LO ASEGURÓ RICARDO ENRIQUE BOCHINI A EL TIEMPO

“El de Ariel Holan es el fútbol que siempre identificó a Independiente”

El ídolo máximo en la historia del “Rey de Copas” estuvo en Azul. Luego de incansables e intensas gestiones, este medio pudo dialogar brevemente con el Bocha durante su paso por la ciudad. Entre otras cuestiones, en la entrevista se refirió a la actualidad del equipo de Avellaneda y a su deseo de trabajar como manager en la institución. “Si me ofreciesen esa oportunidad, me gustaría aceptarla”, dijo.

 

Ricardo Enrique Bochini estuvo en Azul y dialogó con EL TIEMPO. “Desde que vino Holan el equipo mejoró mucho, tanto en lo colectivo como en lo individual. Hay jugadores que levantaron mucho el nivel”, dijo el Bocha, entre otras cosas. NACHO CORREA
<
>
  Ricardo Enrique Bochini estuvo en Azul y dialogó con EL TIEMPO. “Desde que vino Holan el equipo mejoró mucho, tanto en lo colectivo como en lo individual. Hay jugadores que levantaron mucho el nivel”, dijo el Bocha, entre otras cosas. NACHO CORREA

Por Javier Ciappina de la Redacción de EL TIEMPO

El rumor de que Ricardo Enrique Bochini -el ídolo máximo de la historia de Independiente de Avellaneda- estaba el viernes en esta ciudad, comenzó a correr desde temprano. A partir de ese trascendido, se dio inicio en EL TIEMPO a la denominada  “Operación Bocha”, cuyo objetivo era el de lograr una entrevista con “la leyenda que vino de Zárate”, como le gustaba llamarlo a Víctor Hugo Morales. Durante gran parte de la tarde, el teléfono del periodista de la Sección Deportes de este matutino Silvio Randazzo ardía, se encendía ante cada llamado. Fueron innumerables las comunicaciones realizadas para gestionar la tan ansiada entrevista.

Las idas y vueltas fueron muchas, las gestiones parecían que no llegarían a buen puerto, pero finalmente un mágico  “pase bochinesco” logró que dos cronistas de este diario pudiesen empujar finalmente la pelota a la red. Fue cerca de la 1 AM del sábado, cuando un hincha del “Millonario” -Fabián Sotes:“Soy de River pero te banco Bocha”, le aseguró-  y otro del Rojo -quien suscribe esta nota, el más emocionado- pudieron mantener una charla con Ricardo Bochini, quien ya había puesto el auto en marcha para regresar a Buenos Aires. Gentilmente -y soportando estoicamente la incordiosa llovizna- se bajó del vehículo para charlar (aunque sea muy brevemente) con quienes habían intentado durante toda la jornada poder conversar con él.

“Me voy feliz por todo lo que me brindó la gente de Independiente”

– ¿Vino a Azul de sorpresa?

– Sí, vine a participar del cumpleaños de Eduardo, el “Cápitán” para todos los hinchas de Independiente en Azul. Siempre me invitan a ser parte de este tipo de eventos en todo el país. Y es muy lindo para mí venir a ciudades como ésta, por el cariño que me brinda la gente.

– No es la primera vez que viene a Azul. Incluso ha venido hasta a jugar al fútbol. En una ocasión fue un partido contra Luján, con el Pato Pastoriza como técnico.    

– Recién me estaban recordando ese partido. Realmente muy bien no lo recuerdo. Sí me acuerdo de un amistoso que vine a jugar hace poco tiempo con Percudani, Merlini, el “Avión” Ramírez. Y también he venido a varios eventos. Pero hoy me voy feliz por todo lo que me brindó la gente de Independiente.

“Desde que vino Holan el equipo mejoró mucho”

– Volvió a ir a la cancha hace muy poco tiempo. ¿Qué le parece el equipo que conduce Ariel Holan?

– Es una etapa muy buena de Independiente. Creo que el de Holan es el fútbol que siempre identificó al club. Holan -como bien lo dijo él- es hincha y socio de Independiente y vivió las mejores épocas desde la platea. Cada vez que hablé con él siempre me dijo que quiere inculcarles a los jugadores todo lo que Independiente le dio a la gente en esas épocas gloriosas.

Además, empezó a jugar el fútbol que Independiente un poco había perdido, que es un fútbol más protagonista. El equipo ha ganado muchos partidos con Holan y tiene posibilidades de participar en la Copa Libertadores, cuando en realidad  hasta el año pasado estaba muy lejos.

Desde que vino Holan el equipo mejoró mucho, tanto en lo colectivo como en lo individual. Hay jugadores que levantaron mucho el nivel, caso Juan Sánchez Miño, al que bajó de 3 y está rindiendo muchísimo; a Nicolás Tagliafico lo puso de 6; subió a varios chicos de las inferiores, como Alan Franco y Fabricio Bustos; a Ezequiel Barco y Martín Benítez los potenció; Emiliano Rigoni está haciendo muchos goles; el “Torito” Rodríguez tiene un gran nivel. Independiente ha hecho una gran campaña en esta segunda parte del campeonato, desde que agarró Holan. Ahora tendría que culminar de la mejor forma, ganando el partido contra Lanús del martes y poder participar nuevamente en la Copa Libertadores.

También, por lo que he hablado con él,  Holan sabe que necesita algunos jugadores de refuerzo para pelear algo más importante todavía de lo que está haciendo hasta ahora.              

“Aceptaría con mucho gusto”

 – ¿Se ve adentro del club con alguna función? ¿Le gustaría ser manager?

– Gustar me gustaría. Cada vez que me lo pregunta la gente, les digo que sí.

– ¿Alguna vez se lo ofrecieron?

– No, hasta ahora en concreto nunca me lo ofrecieron. Sí a veces me consultan sobre ciertas cuestiones. Si algún día me lo proponen, aceptaría con mucho gusto. Creo que uno puede recomendar jugadores que pueden serle útiles a Independiente; como alguna vez les recomendé a Matías Pisano, que venía de Chacarita. El club hizo su negocio con él, ya que lo compró por poco dinero y después lo vendió por mucho más.  Lo mismo sucedió cuando defendí a Martín Benítez, cuando la gente no lo quería. Quizás si no lo hubiese defendido tanto, tal vez lo daban a préstamo a otro club; y actualmente Benítez es un jugador muy importante para Independiente, incluso le puede rendir mucho más todavía.

Por eso es que si me ofreciesen esa oportunidad, me gustaría aceptarla; siempre pensando en lo mejor para Independiente y para que se pueda luchar un título próximamente.

“LA LEYENDA QUE VINO DE ZÁRATE”

Debutó en Primera un 25 de junio de 1972,  con 18 años, en cancha de River Plate. El técnico era Pedro Dellacha y lo hizo pisar el verde césped  a los 74 minutos. En ese momento fue que comenzó el romance eterno entre los hinchas de Independiente y El Bocha. Ese fue el  inicio de una larga carrera profesional que lo convertiría en el ídolo máximo del “Rey de Copas”.

Convirtió varios goles espectaculares, de esos que jamás se borran de la memoria, como el convertido contra Juventus de Italia en 1973, haciendo paredes con su amigo Daniel Bertoni, el cual le permitiría a Independiente ganar su primera Copa Intercontinental.

También gambetearon al olvido sus goles a Peñarol, en la Copa Libertadores de 1976; los dos al Pato Fillol -de River Plate- en la final del Nacional 1978;  o el que le convirtió a Wirtz de emboquillada en un clásico contra Racing Club. Pero quizás el gol más querido hinchas del Rojo fue el que decoró el empate definitivo a 2 contra Talleres, como visitante, en la final del Nacional 1977. En ese cotejo, a Independiente le expulsaron tres jugadores y  Bochini convirtió a puro coraje a escasos minutos del fin del partido.

No fue un gran goleador. Su primordial característica fue la del sutil asistidor, la del generador de pases que parecían imposibles Sus toques entre líneas convirtieron en goleadores a muchos de sus compañeros. Pases bochinescos; así le decían a esas pelotas que se colaban por lugares impensados, burlando a la defensa, hasta llegar al botín de un compañero al cual sólo le quedaba empujar el esférico al gol.

Su retiro se produjo el 5 de mayo de 1991, luego de sufrir una seria lesión provocada por una falta de Pablo Erbín en el partido Independiente 1 – Estudiantes de La Plata 1.

Además fue jugador con la Selección Argentina entre los años 1977 y 1986 jugando 28 partidos.

Participó con éxito en la primera selección que organizó César Luis Menotti previa al Copa del Mundo 1978, actuando en una gira por la URSS y Polonia.. Luego de varias lesiones, volvió a ser convocado en una serie de amistosos que se hicieron en el estadio de Boca Juniors. Si bien se dice que Menotti pensaba convocarlo para el equipo del mundial, la prensa presionó para que el convocado fuera Norberto Alonso y así el Bocha quedó afuera de aquel magnífico equipo. En 1982, tampoco fue convocado a pesar de estar en su mejor momento. Posteriormente, el Bocha fue convocado por Carlos Salvador Bilardo para el mundial de 1986 e incluso pudo jugar algunos minutos en la semifinal contra Bélgica. Se dice que el mismísimo Diego Armando Maradona lo recibió a Bochini al ingresar éste al campo de juego con la frase: “Pase maestro, lo  estábamos esperando”.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *