El Centro Basco celebró el Domingo de Pascua

FOTOS GENTILEZA CENTRO BASCO AZULEÑO

El Centro Basko Azuleño “Gure Txokoa” celebró ayer Domingo de Pascua de Resurrección el Aberri Eguna (Día de la Patria Vasca). En una sencilla ceremonia se colocó una ofrenda floral junto al retoño del Árbol de Gernika, se leyó una oración por la patria y se cantó el Gernikako Arbola.

El Aberri Eguna se conmemoró por primera vez el 27 de marzo de 1932 y era un Domingo de Pascua de Resurrección.  Algunos historiadores consideran que los líderes nacionalistas hicieron coincidir el día de la Patria Vasca con esa solemnidad en un intento de dotar a la fiesta de un mayor simbolismo, incidiendo en el carácter profundamente católico del nacionalismo vasco.

Los testimonios que nos llegan de la época, nos revelan que  las calles de Bilbao (capital del Territorio Histórico de Bizkaia) se llenaron de personas, la gran mayoría jóvenes, representantes de los distintos sectores de la sociedad vasca de entonces, los cuales, portaban Ikurriñas (banderas vascas). Todo ello ocurrió en el marco de  un clima festivo y muy colorido.

El Aberri Eguna se continuó conmemorando y al año siguiente (1933), tuvo lugar en la ciudad de San Sebastián (capital del Territorio Histórico de Gipuzkoa), adonde asistieron miles de vascos y vascas,  junto a personalidades de la política europea. Los cronistas de la época, resaltan que la jornada se desarrolló en clima de gran fervor patriótico, en demanda de la libertad negada a Euskal Herria.

Será en  el año 1934, cuando la celebración se mudó a Gastéiz (capital del Territorio Histórico de Álava) y un  año más tarde, la conmemoración tuvo lugar en Pamplona (capital del Territorio Histórico de Navarra). Así el festejo se había desarrollado ya, en cada uno de los cuatro Territorios Históricos vascos de Hegoalde.

En los años posteriores, las amenazas de la aviación nazi y la posterior instauración del régimen franquista, impidieron continuar con la festividad. Recién en el año 1963, los jóvenes tomaron la iniciativa y convocaron a un Aberri Eguna. Esta vez,  las actividades tuvieron lugar en la localidad de Itsasu, en el Territorio Histórico de Laburdi, en Iparralde.

Hoy, cuando han pasado tantos años de aquella primera vez, desde nuestro lugar, en la Diáspora, asumimos como propia nuestra identidad vasca, a la vez que tenemos plena conciencia de que no alcanza con tan solo decirlo.

Siendo consecuentes con  una demanda expresada  por  una gran mayoría de la sociedad vasca, debemos continuar extendiendo nuestra mano generosa, en la búsqueda de la resolución definitiva del conflicto político vasco, por las vías pacíficas, civiles y democráticas. Nos guía la firme convicción de que como parte del pueblo vasco, debemos seguir trabajando desde la cultura, por la democracia, la paz, la difusión de la historia tantas veces tergiversada por intereses ajenos y por la plena vigencia de los derechos de todas y cada una de las personas y del pueblo del que somos parte.

Miles y miles de nacionalistas vascos, recuerdan en esta afirmación pacífica y colectiva,  los derechos que le asisten a la Nación vasca, como así también,  la unidad territorial de Euskal Herria, manifestando además, la firme voluntad  de un pueblo, que tiene en claro que hay que seguir luchando por estas reivindicaciones, como así también, por el objetivo final, que es lograr cristalizar el derecho a decidir  del pueblo vasco.”

María Inés Etchevers Aizpiri

Presidente

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *