HOY, 2 DE JUNIO: DÍA DEL BOMBERO VOLUNTARIO

El Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cacharí tiene motivos para festejar junto a su comunidad

Mucho más que una estampa. La insignia del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cacharí engloba el esfuerzo de muchos en pos del sostenimiento de una institución pensada para servir al prójimo. Frente del cuartel de bomberos voluntarios cachariense.Gustavo Paggi y Luciano Bustos. La diferencia está dada sólo por los años. La pasión de ambos por el oficio de bombero voluntario, es la misma. Gustavo Paggi, Mirko Refor y Luciano Bustos; tres generaciones de los bomberos que velan por la tranquilidad de los pobladores de Cacharí.
<
>
Mucho más que una estampa. La insignia del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cacharí engloba el esfuerzo de muchos en pos del sostenimiento de una institución pensada para servir al prójimo.

Escribe:Daniel Juárez Corresponsal de EL TIEMPO

Quienes abrazan esta actividad cuentan con un reconocimiento de la población en general. Los bomberos voluntarios tienen un arraigo muy marcado en la vecina localidad. Una pasión que traspasa generaciones.

CACHARÍ – En esta pequeña localidad, el 2 de Junio, Día del Bombero Voluntario, se celebra de una manera muy especial; los bomberos voluntarios son personas especiales.

Los pibes, desde el jardín de infantes, ya los conocen por sus participaciones en los actos patrios. Son los bomberos voluntarios los que siempre preparan el chocolate. No cualquier chocolate. Es el chocolate “más rico del universo”; así dicen muchos.

Algunos de esos mismos niños, hoy ya adolescentes, jóvenes y adultos, abrazan una fuerte vocación cuando se incorporan como bomberos voluntarios. Siguen siendo vecinos “comunes y corrientes”, pero a la hora de servir al prójimo, son especiales. Eso es lo que transmiten cuando combaten incendios o acuden a accidentes viales, y a rescates de cualquier tipo. Así se comportan cuando, para cubrir los distintos eventos, se dirigen con su ambulancia. Lo mismo cuando, cual “ángel de la guarda”, responden al llamado de auxilio de quienes sufren consecuencias producto de alguna inclemencia climática.

Alguien dijo alguna vez que sólo ellos logran subir a los lugares más altos; quizás así sea. De lo que nadie duda es de la valentía del bombero voluntario. La ciudadanía cachariense está tranquila porque sabe que cuenta con un cuerpo de bomberos voluntarios que vela por su seguridad y tranquilidad.

La formación del cuerpo y de la asociación      —

A mediados del año 1974, el Sr. Néstor Antonio Mantovano -oriundo de la ciudad de Las Flores-, en ese entonces gerente de la sucursal del Banco Provincia de Cacharí, presentó una moción en una reunión de la comisión vecinal proponiendo la creación en la localidad de un Cuerpo de Bomberos Voluntarios.

Esta iniciativa contó con el apoyo unánime de los vecinos presentes e incluso fue reafirmada por el Delegado Municipal de entonces, Juan Carlos Pourtalé. A partir de ahí se convoca a una asamblea para discutir el tema con mayor profundidad. La reunión se realizó el sábado 9 de noviembre de 1974, bajo la consigna “Ayúdenos para que podamos ayudar”.

En la sede de la Delegación Municipal, siendo las 20.15 horas -según consta en el acta fundacional- se crea el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cacharí. En ese mismo cónclave quedó conformada la comisión directiva de lo que se dio en llamar Asociación Bomberos Voluntarios de Cacharí, integrada por Juan Jose Cafferatte (presidente); Pedro Martín Toujas (vice); Marcelo Zavala (secretario); José Ángel Elías y Ricardo Storino (protesoreros); Ismael Cabrera, Adolfo Alonso, Juan León Naistud (vocales titulares); Gerardo Ibarra Comes, Derqui De Luca, Aníbal Municoy (vocales suplentes); Alba Pérez de Naistud y Rafael Médici (revisores de cuenta).

 

GUSTAVO PAGGI Y LUCIANO BUSTOS: Bomberos por vocación

Gustavo Paggi y Luciano Bustos. La diferencia está dada sólo por los años. La pasión de ambos por el oficio de bombero voluntario, es la misma.

Gustavo Paggi es Oficial de Dotación y Luciano Bustos, Bombero.

Paggi acredita más de cuatro décadas en el cuerpo y Bustos, con sólo un par de años, encarna la continuidad de una pasión que traspasa generaciones: la de servir al prójimo.

-¿Cómo surge en sus vidas la vocación por ser un bombero voluntario?

Gustavo Paggi: En mi caso ocurre que yo hago el servicio militar en la base aérea de Tandil y me toca en la parte de bomberos. Durante todo ese tiempo fui chofer y, cuando me dan la baja, aquí en Cacharí estaba en formación el cuerpo de bomberos voluntarios. Por mi poca experiencia en la “colimba” me convocan y, después de 6 a 8 meses de estar como aspirante, me incorporo al cuerpo; eso fue en el año 1976.

Luciano Bustos: Desde chico quería ser un bombero. El tema pasaba que no sabía cómo iba a reaccionar ante un siniestro donde tuviera que estar cara a cara con personas lastimadas o fallecidas. A partir de una dura experiencia que tuve con mi madre, a quien por una enfermedad ya no tengo a mi lado y al apoyo que me dieron algunos amigos bomberos, me animé a inscribirme; ingresé como aspirante y, después de un tiempo, me incorporan como bombero.

-¿Recuerdan alguna situación que los haya marcado en el sentido de lo que significa ser un servidor público y voluntario?

-GP: Yo tengo muy presente un accidente que ocurrió un domingo por la mañana en la localidad de Pardo. Cuando llegamos, encontramos una rural Falcon que se había despistado; había tres chicos llorando, el padre muerto al volante y la madre con graves heridas. Nosotros teníamos una ambulancia; o sea capacidad para auxiliar a una sola persona. Le digo a mi compañero Julio Aranda si se animaba a traer a uno de los chicos en la falda, otro lo pusimos en la camilla y para el restante paramos un auto. Recuerdo que era un Renault 18. A la madre la llevaron los bomberos de Las Flores para esa ciudad y nosotros trajimos a los chicos. Yo ya era padre en ese entonces y fue una experiencia que me marcó para siempre. Ante una situación así es donde tiene que brotar toda esa vocación por servir al otro.

-LB: En mi caso ocurrió en una madrugada que sonó la sirena y concurrimos para ir a un accidente en la ruta. La víctima fatal era un hombre y era la primera vez que me enfrentaba a una situación así; realmente fue muy difícil, pero en el grupo somos muy unidos y nos apoyamos mutuamente para que, ante momentos así, podamos seguir realizando nuestra tarea.

-¿Cómo es la tarea grupal teniendo en cuenta que ustedes no son profesionales en esta labor y de repente tienen que dejar sus ocupaciones cotidianas y enfrentarse a estas situaciones tan angustiantes?

-GP: Muchas veces ocurre que, en plena tarea de rescate, estamos llorando por la angustia del dolor ajeno. Tenemos muy presente que somos servidores y seguimos adelante con nuestro trabajo de bombero voluntario; en ese momento no se puede aflojar. Recuerdo que un día de mucha lluvia concurrimos a un accidente en la ruta y nos encontramos con que la persona siniestrada era un integrante de la comisión directiva de Bomberos…son cosas que te van pasando y hay que superarlas.

-¿Cómo es la convivencia entre varias generaciones, teniendo en cuenta que hay bomberos que superan los 40 años de servicio y otros con apenas un par de años y muy jóvenes de edad?

-LB: La verdad que muy bien. Los más veteranos son los que más nos enseñan por su experiencia, tienen un camino recorrido que a nosotros nos beneficia mucho.

-GP: En nuestro caso, los más veteranos, lo llevamos bien; uno no puede quedarse detenido en el tiempo. Hacer eso sería retroceder y uno tiene que adaptarse, creer en que los jóvenes se van a ir superando. Hoy en día hay muchos adelantos, se capacitan mucho y ser negativo a eso, sería serlo con la institución.

-Ser un bombero voluntario ¿cómo definirían esta vocación?

-GP: (Risa nerviosa) Uy que pregunta…! Es servir para algo en el paso por esta vida. (Se le quiebra la vos al veterano bombero y brotan lágrimas de emoción en sus ojos) Yo lo siento así…!

-LB: Ser bombero te cambia la vida; te cambia la forma de ser; te llena de responsabilidad, pero también te hace crecer como persona para ayudar a los demás en lo que uno pueda y siempre estar dispuesto a seguir este camino.

 

MIRKO REFOR: “Esta institución es de la comunidad y para la comunidad”

El jefe del cuerpo activo es el Subcomandante Mirko Refor.

Desde muy joven ingresó en la institución y es, en la actualidad, un referente para las nuevas generaciones de bomberos voluntarios cacharienses. También acredita un prestigio importante entre los cuerpos de bomberos voluntarios del país.

-¿Con qué dotación de bomberos voluntarios cuenta el cuerpo y qué nos puede decir en lo que hace al parque automotor y equipamiento?

-Actualmente contamos con un cuerpo activo de 35 hombres y además con una reserva que se convoca en caso de que sea superada la capacidad de los activos para responder ante situaciones que así lo requieran. En lo que respecta al parque automotor, en el mes de Julio llega una nueva autobomba que está viniendo de Inglaterra; de ese mismo país está llegando material de rescate vehicular. En lo que hace a equipamiento podríamos decir que estamos en lo ideal para la tarea del cuerpo de bomberos. También la capacitación es permanente para todos los integrantes del cuerpo.

-Todos estos logros se consiguen, en buena medida, por la colaboración de la comunidad. ¿Cómo se trabaja en ese aspecto?

-El trabajo entre cuerpo activo y comisión directiva es muy importante; somos un equipo que tiene objetivos comunes y eso hace que siempre exista un gran apoyo de la comunidad.

-Como tantos otros, usted se incorporó muy joven. ¿Cómo fue su llegada a la institución?

-Yo llego en el año 1995 por una vocación quizás distinta a la mayoría. Fui scout desde los 7 años. Los scout se forman para ayudar al prójimo sin esperar nada a cambio; esa es la esencia del bombero voluntario.

-¿Cómo es ser el jefe de un cuerpo como este teniendo en cuenta que, más allá de ser voluntarios, existen jerarquías y normas que hay que respetar?

-La convivencia es como la de una familia, donde hay peleas, discusiones, reconciliaciones, pero al final prima sacar lo mejor de cada uno en pos de lo mejor de nuestra institución; buscamos seguir creciendo y mejorando nuestra tarea cada día.

-En esta fecha tan importante para ustedes ¿qué mensaje le dejaría a la sociedad?

-Que sigan confiando en la institución; que sigan creyendo en nosotros; que se acerquen al cuartel con todas las críticas constructivas que tengan para hacer. Nosotros también nos equivocamos y es importante que nos lleguen esas cosas. También con ideas y propuestas; todo suma para seguir creciendo. Esta institución es de la comunidad y para la comunidad.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *