El carozo del durazno como fuente de energía

La conservera mendocina Angiord está implementando junto al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) un proyecto para poder ahorrar un 25% de gas requerido para el funcionamiento de su planta industrial ubicada en el departamento mendocino de Maipú. La iniciativa promueve que se utilice el carozo de durazno como biomasa para la generación de energía térmica.

En su proceso productivo, la empresa utiliza gas para generar vapor que a su vez se emplea en la elaboración de conservas y mermelada, detalló el INTI en un comunicado de prensa. El organismo realizó el estudio de prefactibilidad y caracterización energética del residuo producido por ese proceso industrial. La conclusión fue que las muestras, conformadas por una mezcla de carozos de duraznos y damascos, pueden ser adaptadas fácilmente para su uso como combustible por su gran homogeneidad y estabilidad.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *