EXITOSA JORNADA

“El cannabis es una excelente medicación”

Se realizó una Jornada sobre Cannabis Medicinal en CESUAR con investigadores que dan cuenta de los distintos beneficios de la planta de marihuana. Raquel Peyraube, quien acompañó el proceso de legalización de la marihuana en Uruguay, explicó que la prohibición “ha hecho circular cierta información científica negando la existencia de otra biblioteca donde la visión es más amplia”.
<
>
Raquel Peyraube, quien acompañó el proceso de legalización de la marihuana en Uruguay, explicó que la prohibición “ha hecho circular cierta información científica negando la existencia de otra biblioteca donde la visión es más amplia”.

Se realizó en CESUAR una jornada sobre los distintos usos de la marihuana atendiendo principalmente al uso medicinal, pero también viendo los perjuicios que tiene la prohibición del uso recreativo.

Durante toda la mañana, se llevó a cabo ayer en el Centro Sureño Argentino una actividad que tuvo que ver con el uso de Cannabis Medicinal. La actividad fue organizada por la UNICEN, a través de la Secretaría de Extensión de su rectorado, con el objetivo de abrir el debate sobre el uso de la marihuana con fines médicos y luego sobre el consumo adulto o, comúnmente llamado, recreativo.

En este marco, y ante una gran cantidad de concurrentes de nuestra ciudad y la zona, varios expositores de distintas disciplinas dieron a conocer su postura desde lo social, político, agronómico, jurídico y médico.

De este modo hicieron su exposición Marcelo Sarlingo, especialista en antropología médica; Diego Fernández quien es defensor oficial del Poder judicial, las abogadas Guillermina Zabalza y Victoria Schiro, quienes hablaron sobre el derecho de los pacientes.

Además, en esta jornada interdisciplinaria dieron su aporte el ingeniero agrónomo Carlos D’Alfonso quien dio una visión botánica sobre la marihuana; Juan Pablo Jerónimo, médico anestesista y Martín Randazzo, intendente de General Lamadrid, explicó que falta compromiso político para avanzar con la medicina cannábica.

Para darle cierre a esta jornada, la médica uruguaya Raquel Peyraube quien tiene vasta experiencia en la investigación de los fines terapéuticos y que ha acompañado a varios presidentes, entre ellos José Mujica, para legalizar el uso de la marihuana.

En este marco, este medio dialogó con Peyraube, quien en un principio destacó que la experiencia uruguaya para legalizar la marihuana comienza en el 2002 cuando el presidente Jorge Valle comienza los proyectos. Pero esta tarea no fue fácil del otro lado del Río de la Plata porque “siempre hubo mucha resistencia y una gran cantidad de cambios en las políticas de drogas siempre con una mirada prohibicionista”.

Hasta que por un tema de seguridad interna el gobierno de Pepe Mujica “plantea la legalización. Esta fue rechazada desde la legislatura y ahí se nos convoca a varios expertos en distintas áreas para colaborar con el proyecto que se aprobó hace más de tres años”.

 El fracaso de la prohibición

Esta ley plantea la legalización y es el primer país en hacerlo de manera nacional en todo el mundo. “Entonces está legalizado todo tipo de uso de la marihuana, tanto el medicinal como todos los demás”, explica Peyraube.

Además da a conocer que el cannabis “es una planta muy noble que tiene muchos usos. Las reglamentaciones se han ido implementando por fases y, lamentablemente, el Estado Uruguayo no ha demostrado una gran eficacia para hacerlo con rapidez y se ha tomado demasiado tiempo”.

Esto conlleva sus riesgos “como generar mercados alternativos ilegales” porque se puede usar libremente pero no hay disponibilidad de productos para comprarlo en las farmacias. Esta paradoja hace que haya “mucho camino aún por recorrer para optimizar todos los tiempos”.

El uso, con distintos fines, viene aumentando de manera considerable desde fines de los años 70 a nivel mundial. Por eso “todos aquellos prohibicionistas que creen que criminalizando este tipo de drogas harán bajar el consumo no tienen más que ver la realidad para darse cuenta que están equivocados”. Lo que trae la legalización es “restringir el uso, quién puede producir y quién no. Qué mercado fomentar y cuál no”.

Esta prohibición “ha hipotecado a los Estados a las mafias criminales por la corrupción que el poder del narcotráfico genera, ha producido una industria que es la tercerización de las cárceles brutal: los únicos beneficiados con la prohibición son los traficantes y los dueños de las cárceles privadas”.

Hay una falta de información más que importante por eso se producen todo tipo de perversiones que van desde las guerras por la droga hasta el problema de la familia de un adicto. En este último, Peyraube hace hincapié en que “no hay un buen modelo educativo. ¿Qué padre va a educar en el uso de una sustancia que está prohibida?”, se pregunta.

Aquí “entra en juego un Derecho Humano esencial que es el acceso a la información”, explica. Y enfatiza diciendo que hay un cierto modelo hegemónico que tiene mal visto el uso del cannabis y hay que replantearse qué biblioteca se lee: “la prohibición ha hecho circular cierta información científica negando la existencia de otra biblioteca que fue escrita por universidades prestigiosas de todo el mundo a las que nuestros científicos van a estudiar otras materias, ¿Qué les pasó que no vieron esto?”.

Eficacia medicinal

Hay vastos estudios clínicos que dan cuenta del exitoso y beneficioso resultado que ha tenido el cannabis medicinal. A modo de ejemplo da a conocer el caso de la Epilepsia refractaria y como “el cannabis sigue siendo, para los Estados, una sustancia de riesgo pero en realidad es una excelente medicación para un caso de epilepsia en donde aún no haya fracasado la medicina convencional”.

También el caso Esclerosis Múltiple, Parkinson, Corea de Huntington, Alzheimer, entre otros, el cannabis sirve “no sólo para paliar los estadíos terminales sino que se ha visto cierto beneficio en la neuro protección y reparación del daño cerebral”. El dolor crónico “fundamentalmente el de causa neuropática, ya sea a nivel del Sistema Nervioso Central o periférico, sirve para atenuar esos intensos dolores”.

En los distintos tipos de Cáncer “no sólo se usa como paliativo, sino también como coayudante de la quimioterapia. En general se dice que los cannabinoides ayudan en el control de las nauseas y vómitos vinculados a este tratamiento y es cierto pero también aumentan la eficacia de la quimioterapia”. Lo que si hay que saber que “no se recomienda hacer sólo el uso del cannabis, hay que asociar estos tratamientos porque todavía no está demostrada la eficacia total de los cannabinoides usados de manera aislada”.

Por último la investigadora explicó que “la gente tiene que saber la planta funciona en nosotros porque tenemos sitios para la acción de esos compuestos de la planta. Y eso se debe a que los seres humanos producimos cannabinoides llamados anandamida y dosaje y cuando faltan estos cannabinoides podemos dar desde fuera, como sucede con al tiroides y la insulina”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *