejor momento deportivo y detalló las claves de su consagración en esta última categoría, luego que se le negara por muy poco en años anteriores.

Cabe recordar que el piloto chillarense, junto a su navegante y amigo, Jorge Decibe pudieron alcanzar su primer título en el Rally Mar y Sierras, al ganar el año pasado la séptima fecha que se llevó a cabo en Castelli, cuando aún restaba una carrera para culminar el campeonato.

­– ¿Contame cómo fue la definición de la obtención de otro título en tu carrera?

– Fue bastante cómoda. El auto mío no decayó nunca, estuvimos siempre en los puestos de vanguardia, de las cuales ganamos un montón de carreras y de las que perdimos, estuvimos a muy poco tiempo de diferencia con el vencedor; eso hizo que ganemos muchos Power Stage, que es el último premio de la carrera y premia a los tres pilotos más veloces con un puntaje adicional: 3, 2 y 1 puntos respectivamente. Otra ventaja que tuve es que no abandonamos, por eso me fui escapando mucho de mis rivales, quienes eran Federico Devoto y Horacio Heiland. Ellos faltando tres carreras pararon y me dejaron el camino libre para poder salir campeón.

–  ¿Es el mejor de los títulos?

­

– No lo sé, el primer título mío, que fue en la Promocional 850, lo disfrute mucho. Era la primera vez que salía campeón. Después vino el segundo título en mí carrera, cuando me consagre en el TC del 40 con un equipo de Chillar; el auto lo armaba Gustavo Gelso. La satisfacción fue diferente por la gente que lo atendía y a la vez estaba siempre cerca de ellos. En cambio, este último título, nunca había pensado incursionar en esta categoría y haberme consagrado en ella tiene sus méritos.

– En porcentajes, ¿cómo dividís tu consagración: piloto, acompañante, mecánicos?

– Al título se llega si todos se brindan al ciento por ciento. Si el equipo no me hubiese entregado un buen auto, más la cuota nuestra de ir rápido y certeros, el campeonato no se hubiese logrado.  Creo que las tres partes pusimos todos, estuvimos al cien por cien y por eso se logró el campeonato con anterioridad cuando faltaba una fecha por completar el torneo.

– ¿Cómo conociste a tu navegante y que funcione cumple dentro y fuera del habitáculo? 

– Con Jorge Decibe nos conocimos en el TC. Él era acompañante de “Tito” Bessone. Cuando este piloto se inclinó por otro copiloto, él se quedó sin lugar y me preguntó si podía ser mí acompañante. Y desde ese momento, siempre estuvimos juntos. A pesar que años después se cambió el reglamento, cuando se decidió correr sin copiloto, él siguió ligado a mí, haciendo su labor con la parte publicitaría. Después llegó el momento del Rally y desde la primera carrera en esta categoría que siempre me acompaña como acompañante. Su función arriba del habitáculo es fundamental. Si bien la hoja de ruta la hacemos en conjunto, él no tiene que cometer errores con las indicaciones, debe llevarme con seguridad y de hecho su trabajo me ha sido muy beneficioso ya que gané muchas carreras.

– ¿Qué discusiones podes llegar a tener con él, durante el trayecto de una prueba?

– No tenemos discusiones, sino diferentes puntos de vistas en la forma de proceder un trayecto. Los dos somos muy competitivos y los dos queremos ganar, entonces, hay momentos que cada uno opina diferente en cuanto a una situación de carrera. Lo hablamos, definimos detalles y siempre llegamos buen puerto.

– Y cuándo volcaste en Tucumán y en Azul, ¿qué fue lo que pasó?

– Tenemos errores como todos. En el vuelco en Tucumán, la hoja de ruta nos quedó muy rápida. Fui el culpable porque la hice más rápida de lo debido. El accidente ocurrió en una curva que tenía que hacerla con un cambio menos, la realice con otro más alto y como consecuencia me caí a la cuneta y volcamos. En tanto, en Azul, nosotros debimos correrla de otra manera. Teníamos la carrera ganada, cuyo resultado me hacía ganar el título. Por ir a ganar los tres puntos que otorga el Power Stage, me topé con un pozo y volcamos. En ambos casos, son errores que se cometen por la ambición de querer ganar la carrera. Igualmente, tras estos imprevistos, siempre buscamos la vuelta para no cometerlos nuevamente.

– ¿Estás ansioso porque llegue la primera fecha del Rally? ¿Dónde es?

– La primera fecha de Rally Mar y Sierras se inicia en marzo en la ciudad de Balcarce. Y la verdad hasta el momento no estoy ansioso, sigo disfrutando del título que logré. La primera carrera ya va llegar y será el momento de que nos tengamos que concentrar en la defensa del campeonato, mientras tanto sigo disfrutando del título que logré

– ¿Qué diferencias notaste entre el TC y el Rally?

– Una de ellas es que en el Rally me divierto más, depende mucho más de mí y a veces sucede que la mano viene torcida el fin de semana, entonces, se pone lo que hay que poner arriba del auto, con el agregado de que el equipo logre un auto fantástico y se puede terminar con una jornada con alegría. Como antecedente, nos hemos quedado con carreras que antes de ir en la búsqueda de este objetivo, para nosotros eran inganables. Mientras que en el TC, estas situaciones no ocurren. Son carreras de autos y encima si venís con un fin de semana torcido, es muy difícil revertirlo.

­– ¿Cuándo fue que empezaste a correr en el Rally?

– El debut mío fue a fines del 2011 en la ciudad de Los Toldos, donde se corrió una competencia del Rally Federal. Volví a correr después de bajarme del auto de TC en ese mismo año. En la primera carrera me costó un poco, sobre todo ir rápido, después en la siguiente mejoré esto último y peleamos algunos tramos de la competencia. Quedé impresionado con la categoría; la verdad que en la pista se ve que es mucho más formal, además tenes que ir manejando las situaciones y el ritmo lo pone uno.

­– ¿Desde qué año corres en Rally Mar y Sierras?

– En 2013 me inscribí en esta categoría. El debut fue con un triunfo y se dio en Castelli. Después me anoté otra vez cuando se corrió en Azul y también tuve la suerte de ganar. Al año siguiente,  obtuve más continuidad y corrimos todas las carreras del campeonato, que no lo ganamos por muy poco. En el 2015 anduve derecho y logré sacarme la espina del anterior torneo.

– ¿Te queda algún objetivo por cumplir?

– Siempre hay metas a la que quiero llegar. Para este año me gustaría ganar alguna carrera del Rally Argentino, por eso voy a tratar de estar presente en alguna de estas para ver si podemos cumplir con ese objetivo.

– ¿Pensás en el día del retiro?

– Hoy te dijo que no, creo que ese día va a llegar solo como me ocurrió con el TC. Esta categoría casi me hace abandonar esta profesión porque pensaba que se me habían ido las ganas de competir. Fui a las últimas competencias en el TC sin la motivación que se necesita para correrlas, me costaba armar el bolso para estar presente y hoy es todo lo contario. La verdad, cuando se acerca la fecha para competir en Rally, estoy con muchas ganas de ir a correr y trato de disfrutar cada momento, sea arriba del auto o con mi equipo, así que mientras que no desaparezca esto, lo voy a seguir intentando.

Hay Robbiani para mucho tiempo más, siempre contando con el acompañamiento de toda la gente de Chillar, que desde 1989 lo sigue, lo alienta y sobretodo apoya su crecimiento deportivo. Por eso el “Cholo” no se olvidó de ellos y manifestó su agradecimiento “a todos los que, de una u otra manera, han estado en toda mi campaña, apoyándome, como lo hizo mi familia, mis amigos; tampoco olvidarme de los sponsors que me fueron acompañando a lo largo de mi trayectoria y también agradezco el aporte de mucha gente de Azul, donde tengo muchos amigos”.

De esta forma te presentamos la primera mirada de Ariel Robbiani sobre su carrera deportiva. En próximas ediciones se publicará otra nota acerca del piloto chillarense, quien nos cuenta sus inicios en el automovilismo y su paso por el Turismo de Carretera, categoría que disfrutó de varias alegrías como también algunas desilusiones.

 

OBSTÁCULOS INAUDITOS 

“Me pasaron hechos que uno piensa que no suceden. Cuando uno viene ganando carreras, tiene que abrir el camino, es decir comenzar la competencia y en una de estas aperturas tuve la suerte de esquivar autos, motos y camionetas que circulaban por el camino de carrera”, recordó Robbiani al ser consultado sobre hechos insólitos que le ocurrieron en esta categoría. Asimismo sostuvo que “son errores groseros de la organización. Uno viene a fondo y ante estos imprevisto hay que tener mucho cuidados porque podes hacer un desastre”. “A estos insólitos problemas le surgen al primer auto, ya que al segundo y demás, la gente está más atenta”, finalizó.

EL “CHOLO” HABLÓ DE TODO

Después de cada carrera, Ariel Robbiani, comienza a disfrutar de otras cosas como son la familia, amigos y el campo, que es su segunda pasión. Respecto a esto último, el “Cholo”, que realiza la actividad agrícola-ganadera, opinó sobre la actualidad de este sector.

“Estamos mucho mejor que antes, por lo menos tenemos un gobierno que no nos va en contra, eso es fundamental. Creo que nadie quiere que se les regale nada, pero por lo menos dejen trabajar tranquilo”, indicó en referencia a que el anterior gobierno no defendió los intereses del campo.

Dicha problemática se la manifestó a la actual gobernadora, María Eugenia Vidal, quien en 2014 visitó Benito Juárez para hacer campaña política a favor de Mauricio Macri como Presidente. Su visita coincidió con la organización de una carrera de Rally, a la cual fue invitada y se instaló en el Parque Cerrado de los autos que participaban de la competencia. Allí, la que en ese momento era Vicejefa del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, mantuvo diálogos con varios periodistas de la zona.

Tras el contacto con la prensa, María Eugenia se trasladó hasta el box del piloto chillarense, quien se prestó a llevarla una vuelta con el auto de carrera. Sin embargo, ante de que se diera este paso, la joven, que un año después asumiría como gobernadora de la provincia, charló un largo tiempo con Ariel, sus colaboradores y demás, porque buscaba interiorizándose de las problemáticas de la zona. Una vez finalizada esta charla, el “Cholo” la llevó de paseo.

¿Cuándo fue tu copiloto María Eugenia Vidal, imaginabas que un año después iba a llegar a ser gobernadora de la Provincia?

– No y creo que ni ella se lo imaginaba. Ese día hablamos de todas las problemáticas que ocurrían en ese momento. Recuerdo que era una chica muy amena, escuchó todo y fue ella quien habló más conmigo, porque en verdad no la conocía mucho, sólo sabía sobre sus funciones en el gobierno de la ciudad. Estuvimos como una hora hablando. Después se subió al auto de carrera para dar una vuelta por el circuito. Ahora que cumplió con su objetivo, le deseo lo mejor, que tenga mucha suerte, porque la suerte de ella depende de todos los bonaerenses y la suerte del Presidente actual, de todos los argentinos. Ojala le vaya bien para que nos vaya bien a todos.

– ¿Cuáles son los problemas más urgentes que Macri debería solucionar a favor del campo?

– Hasta el momento ya lo viene haciendo, porque hizo que los cultivos sean más competitivos. Hoy sirve más sembrar girasol que soja. Lo mismo pasa con el maíz. Es importante que Argentina no sea un país sojero. Al haber más cultivos, hay más opciones de trabajo, diferentes momentos de cosechas, que permiten que las máquinas tenga más tiempo para cosechar y también ayuda a que lo camiones trabajen todo el año. Volviendo a la soja, si bien fue importante para el país, no lo fue tanto para interior ya que económicamente no fue de lo mejor. Al haber un solo cultivo, que da trabajo en un solo momento del año, después se especula teniendo la soja en los bolsones, por eso es importante que haya más cultivos que estén a la altura de este cereal.

– Todas estas mejoras que ves en los cereales, ¿también la ves en la ganadería?

– Si, ya antes la ganadería había pegado un salto el año pasado, estaba mucho mejor que el cereal. Lo importante es que no haya trabas, que te dejen trabajar tranquilo y el que quiera exportar que exporte y que quiera venderla en el mercado interno que lo haga.

– A la ver más ganancias, el Gobierno implantará más impuesto. ¿Cuál sería tu reflexión al respeto de esto último?

– Está bien, pero el Gobierno debe dejar producir y que los impuestos que uno paga se vean reflejados en mejoras para el partido. Hasta el momento no se ha reflejado prácticamente en nada, tenemos las mismas rutas desde hace 30 años atrás. Lo mismo sucede en la zona, está todo destruido. Esto es una sumatoria que no se inició en la época de los kirchneristas sino que también proviene de gobiernos anteriores a este último. Igualmente la presidencia de Cristina Kirchner, para los que somos del interior, fue una de las peores que hemos tenido, que se acopló a los anteriores, porque tampoco resolvieron el déficit de infraestructura, que es muy grande y ves que con los impuestos no se logran obras, siendo ellos como Estado los que nos tienen que dar. También hay un descuido en los servicios, como lo son los hospitales, las comisarías y en escuelas. Hoy en día, si no fueran por las cooperadoras de ambas entidades, los chicos no estarían comiendo en los comedores, no tendrían útiles para ir al colegio, o sábanas en el caso del hospital, por ejemplo. Es la gente, la que colabora para que las instituciones estén bien.

– ¿Crees que el presidente Mauricio Macri solucionará los problemas de infraestructura que posee este partido?

– No va hacer fácil porque tenemos un partido como es Azul que está destruido. Te diría que el país está igual, el ejemplo lo ves en las rutas, que muchas de ellas están destruidas. Igual, magia no creo que haga, pero que vaya solucionando de a poco, sea Macri, como Bertellys, a quien le deseo la mejor de las suertes porque los chillarenses precisamos que Azul este bien. Ojala que de a poquito vaya mejorando todo.

– ¿Qué le pediría al intendente Bertellys que solucione con inmediatez?

– A Chillar lo veo muy deteriorado, descuidado como nunca antes se lo vio. Ojala Bertellys venga y con el Delegado puedan encontrar un camino para tener todo más prolijo. Me gustaría que seamos el pueblo que éramos antes. Hoy no lo veo lindo y el basurero también está horrible, paso siempre por ahí porque que me queda de paso para ir al campo. Que venga pronto el intendente y ponga las manos en la obra, porque en verdad lo precisamos.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *