USO DE AGROQUÍMICOS

El Colegio de Ingenieros de la Provincia de Buenos Aires denuncia falta de controles por parte del Estado

 

“Los agroquímicos, como los remedios, deben ser utilizados por los profesionales preparados para ello, que son los Ingenieros Agrónomos. Cada aplicación debe ser recomendada, receta mediante, por un profesional, que seleccione el producto necesario para combatir la plaga de que se trate y en la dosis adecuada que no comprometa la salud de los seres vivos que habitan nuestra provincia”, alertaron desde la entidad mediante un comunicado de prensa. 

El Colegio de Ingenieros bonaerense asegura que no se realizan los controles del Estado en lo que tiene que ver con el uso de agroquímicos. PRENSA COLEGIO DE INGENIEROS
<
>
El Colegio de Ingenieros bonaerense asegura que no se realizan los controles del Estado en lo que tiene que ver con el uso de agroquímicos. PRENSA COLEGIO DE INGENIEROS

El relevamiento efectuado por SENASA en los mercados concentradores de frutas y hortalizas de La Plata, Gral. Pueyrredón y Abasto es una buena radiografía del descontrol que existe hoy en el uso de agroquímicos, nos habla de la falta de controles del Estado frente a esta realidad.

Existen registros de problemas derivados del uso inadecuado de los fitosanitarios. En tales casos o no se respetaron las restricciones de marbete, o no se utilizó el activo o la dosis  adecuada, y/o se aplicó en condiciones que no eran las correctas, y/o no intervino en su prescripción un Ingeniero Agrónomo matriculado en el CIPBA, quien es el único profesional que puede recomendar, dosificar e indicar las formas de aplicarlo, incluyendo las condiciones atmosféricas que deben respetarse para obtener un tratamiento eficiente y sin riesgos para quien lo aplica, y para toda la población.

Los agroquímicos, como los remedios, deben ser utilizados por los profesionales preparados para ello, que son los Ingenieros Agrónomos. Cada aplicación debe ser recomendada, receta mediante, por un profesional, que seleccione el producto necesario para combatir la plaga de que se trate y en la dosis adecuada que no comprometa la salud de los seres vivos que habitan nuestra provincia.

El Estado Nacional, buscando garantizar la seguridad alimentaria, la salud de los operarios y la calidad del ambiente, oportunamente ha establecido el protocolo de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), en el que la intervención del profesional asegura una determinada calidad de producto sin daños a la salud de los consumidores y sin impactos negativos al ambiente, utilizando las más variadas técnicas de manejo, las que no necesariamente implican el uso de agroquímicos.

La normativa vigente

En la Provincia de Buenos Aires rige la Ley de Agroquímicos Nro. 10.699/88 y su Decreto reglamentario 499/91, que establecen cómo deben aplicarse los agroquímicos, el uso de la Receta Agronómica, la intervención profesional requerida y quienes son los responsables del control de aplicación de dicha Ley.

“Lamentablemente la provincia ejerce una exigua fiscalización: las agroquímicas venden estos productos sin exigir la receta obligatoria, y los mercados concentradores no tienen ningún control sobre los productos que reciben y luego expenden a los consumidores. Es necesario que las leyes se cumplan, que el estado controle el uso adecuado de los agroquímicos, exigiendo la receta fitosanitaria, que los productores sean conscientes de que están comprometiendo la salud de la población, y que los consumidores también revisen los productos que llevan a su mesa, solicitando un sello de calidad controlado de los mismos”, alertó la entidad.

“Sabemos que esto es difícil de concretar dado que hay muchos intereses económicos en juego, pero creemos que es el camino correcto para salvar los problemas que nos están aquejando actualmente como sociedad, ya que comemos y vivimos como cualquier ciudadano. Debemos evitar los conflictos que se han producido y que siguen sucediendo, la mayoría de las veces por desconocimiento de las normas vigentes, las que contemplan todos los aspectos. Sólo necesitamos que se cumplan dichas normas, que exista un control fehaciente por parte del Estado, quien es la autoridad de aplicación de la normativa, en sus tres niveles: nacional, provincial y municipal. Además debe crear las condiciones para poder controlar toda la cadena de producción, transporte, distribución, venta y aplicación de los agroquímicos”, concluyó.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *