El Centenario del Departamento Judicial de Azul

Alcanzar el equilibrio entre los poderes de modo de dar cabal cumplimiento a los preceptos constitucionales, y con ello garantizar la convivencia pacífica entre los ciudadanos fueron pivotes cardinales en el preludio de la República. Tanto que ya a fines de 1853 con la organización nacional, se comenzó con el diseño del mapa judicial de la provincia de Buenos Aires que finalmente llevó a la instauración, en 1916, del Departamento Sub Oeste, luego Departamento Judicial de Azul. Uno de los territorios más extensos aunque también de los de menos densidad de habitantes y que hoy conserva todos los distritos que en su origen lo integraron.-

El único de todos ellos que, más adelante, extendió su entorno en un contexto al que distinguieron la enjundia y honorabilidad de los primeros magistrados y la impronta de aquellos que les fueron sucediendo. Al que honraron prestigiosos letrados del foro, congregados ya en 1929 en una señera institución como lo es el Colegio de Abogados de Azul, de cuyo seno surgió el Código de ética profesional vigente a partir de 1954. La actividad académica desplegada en orden al conocimiento e investigación jurídica durante décadas fructificó hace más de un decenio en la Facultad de Derecho de Azul, la que con gran prestigio forma parte de otro ejemplo de integración: la Universidad Nacional del Centro. Expresó el actual vicegobernador de la provincia de Buenos Aires y refleja, sintéticamente, la importancia que tuvo y tiene en la actualidad el Departamento Judicial de Azul que cumplió 100 años de existencia.

Los resultados de estos cien años de historia en los que los buenos ejemplos se han ido transmitiendo de generación en generación están a la vista. Por un lado, sus magistrados se sienten orgullosos de formar parte de un departamento judicial que se destaca por su calidad jurídica y que ha sido cuna o que ha albergado a grandes juristas. Por otro lado, también se sienten  orgullosos de formar parte de un departamento judicial en el que todos quienes están vinculados al mundo jurídico: abogados, escribanos, miembros del Poder Judicial, comunidad académica, conviven armoniosamente, en un clima de respeto, reconocimiento, afecto y colaboración mutua. Todo esto ha sido posible gracias a los valores que fueron legando quienes transitaron dicho camino. La mejor manera de agradecérselo será intentando hacer lo propio con las generaciones venideras, expreso el presidente de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial.

El doctor David Cordeviola, primer secretario en lo Correccional del primer Tribunal del Departamento Judicial de Azul sostuvo que la misión sagrada de los jueces es dar a cada uno lo suyo, no dañar a otro, vivir honestamente y que esta misión inspire las sanciones de este Tribunal a cuyos dignos magistrados deseo el mayor acierto en su alta misión de administrar justicia. Una justicia que fundamenta la libertad y es creadora de la fuerza moral que hace la grandeza de los pueblos, cuando es centinela alerta que monta guardia al arca de nuestras instituciones.

La eficiencia de la justicia es producto de la capacidad de los funcionarios judiciales. Pero no únicamente de la capacidad científica, sino moral. Moralidad que no sólo se manifiesta en la probidad, sino en algo mucho más profundo, difícil y admirable que es la valentía, se dijo.

Estos conceptos vertidos en los actos celebratorios del centenario de este Departamento Judicial de Azul reflejan la calidad humana de casi todos los magistrados que se desempeñaron aquí. Que fueron los forjadores de una imagen que engrandece a la justicia bonaerense y por supuesto a los azuleños.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *