PABLO FERNANDEZ

“El crecimiento que se dio en la parte de microempresas en Azul es muy importante”

Lo expresó el presidente de la cámara de microemprendedores que se constituyó hace un año en Azul. Entendió que es un nicho que debe explotarse. Hoy cuentan con unos galpones que les cedieron y donde se instalaron 9 emprendimientos de distintos rubros. Evaluó que el balance es positivo y advirtió que “hay que mirar hacia delante porque siempre se sale de las crisis”. 

Pablo Fernández, presidente de la CAMME, realizo ayer un balance de las microempresas en Azul. JOSE BERGER Uno de los emprendimientos que conforman esta cámara está dedicado a la confección de muebles infantiles.
<
>
Uno de los emprendimientos que conforman esta cámara está dedicado a la confección de muebles infantiles.

Contrariamente a lo que podría suponerse por el contexto reinante, ayer el presidente de la CAMME (Cámara Azuleña de Micro Mediana Empresa), Pablo Fernández habló con este diario y aseguró que si bien no es el momento ideal, han podido crecer y tienen optimismo que esto pueda mejorar.

Aseguró que desde la creación de este espacio han crecido y han logrado cuestiones esenciales como poder tener instalaciones donde radicarse y producir.

Contrariamente también a las voces que se alzan todos los días, dijo que están agradecidos con el municipio por la mano que les han dado para que los emprendedores puedan trabajar.

Ya hace un año que la entidad tomó posesión de los galpones ubicados en Las Flores y calle 8 en un predio que gentilmente les cedió, Gustavo Del Curto de la firma H.J Navas, que “realmente fue algo que siempre se lo agradezco y se lo voy a agradecer eternamente”.

Los emprendedores que están instalados en estos galpones son de diferentes rubros. Actualmente son nueve los microemprendimientos y abarcan, entre otros rubros,  metalmecánica, confección de melamina, fábrica de bloques, fábrica de planchones, fábrica de baldosones, producción de muebles para niños y bloques texurados que también se están produciendo en el lugar.

También hay tres socios que tienen una empresa y están produciendo todo lo que son señuelos y artículos de pesca.

“Es muy importante este emprendimiento porque producen las boyas, y absolutamente todo para la pesca y están vendiendo muy bien afuera”, especificó.

Saldo positivo

Además, destacó que “todas las empresas que estamos trabajando allá se pueden convertir en otras dentro del mismo rubro. En el caso nuestro, que es una fábrica de muebles, en este momento estamos trabajando todo lo que es la línea infantil, pero si mañana se tiene que transformar en una fábrica de puertas y ventanas, tenemos la capacidad de hacerlo”.

De esta manera, el presidente de la CAMME evaluó que en este año que vida que llevan “el saldo es positivo”.

En este sentido, consideró también que “el crecimiento que se dio en la parte de microempresas en Azul es muy importante”.

Sobre el mensaje optimista que expresó en la nota que brindó a este diario, apuntó que la clave está en que “no hay que bajar los brazos, en los momentos de crisis es cuando uno más agudiza el intelecto y empieza a trabajar hacia delante. Si nos quedamos llorando por lo que pasó, me parece que no hay ningún remedio. Acá hay que trabajar todo para adelante”.

Una ventaja del trabajo en conjunto

Al mismo tiempo, hizo hincapié en que el cooperativismo “lleva a que por ahí se puedan juntar tres o cuatro, o seis microempresas para comprar por ejemplo materia prima, pero también dentro de la CAMME estamos capacitados como trabajar en los famosos barrios que están por salir para Azul. Podemos trabajar en techos, puertas, ventanas, sobre los ladrillos y las baldosas”.

Justamente, Fernández contó que los visitaron recientemente ingenieros y arquitectos con emprendimientos inmobiliarios como para que ellos se puedan convertir en proveedores.

“Hablé con los dos ingenieros que nos visitaron y les dije que siempre nos consulten, aunque no tengamos una respuesta, quizás nos podamos adecuar para que Azul sea una nueva opción”, aclaró.

Precisó que estos profesionales “se quedaron maravillosos con los emprendimientos y quedamos en contacto”.

“Momento de sobrevivir”

En el medio de los aumentos de precios, los tarifazos y un mercado resentido en cuanto a las ventas, Fernández aseguró que “uno tiene bastante material acopiado, hay que ser previsor”.

“Lo que siempre digo que no hay que deber mucho. Estos son momentos en los que se está sobreviviendo. Se están vendiendo como para sobrevivir. Uno tiene que estar pensando y diseñando el día a día sin tener que generar grandes gastos y produciendo algo accesible”, consideró.

Al respecto, dijo asimismo que “los créditos no son blandos para el productor y el transformador de materia prima es el que menos gana”.

También subrayó que hay que innovar continuamente e ir gastando en forma austera y que al cliente le llegue algo económico.

Pese a una realidad adversa, entendió que hay que optimistas que “vamos a salir de esta situación porque siempre se sale de las crisis y tenemos que hacerlo entre todos”.

Fernández sostuvo que Azul debe tener en cuenta a los microemprendedores y salir y vender los productos que localmente se producen.

Como dato final indicó que en este momento no tienen cupo para la instalación de más pequeñas empresas, pero no obstante reciben carpetas con información de los distintos emprendimientos.

“Estamos abiertos a todos, y lo único que, por el momento, no aceptamos es el rubro alimenticio”, puntualizó finalmente.

EL DATO

Un aspecto importante de la CAMME es que sus integrantes deben estar regularizados y estar inscriptos en el monotributo, aunque sea el social. Además en la mayoría de los casos los emprendedores trabajan con tarjeta de crédito y débito.

“ESTAMOS MUY AGRADECIDOS CON LA MUNICIPALIDAD”

Durante el diálogo que mantuvo con este diario, el presidente de la CAMME destacó el apoyo que tienen del municipio de Azul.

“Tenemos un gran apoyo del intendente Hernán Bertellys, junto con todo el equipo de Obras Públicas, encabezado por Guillermo Giordano. Nos arreglaron todas las calles, arreglaron alcantarillas, y nos ayudaron muchísimo en lo que fue la limpieza del predio, estamos muy agradecidos con la Municipalidad”, expresó Fernández.

Puntualizó que además les dio una mano importante Roberto Rusciolelli de la Cooperativa Eléctrica para poder instalarse en los galpones que están ocupando.

Sostuvo que “todo es cuestión de diálogo, y sentarse para requerir ayuda, siempre respetando las normas legales vigentes”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *