EN EL HOSPITAL EL CRUCE-NÉSTOR KIRCHNER

El cirujano azuleño, doctor Marcelo Nahín, tuvo a su cargo una compleja cirugía cardiopulmonar

A ambos flancos, las hijas de Micaela (al medio), la paciente sometida a una compleja operación cardiopulmonar. Completan la imagen la doctora Vanesa Gregorietti, responsable del área de Trasplante-Insuficiencia Cardíaca e Hipertensión Pulmonar del hospital y el cardiocirujano azuleño, doctor Marcelo Nahín. El Hospital El Cruce, Alta Complejidad en Red está ubicado sobre la Avenida Calchaquí al 5401, entre Lope de Vega y Rastreador Fournier.
<
>
A ambos flancos, las hijas de Micaela (al medio), la paciente sometida a una compleja operación cardiopulmonar. Completan la imagen la doctora Vanesa Gregorietti, responsable del área de Trasplante-Insuficiencia Cardíaca e Hipertensión Pulmonar del hospital y el cardiocirujano azuleño, doctor Marcelo Nahín.

El calificado profesional nacido en esta ciudad encabezó una compleja cirugía cardiopulmonar en el centro de salud ubicado en la localidad de Florencio Varela. De esta manera, el citado efector se convirtió en el único hospital público donde, hasta el momento, se ha realizado una intervención quirúrgica de estas características. En Argentina hasta hace poco, esta operación, se realizaba sólo en tres centros asistenciales privados.

 

Un equipo de médicos del Hospital de Alta Complejidad en Red El Cruce-Néstor Kirchner especializado y entrenado en el exterior llevó a cabo por primera vez en un hospital público una tromboendarterectomía pulmonar para tratar una hipertensión pulmonar. Es una cirugía compleja que en Argentina hasta hace poco se realizaba sólo en tres centros asistenciales privados.

La hipertensión pulmonar consiste en un aumento de la presión en las arterias de los pulmones. Es una condición seria ya que los vasos sanguíneos que transportan la sangre del corazón a los pulmones se estrechan y se endurecen y el corazón debe hacer un esfuerzo mayor para bombear sangre. Se trata como una enfermedad crónica y en los casos extremos su única posibilidad de cura es la tromboendarterectomía pulmonar.

 

Operando “a corazón abierto”    

“Es una cirugía que se realiza a corazón abierto. Al paciente se lo somete a una hipotermia profunda y paro circulatorio para poder trabajar sin dificultad en la desobstrucción de las arterías pulmonares. En este caso se bajó la temperatura de la paciente a 18 grados para la protección cerebral y del resto de sus órganos”, describió Marcelo Nahín cirujano cardiovascular azuleño que intervino hace poco más de dos semanas a Micaela, una mujer de 60 años de la provincia de San Luis, que tenía hipertensión pulmonar.

“Una vez alcanzada la hipotermia profunda -continuó Nahín- se realizaron dos paros circulatorios para trabajar primero en un pulmón y luego en el otro. Esto significa que a la paciente se le extrajo toda la sangre del cuerpo y se procedió a realizar el paro circulatorio, deteniendo la bomba de circulación extracorpórea por espacio de 20 minutos por cada pulmón. Durante este momento, cuarenta minutos en total, no hay circulación sanguínea por ningún órgano del cuerpo, toda su sangre quedó alojada en el reservorio del equipo de perfusión”.

En una tromboendarterectomía pulmonar los cirujanos cardiovasculares intervienen en la comunicación entre el corazón y el pulmón. “Se trabaja en las arterias pulmonares, realizando una limpieza de esas arterias que justamente nacen en el corazón. De esta manera se liberan todas las obstrucciones que tiene el paciente, extrayéndose un trombo crónico con la forma del árbol arterial pulmonar”, explicó Nahín.

La operación duró cinco horas y por su complejidad requirió de diferentes servicios del hospital que trabajaron en conjunto con el equipo de cirujanos cardiovasculares que lidera Alejandro Machain en el hospital ubicado en Florencio Varela, provincia de Buenos Aires.

También se utilizó óxido nítrico, un gas muy costoso para bajar las presiones pulmonares y que se administra a través de un equipo especial. Además, los profesionales contaban con un equipo de Oxigenación por Membrana Extracorpórea (ECMO), un tipo de terapia para apoyar la función cardiaca y/o pulmonar cuando la del paciente es inadecuada que, en esta oportunidad, no fue necesario utilizar. En el país pocos centros asistenciales tienen este equipo.

 

Paciente en recuperación  

La cirugía fue exitosa y Micaela comenzó con un post operatorio complejo a cargo de Vanesa Gregorietti, responsable del área de Trasplante-Insuficiencia Cardíaca e Hipertensión Pulmonar del hospital.

“La recuperación cardiovascular de estos pacientes es muy compleja porque sectores del pulmón antes obstruidos ahora empiezan a recibir más sangre y producen edema de reperfusión”, sostuvo Nahín.

Además de los profesionales mencionados, en la cirugía y en la posterior recuperación de Micaela intervinieron el cirujano cardiovascular Martín Ghirardi; el perfusionista Daniel Moyano; el anestesiólogo Adolfo Lambertini, la instrumentadora Mariela Fernández; la circulante Silvina Curbelo; el cardiólogo Sergio Perrone y todos los profesionales médicos y enfermeros que integran el servicio de recuperación cardiovascular.

 

El caso de Micaela  

Hoy, a menos de un mes de la intervención, Micaela puede emprender una nueva etapa  con sus 4 hijos, 17 nietos y su madre de 86 años que la espera en San Luis. Por su gran fortaleza espiritual nunca bajó los brazos y ya camina y se alimenta sin agitarse.

La hipertensión pulmonar le había deteriorado su calidad de vida. Tenía sensación de falta de aire tan sólo al bañarse o cambiarse. Esta escasa capacidad respiratoria apenas le permitía caminar dos cuadras y hasta se agitaba al alimentarse.

El primer síntoma que observó Micaela fue hace cuatro años, un coágulo de sangre en una de sus piernas y empezó a tener problemas para respirar. Inmediatamente fue al médico quienes comenzaron a estudiarla y a tratarla por problemas respiratorios. Pero su estado de salud no mejoraba, salvo por períodos cortos. Finalmente terminó internada en Terapia Intensiva cuando uno de los cardiólogos le diagnosticó hipertensión pulmonar tromboembólica crónica, una enfermedad poco frecuente.

Hace un año fue derivada al Hospital El Cruce y comenzó a ser atendida por la responsable del área de Trasplante-Insuficiencia Cardíaca e Hipertensión Pulmonar, Vanesa Gregorietti. En ese momento se abrió una ventana de esperanza para Micaela ya que realizarían la cirugía, de la que tanto le habían hablado pero no encontraba el lugar que pudiera hacerla.

 

“La experiencia fue muy enriquecedora”  

El doctor Marcelo Nahín dijo a este diario que esta operación “es mucho mas compleja que un trasplante cardiaco” y a modo de ejemplo comentó que “en todo Canadá, que es un país mucho mas grande que el nuestro, se realiza en un solo centro y la hace un solo cirujano, con el que fuimos a especializarnos”.

“En Diciembre de 2014, con el doctor Alejandro Machain, ambos cirujanos cardiovasculares del Hospital El Cruce, viajamos a Toronto, Canadá, y estuvimos doce días realizando un perfeccionamiento en este tipo de intervenciones (Tromboendarterectomia Pulmonar) en el Toronto General Hospital con el Profesor Dr. Mar de Perrot, uno de los mejores cirujanos del mundo en este tipo de intervenciones y el único cirujano que las realiza en todo Canadá”, explicó a este diario el doctor Nahín.

Los profesionales argentinos compartieron una semana entera con el profesor de Perrot, “asistiendo a sus cirugías, recibiendo clases personalizadas y acompañándolo en su consultorio en la evaluación de pacientes y en la evaluación de los pacientes internados postquirúrgicos”, apuntó el médico azuleño más adelante.

“La experiencia fue muy enriquecedora ya que vimos la enfermedad desde todos los angulos: la consulta pre, la preparación prequirúrgica, la cirugía en quirófano, y el postoperatorio, todo junto de la mano de uno de los mejores especialistas del mundo”, completó Nahín y, como dato de color aportó que “el Toronto General Hospital es el lugar donde se descubrió la insulina en 1921”.

 

UN HOSPITAL QUE NACIÓ PARA RESPONDER A LAS NECESIDADES DE MAYOR COMPLEJIDAD    

El Hospital El Cruce, Alta Complejidad en Red-Néstor Kirchner, surge como respuesta a la necesidad de los habitantes de Florencio Varela, Berazategui, Almirante Brown y Quilmes de acceder a una atención de mayor complejidad, que incluye entre otras cosas distintos estudios para diagnóstico e intervenciones quirúrgicas especializadas.

Constituye un nodo de la red de salud de la región, integrada por los hospitales Mi Pueblo de Florencio Varela; Evita Pueblo de Berazategui; Arturo Oñativia de Almirante Brown; Isidoro Iriarte; el Hospital Subzonal Especializado Materno Infantil Dr. Oller de San Francisco Solano de Quilmes; el Hospital Zonal General de Agudos Lucio Meléndez de Adrogué; el Hospital Subzonal esp. en Rehabilitación Motriz Dr. José María Jorge de Burzaco y el Centro Integral de Salud, Diagnóstico y Rehabilitación “Julio Méndez” de Bernal

Para acceder a la atención del hospital, es indispensable ser derivado de dichos hospitales en caso de requerir una mayor complejidad. Para esto se contará con un servicio de gestión de pacientes que coordinará los turnos de las diferentes especialidades. La construcción del Hospital El Cruce, de 20.500 metros cuadrados cubiertos, demandó una inversión de más de 100 millones de pesos provenientes del Estado Nacional. Cuenta con 130 camas de las cuales el 50% son de internación especializada en terapia intensiva, unidad coronaria, recuperación cardiovascular, entre otras. Está equipado con tecnología de última generación: tomógrafo de seis cortes; resonador magnético de imán abierto de 0,23 (único con estas características en establecimientos públicos del conurbano); equipo de hemodinamia que permite la realización de cateterismo y un sistema de monitoreo con equipos modulares en terapias y quirófanos en red.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *