AUTOMOVILISMO 

El costo de elevar los costos: la Fórmula A no corre en el AMCO   

COMPETICION
<
>
COMPETICION

Por Claudio Hospitaleche / Del blog Competición

Después de varias idas y vueltas, la Fórmula A decidió no correr este fin de semana en Olavarría. Motivos sobran, pero lo que torció la balanza hacia la negativa son los excesivos costos que deben afrontar los pilotos de la categoría local.

En primera instancia, la Federación del Sudeste comunicaba por intermedio del Club que se le iba a cobrar la reválida de la licencia deportiva, siendo que los pilotos ya tienen paga su licencia en el Centro. Se trata de algo sin ningún fundamento valedero, más allá de que se trate de una disposición de estas que dicen regir el automovilismo deportivo. Desconozco por qué o cómo nació esto, pero es evidente que no ayuda en nada a la práctica de este deporte, caro de por sí. Impide que más personas puedan correr, lo que llamativamente va en contra de los mismos intereses de la Federación: más pilotos, más licencias.

Puede que sea atendible lo dispuesto por el Club organizador, el requisito de establecer que los autos estén revisados técnicamente el sábado, antes de las pruebas libres, para deslindar responsabilidades en caso de accidente. Sucede que nunca antes esto había sido reclamado (por ejemplo, en La Bota no fue necesario).

Esto obliga a que el técnico viaje el sábado, lo que encarece mucho los costos para la categoría. Porque no solamente viene un técnico: es acompañado por un administrativo, y es a los dos a los que hay que abonarles –como es lógico– hotel y cena.

Pero aquí no quedaba agotado el problema. Se recrudeció, aparentemente, por una charla telefónica entre los presidentes de las federaciones: el del Centro comunicaba a Luis García, presidente de la Fórmula, que no solamente iba a mandar al técnico y al administrativo, sino que también mandaba un comisario deportivo para que dirija la competencia de la categoría. Cada vez más altos los costos. Se hicieron las cuentas, se volvieron a hacer, los pilotos fueron consultados y se decidió no ir a correr.

Cada uno de los que lea estas líneas sacará sus propias conclusiones sobre los hechos. Hay que destacar que casi todas las decisiones que se toman a nivel institucional son en contra de los pilotos, que son los principales sostenedores de este deporte a este nivel, zonal. Sin ellos no habría espectáculo, no habría carrera, no existirían los clubes ni las federaciones. No hay discusión sobre la necesidad de elaborar reglas y hacerlas cumplir, ordenar la actividad, darle cobertura. Pero es muy escaso el sentido común, año tras año surgen distintos problemas y complicaciones para los pilotos, mientras que la dirigencia del automovilismo da muy poco, aportando comisarios deportivos o técnicos que, en algunos casos, no están a la altura de las circunstancias, sin generalizar lógicamente.

Ahora la Fórmula A pone proa hacia Roque Pérez; el 19 y el 20 de agosto correrá dos pruebas (una el sábado y otra el domingo), que significarán la quinta y la sexta del presente torneo.

Hace un año (o tal vez más) más publiqué una nota sobre si era la hora de sentarse a una mesa: las categorías, las federaciones y los clubes para organizar un campeonato en conjunto (APPS, TSS, Fórmula A y Fórmula 5), que reditúe a los clubes con la atracción de muchos autos para que el público vuelva a ver el zonal. Se hace necesario que las federaciones entiendan que estas categorías deben correr juntas todo el año y en los circuitos de acá y de allá, sin tope de fechas de salida de una federación a la otra. Porque es claro que a nadie le sirve lo sucedido en esta ocasión.

A lo mejor se entiende y se trata pronto, para ponerlo en práctica en 2018.

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Car10

    julio 27, 2017 at 2:44 pm

    Negocios para pocos y cero beneficio para el q se sube al auto asiq si alguien Corre es porq le sobra la plata por lo tanto a no quejarse ….

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *