El día después de los graves incidentes ocurridos al término del partido que jugaron Piazza y Unicen

 

El jefe de la Policía Distrital confirmó ayer a EL TIEMPO que el efectivo del Comando de Patrullas que fue alcanzado por una piedra resultó con fractura del tabique nasal. No se reportaron víctimas civiles, aunque algunos vecinos consultados por este Diario aseguraron que fueron veinte minutos de una batalla campal entre una treintena de jóvenes y menores que usaban gomeras y policías que emplearon sus escopetas con postas de goma. Desde el Club San José hicieron público un comunicado acerca de lo ocurrido. 

Rastros de las piedras que fueron a dar contra el portón del estadio Lorenzo Palacios que da a la Avenida Chaves. FOTOS JOSÉ BERGERUno de los móviles policiales que acudió en apoyo y resultó con la luneta destrozada a piedrazos. COMISARÍA PRIMERADetrás de la garita de colectivos quedaron cartuchos vacíos que fueron accionados por las escopetas 12/70 de la policía.La cancha de Azul Athletic –cedida a Sportivo Piazza para que actúe como local de Unicen- fue escenario de un lamentable episodio de violencia. Postas de goma, piedras y palos, algunos vestigios del enfrentamiento del lunes a la noche al término del partido entre Piazza y Unicen.
<
>
La cancha de Azul Athletic –cedida a Sportivo Piazza para que actúe como local de Unicen- fue escenario de un lamentable episodio de violencia.

Un milagro impidió que el policía del Comando de Patrullas que fue herido anteanoche, al término del partido que en cancha de Azul Athletic disputaron Piazza y Unicen, no tuviera consecuencias peores a causa del piedrazo que le impactó en el rostro.

No obstante, el efectivo sufrió la fractura del tabique nasal, debiendo ser licenciado del servicio con vistas a su total recuperación.

En la mañana de ayer, cronistas de este diario estuvieron recorriendo el frente de los dos ingresos al estadio “Lorenzo Palacios”, donde permanecían diversos elementos que daban cuenta de la gravedad de los incidentes que se sucedieron fuera del campo de juego y al término del cotejo.

Decenas de piedras y trozos de ladrillo, más una decena de cartuchos de postas de goma 12/70, evidenciaban que allí se había producido un enfrentamiento que –afortunadamente- no derivó en consecuencias mucho peores.

Mientras tanto, algunos habitantes de la zona que dialogaron con EL TIEMPO aseguraron que la noche del lunes, pasadas las 22.30, vivieron un “infierno de 20 minutos” con estruendos y corridas.

Estos vecinos, que prefirieron mantener sus datos filiatorios bajo reserva y no ser fotografiados a riesgo de sufrir represalias, dijeron que los policías fueron enfrentados por un grupo de aproximadamente 30 jóvenes, entre los que había varios menores de edad.

Supuestamente los muchachos, que formarían parte de la hinchada de San José -el club tiene su cancha de entrenamiento frente al reducto de la estrellita- estuvieron esperando la salida de la parcialidad de Sportivo Piazza, con la cual tienen una rivalidad que ya conoce algún antecedente violento.

En momentos que los efectivos de la Policía escoltaban el micro en el que se retiraban los simpatizantes del equipo industrial por el portón que da a la Avenida Chaves, a la altura de la calle Escalada, para dirigirse hacia la Avenida Mitre previo bordear el lago Güemes, desde la oscuridad los atacantes comenzaron a arrojar todo tipo de piedras, trozos de ladrillo y de mampostería.

Al tiempo que los uniformados lograron hacer avanzar el colectivo hasta que se alejó de la zona, allí se originó el grueso del enfrentamiento de los uniformados con los vándalos.

Una primera evidencia del ataque a pedradas con gomeras quedó reflejada en el portón de acceso a la cancha por Chaves. La estructura resultó con abollones importantes producto del avance de los agresores.

En tanto que por el ingreso principal al estadio de la estrellita, y desde allí hasta la altura de la garita de colectivos, quedó un reguero de cartuchos de las postas de goma que accionó el personal policial y, claro está, piedras de gran tamaño y algunos palos usados en la refriega.

El partido en cero, y después …

Confirmando lo publicado en la edición anterior de EL TIEMPO, ayer voceros policiales certificaron que, desde el punto de vista del operativo de seguridad, el partido transcurrió con total normalidad, sin que se produjera incidente o altercado alguno dentro de lo que fue ese espectáculo deportivo.

Pero alrededor de las 22:45, en momentos que se retiraban los simpatizantes de Piazza -equipo que hizo de local en el Lorenzo Palacios-, desde afuera dio comienzo la agresión que tenía como primeros destinatarios, precisamente, a los hinchas del equipo industrial.

Ante el desborde de la situación y la multiplicidad de atacantes, el jefe del operativo solicitó el envío de móviles de apoyo para tratar de controlar a los exaltados. Así, fueron llegando las patrullas que tienen a su cargo la prevención de distintas cuadrículas de la ciudad; ya que no sólo fueron arribando aquellos que estaban en las inmediaciones. Hasta efectivos que tienen su asiento en el Destacamento Balneario terminaron acercándose al sitio donde tenía lugar la confrontación.

De hecho, resultó ser uno de esos policías convocado en apoyo quien recibió el piedrazo en el rostro, agresión que le provocó la fractura del tabique nasal.

El herido, oficial subayudante Marcelo Manuel Ortíz, de 26 años, integrante del Comando de Patrullas, tuvo que ser llevado en un móvil policial hasta el Hospital Municipal “Dr. Ángel Pintos”, para ser asistido.

Los tres aprehendidos

Según la información oficial que suministró la Policía, en total hubo tres personas mayores aprehendidas, las que ayer recuperaron la libertad luego de comparecer en sede judicial.

Dos de los arrestados fueron identificados como Araceli Silvina Gaitán, de 41 años; y su hijo, Mariano Alfredo Borda, de 22 años y jugador del equipo industrial. El tercero resultó ser Bautista Modanessi, de 21 años.

En la comisaría primera se iniciaron dos causas judiciales; una por atentado y resistencia a la autoridad y otra por lesiones calificadas (la agresión contra el policía) y daños calificados reiterados (los destrozos en los móviles), con intervención de la UFI N° 13 del fiscal Javier Barda.

Fuentes judiciales contactadas por este matutino confiaron que no se pudo inicialmente establecer la autoría de las dos acusaciones principales: la agresión que sufrió el policía y los daños ocasionados en los móviles que llegaron como refuerzo -números 21608, 21664 y 21773-.

Respecto de Araceli Gaitán -mamá del jugador industrial-, los voceros señalaron que por cuestiones de salud recuperó la libertad luego de ser aprehendida. Y quedó a resolverse si con el paso de los días será citada a prestar declaración indagatoria por el delito de resistencia a la autoridad.

Borda y Modanessi, en tanto, están acusados de lo mismo. Cuando ayer los dos jóvenes fueron trasladados a los tribunales locales, ambos se negaron a declarar y después quedaron en libertad.

La versión policial

El jefe de la Policía Distrital, comisario inspector Santiago Guindo, fue consultado ayer por la mañana acerca de los serios incidentes que se registraron al término del partido del lunes.

“No hubo incidentes en el partido en sí. El partido con la gente de Unicen, que es de Tandil, transcurrió normalmente; el problema fue a la salida porque los de San José están ahí, a 50 metros. Primero sacamos a la hinchada por la puerta lateral que da la Avenida Chaves y los llevamos por atrás, por la calle que pasa por el lago. Alcanza a salir la hinchada en el colectivo. Ahí empezaron a arrojar piedras y más piedras”, indicó Guindo sobre cómo fueron acompañados los simpatizantes de Piazza en su retirada del estadio.

“Hay un oficial subayudante que recibió un piedrazo en la cabeza, hubo tres móviles rotos, con daños en luneta y vidrio; hubo dos aprehendidos por la Ley del Deporte y después uno más por la resistencia”, agregó; aunque después fuentes judiciales aclararon que no quedaron involucrados los arrestados en dicha normativa referida a los eventos deportivos.

El Comisario Inspector informó que del operativo de seguridad para el partido participaron un total de 35 efectivos (incluyendo un grupo del GAD y otro de Infantería), número que se había acordado con la dirigencia de Sportivo Piazza.

Guindo dijo que entre los refuerzos arribaron móviles del Comando de Patrullas y del Destacamento Balneario, que habitualmente están abocados a labores de prevención.

El jefe policial estimó que serían aproximadamente 50 las personas que arrojaban piedras y cascotes contra los uniformados. Y que los disparos con postas de goma surgieron con la intención de poner fin a la agresión y a la dispersión de los atacantes.

“Una vez que se desató el problema nos guarecimos detrás del portón. Yo no tengo registro de personas con heridas de posta de goma, lo cual no quiere decir que no aparezca alguno”, indicó Guindo.

El funcionario policial subrayó que el operativo, que se diagrama sobre la base de las características del partido, resultó positivo en cuanto a que durante el cotejo no hubo incidente alguno, máxime porque era lógico que viniera poca gente del visitante.

“Habrá que ver que ahí no podrá jugar más Piazza”, consideró Guindo y admitió que el hecho de que los sucesos se hayan producido de noche no ayudó en nada a la dispersión de los agresores.

NI MÁRTIRES,  NI CULPABLES

Es muy fácil opinar, algo que los argentinos traemos desde la cuna. Porque ni mártires ni culpables, porque creemos que esto no es un problema de uno sino de muchos.

Somos conscientes de los problemas que se suceden y a veces exceden nuestros esfuerzos. Pero también debemos decirles que somos del tipo de gente que no baja los brazos y continúa. Si creen que la solución es culpar al Club, pues háganlo; si creen que todo lo que sucede es por culpa del Club, castíguenlo; si creen que lo mejor es eliminarlos, elimínennos; si creen que lo mejor es levantar un muro y aislarnos, aíslennos.

Pero no tengan duda que seguiremos haciendo y haciendo por nuestro Club.

Quizás muchos encontraron todo hecho o al menos gran parte, y no tuvieron que crecer como nos toca a nosotros. Encima en una época en la cual los derechos y el respeto están totalmente pisoteados, cualquiera grita, insulta, culpa, sin importar edades ni compromisos.

Las cosas que suceden en nuestro barrio, como en todos los barrios, no tienen banderías. Ahora si el propósito es buscar alguien a quien culpar, entonces siempre habrá opiniones.

Quizás no sepan lo mucho que se ha hecho por intentar erradicar del Club y del barrio los hechos vandálicos de todo tipo; de los que hasta nosotros fuimos víctimas, pero nunca obtuvimos respuestas.

Nuestro objetivo es uno, y estamos tras él, pero no a cualquier costo. Tenemos nuestro respeto por las instituciones, por los jugadores, por la gente, por la comunidad.

Todos conocen a los que integramos el Club, pero desde su esfuerzo, y no creo que nadie tenga algo para decir al respecto. Nunca esquivamos los cachetazos y siempre ofrecimos la otra mejilla; no dejamos casos sin resolver ni compromisos sin cumplir con nadie.

Reitero. Si creen que la solución es opinar y culpar, háganlo; si creen que pueden aportar algo, los estaremos esperando; nunca le prohibimos la entrada a nadie que viene con una sugerencia o una opinión que nos ayude a crecer.

Somos totalmente solidarios en los repudios a los hechos de violencia y, cuando nos toca, ponemos la cara para tratar de solucionar.

Lo podemos estar haciendo mal; sí, nadie es perfecto. Es por eso que invitamos a todos los que creen poder a que se acerquen, en forma pública o privada, sabemos mantener un secreto.

Pero de algo estamos seguros: no creo que el cerrar las puertas en forma definitiva al Club, su Comisión, sus jugadores, sus simpatizantes, sea la forma.

Somos parte del Club Social y Deportivo San José de Azul. Y nos cabe el orgullo de dejar caer una lágrima con estas cosas. Pero también nos cabe el compromiso asumido ante todos ellos de seguir hacia nuestro objetivo.

Gracias por leer; gracias por pensar; gracias por dejar entrever que quizás puedan ayudarnos; gracias a los que nos critican y nos acusan porque así aprendemos a corregir nuestros errores. (Fuente: Facebook del Club San José)

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. car10

    febrero 22, 2017 at 10:35 pm

    Dejense de joder q bala de goma la prox balas de verdad hay q matar a toda esa lacra hdp esa mujer q ejemplo le da a sus hijos negra de mierda hay q matarla como rata a ella y a todos los q hicieron esa locura a la mierda con los derechos humanos pongan mano dura de una buena ves ya no se puede ni ir a la cancha tranquilo a esta “mami” hay q mandarla a limpiar todos los comedores escolares y dependencias municipales gratis para cubrir los gastos de las roturas de los patrulleros o en la comisaria matarla sin querer total nose pierde nada

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *