PRIMERA SESIÓN ORDINARIA

El Concejo aprobó la creación del Programa Municipal de Garrafas

En la sesión del martes, por unanimidad los concejales aprobaron una Ordenanza para que en todo el Partido de Azul se garantice la oferta de gas envasado al precio oficial de referencia. Además, pasó para su estudio a comisión un proyecto para que un inmueble que fue declarado Patrimonio Arquitectónico Urbanístico sea desafectado como tal. Por otra parte, se generó un debate ante el pedido del Obispado para que le condonen las deudas que seis de sus propiedades mantienen con el municipio en concepto de Tasa de Conservación de la Red Vial Municipal. 

El martes se realizó la primera sesión ordinaria del año del Concejo Deliberante. MARTÍN LABORDA

La primera sesión ordinaria del año, con la nueva conformación del Concejo Deliberante, se realizó el martes. Empezó pasadas las 6 de la tarde y terminó pasadas las 11 de la noche. En esas cinco horas, se trató un orden del día de 117 puntos, entre ellos los 19 proyectos presentados por los distintos bloques, que abordaron diversas temáticas.

Garrafas

Por unanimidad se aprobó la Ordenanza que crea el Programa Municipal de Garrafas en el Partido de Azul, que tendrá como misión garantizar la oferta de gas licuado envasado al precio de referencia.

El proyecto fue presentado por el bloque Unidad Ciudadana ya que la cadena de comercialización no siempre respeta el precio máximo de referencia fijado, lo que afecta directamente a los consumidores.

Entre los objetivos de la Ordenanza que fue aprobada el martes está la articulación con ANSES para la difusión del Programa Hogares con Garrafas -a través del cual se les otorga un subsidio a las familias cuyas viviendas no tienen conexión a la red de gas natural y sus ingresos sean menores a 19 mil pesos-; también la difusión en los comercios y en los medios.

Además, se establece un control de precios en los comercios para asegurarse que se respete el precio de referencia máximo.

El concejal Nelson Sombra fundamentó el proyecto y apuntó que el Estado “debe garantizar y cuidar los derechos” de los ciudadanos, advirtiendo en ese sentido que los consumidores de garrafas son los sectores más vulnerables. Dijo que en Azul son más de 4.000 las familias que consumen gas envasado.

El proyecto -que al ser de Ordenanza siempre pasan a comisión- en este caso, como excepción, fue aprobado sobre tablas y aprobado por unanimidad teniendo en cuenta la proximidad del invierno.

Patrimonio arquitectónico y modernidad 

Un proyecto presentado por el concejal de Cambiemos Francisco Gayani generó, una vez más, debate. Lo que propuso el edil fue la derogación de la Ordenanza que en 2015 declaró componente del Patrimonio Arquitectónico Urbanístico de la ciudad al edificio ubicado en Moreno y Belgrano.

La desafectación pedida se basa en que su propietario, Juan Raverta, esgrimió que es tal el deterioro del inmueble que hace imposible su restauración sin modificar la arquitectura de base “y nadie resulta interesado en mejorar la situación del lugar”, en el que se han generado situaciones conflictivas y es un foco de palomas y roedores.

Gayani, al fundamentar y defender su proyecto -que fue firmado también por los concejales del mismo bloque Ignacio Laborda, Paola Ficca, Manuela Arrarás, Liliana Vera, Juan Rampoldi y Néstor Álvarez- apuntó que “hay que permitir el crecimiento edilicio y la modernización de la ciudad”.

Inmediatamente al cruce le salió Maya Vena, quien dijo estar cansada de la disyuntiva entre preservación y modernización.

“Demolamos todo el casco antiguo, entonces. No estoy en contra del progreso, estoy a favor de preservar el patrimonio arquitectónico”, definió su postura.

Agregó además que “siempre son los mismos actores detrás de las mismos temas” y señaló que seguramente Raverta es amigo de Gayani.

El concejal le respondió que “es un vecino, no un amigo” e insistió en que “es imposible” reconstruir el edificio.

Todos los concejales que expusieron después, coincidieron en la postura de Vena. Santiago Zaffora, por ejemplo, remarcó que el valor arquitectónico de Azul es lo que la diferencia de muchas ciudades y que el desarrollo de Azul está, justamente, en la preservación del patrimonio.

Claudio Molina reclamó un informe técnico sobre el edificio y entendió que sólo podría derogarse la Ordenanza si existiera un peligro inminente de derrumbe.

La concejal María Inés Laurini coincidió en la negativa y subrayó la necesidad de “preservar el patrimonio”.

Desde el bloque Cambiemos nadie habló y el proyecto fue girado a la comisión de Obras Públicas, de Presupuesto y Hacienda, y de Interpretación y Legislación.

La dirección del Museo López Claro 

Dos proyectos fueron los que se presentaron el martes solicitando que la designación del cargo de director de Museo López Claro se haga por concurso.

En la sesión se trataron conjuntamente y pasaron a comisión para su estudio.

Las iniciativas pertenecen a Claudio Molina del GEN y a Santiago Zaffora del bloque Peronista. Lo que tienen en común es que ambos solicitan que ese cargo sea cubierto por concurso de oposición y antecedentes, ante la importancia de las funciones que debe desarrollar un director de un museo, como por ejemplo investigar, conservar, restaurar y exponer colecciones que tienen un gran valor cultural.

El proyecto presentado por Zaffora incluye además la creación de una Comisión Evaluadora, integrada por tres referentes del ámbito de la cultura seleccionadas por el Concejo. Asimismo, esa Comisión tendría a su cargo la elaboración de los pliegos de bases y condiciones para los aspirantes al cargo de director.

Cabe señalar que hoy, luego de la jubilación de Claudia Bogliano, el museo López Claro está a cargo interinamente de Jorge Pérez.

“EL PERDÓN DE LA DEUDA” PEDIDO POR EL OBISPO

De entrada, en la sesión del martes, un expediente elevado por el intendente Hernán Bertellys generó debate antes de ser pasado a comisión. Generalmente, las actuaciones que gira el jefe comunal y que son remitidas a comisión para que los concejales las analicen en profundidad y elaboren un despacho aprobatorio o no, pasan directamente sin ser tratadas.

Pero el martes abrió el debate un proyecto de Ordenanza que presentó Bertellys, a partir de un pedido del obispo Hugo Manuel Salaberry, para condonar a esa institución religiosa las deudas que por seis inmuebles de su propiedad mantiene con el municipio en concepto de tasa de Conservación de la Red Vial Municipal.

El prelado hizo hincapié al momento de solicitar la condonación que el Obispado es “una entidad con compromiso social que brinda ayuda a los más necesitados”.

La primera que pidió la palabra fue la concejal Maya Vena, quien advirtió que para otorgar una condonación es necesario que la institución brinde una contraprestación y, en ese sentido, pidió que al menos el Obispado se haga cargo de mantener la vereda del inmueble ubicado en Bolívar y Burgos, que la arregle y la ponga en condiciones para permitir el correcto paso peatonal.

Inmediatamente después, Ignacio Laborda rescató “el rol social” de la Iglesia Católica, pero entendió que puede hacer frente al pago de las tasas que adeuda. Además, indicó que se condona el pago por una propiedad, y que en este caso se trata de “distintas partidas”.

Por su parte, María Inés Laurini marcó que son inmuebles rurales y, en tal sentido, pidió que al momento de tratar este pedido en comisión se especifique si en ellos no se desarrollan actividades comerciales o productivas.

Fue el concejal Francisco Gayani quien entendió que este tipo de trámites deben “abolirse” con una normativa que establezca claramente los términos de las exenciones, ya que el Concejo trata este tipo de expedientes en todas las sesiones.

En ese contexto, Marcos Turón apuntó que hay instituciones que tienen recursos como para afrontar los pagos y que esto “amerita analizar caso por caso”.

En el mismo sentido que Laurini se expresó Manuela Arrarás, quien pidió que se analicen los inmuebles para los cuales el Obispo solicitó “el perdón de la deuda y eventualmente sus accesorios”, esto es recargos, multas y/o intereses.

El expediente finalmente pasó a las comisiones de Presupuesto y Hacienda, y de Interpretación, Legislación y Seguridad Pública.

También se debatió el caso de dos despachos de comisiones que aconsejaban aprobar la condonación del pago de tasas adeudadas a otras dos instituciones religiosas: la Iglesia Evangélica Asamblea de Dios y la Asociación Argentina de los Adventistas del Séptimo Día. En ambos casos, se votó individualmente cada despacho, que fueron aprobados por mayoría, sólo con el voto negativo de los concejales de Unidad Ciudadana.

 

 

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *