El “caravanazo” se hizo visible


Más de treinta vehículos se movilizaron ayer, pasadas las 7 de la mañana, hacia la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La esperanza y el reclamo por la reapertura de la fábrica de pólvora y explosivos de Azul viajaron unidos, y al paso de ciudades como Las Flores y Cañuelas (últimas dos fotos) pobladores de esas comunidades y algún medio de comunicación les hicieron sentir el apoyo a la causa. Los “obstáculos” no naturales llegaron al arribo a la Autopista Ricchieri, donde grupos de choque de la Gendarmería los esperaba con los habituales pertrechos –escudos, cascos, gases lacrimógeno y postas de goma, que afortunadamente no llegaron a ser utilizadas- que se usan para reprimir protestas sociales.


¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *