TORNEO APERTURA DE PRIMERA DIVISIÓN

El empate le cayó perfecto al partido

El primer tiempo fue entretenido. En ese periodo se convirtieron los goles con los que el clásico del Sur terminó empatado en uno. Cemento se puso en ventaja, al minuto de juego, con gol de Elías Bustingorry. Chacarita igualó por intermedio de Mariano Escribano. En el complemento el nivel decayó y terminó siendo un cotejo mediocre y malo.

Gonzalo Raidigos intenta tirar el centro ante la marca de Matías Agosta. Cemento y Chacarita empataron en uno, en el inicio del Torneo Apertura. ADRIAN GELOSI
<
>
Gonzalo Raidigos intenta tirar el centro ante la marca de Matías Agosta. Cemento y Chacarita empataron en uno, en el inicio del Torneo Apertura. ADRIAN GELOSI

El clásico del Sur terminó en paz. En un encuentro que terminó siendo de trámite mediocre, Cemento y Chacarita empataron en un tanto, en un cotejo que se desarrolló ayer en la cancha de la banda azul y que correspondió a la primera fecha del Torneo Apertura de Primera División, que organiza la Liga de Fútbol de Azul.

En la primera mitad fue donde se vio el mejor juego y fue en ese periodo que llegaron los dos goles. El complemento tuvo solamente cinco minutos correctos, el resto fue malo con muchas imprecisiones. En defensa de los jugadores se puede decir que este fue el primer partido y tendrán que ir tomando ritmo con el correr de los partidos.

El cotejo mejor para Cemento no pudo empezar. Al minuto, cuando se estaban acomodando, Gastón Garay recuperó en el campo de Chacarita y tocó en cortada, entre Duarte y Castañares, para la llegada de Elías Bustingorry que dominó el balón y ante la salida de Marco González definió cruzado y para poner en ventaja al dueño de casa.

Con el tanto, la banda azul decidió pararte en su propio campo y con esa postura tratar de mantener la diferencia. Eso le permitió al tricolor crecer con la posesión de la pelota. Con su juego habitual, toques cortos y al ras del piso, fue controlando el encuentro.

El lugar elegido por Chacarita para atacar era su derecha. Por ese sector se juntaban Marcelo Miglino, Germán Bossolasco y Estaban Castañares y desbordaban a toda la defensa local. De esa manera empezaron a llegar las situaciones. La primera ocasión la tuvo Mariano Escribano. El “tanque” recibió un centro de Miglino, en el control la pelota se fue larga y permitió que Agustín Domínguez tapara de manera espectacular el disparo.

Pero el delantero tu su revancha minutos más tarde. Un corner desde la izquierda, Mariano Escribano se anticipó a todos en el primer palo, ganó de alto y su cabezazo dejó sin chances a Domínguez para establecer la paridad en el partido.

El problema de Cemento eran los espacios que dejaba en la mitad de la cancha. El doble cinco que implemento Rodolfo Genco, se dividía al presionar. Garay iba en busca de la salida del tricolor y Casali quedaba muy atrás y ahí dejaba un hueco que era aprovechado por su rival para manejar la pelota.

El final de la primera etapa se sucedieron un par de errores que ninguno de los equipos los puedo aprovechar. Primero, el arquero Domínguez salió mal, por tal motivo un cabezazo de Raidigos lo dejó a mitad de camino pero Marcelo Miglino no la pudo empujar. En la siguiente jugada se molestaron González y Duarte, la pelota le quedó a Bustingorry que remató por arriba del travesaño.

Cuando la primera mitad se moría, Gastón Garay habilitó a Emanuel Nievas, que le ganó al adelantamiento de Chacarita y se fue sólo con pelota dominada. Luego de hacer más de 25 metros con la bocha en sus pies, definió cruzado y Marco González desvió de manera espectacular.

El inicio del complemento, los dos intentaban ser prolijos en el manejo de la pelota. El local lo hacía cuando se juntaban Casali y Garay en la mitad de la cancha y desde ellos la bocha salía de manera clara. Por el lado del visitante lo hacía cuando ataba por la izquierda donde se juntaban Mingochea, Bossolasco y Miglino.

Pero con el correr de los minutos el ritmo del partido fue decayendo y la pelota estaba mayor tiempo en el aire y se la iban cediendo. Con esa perspectiva los arcos quedaban cada vez más lejos.

Así se fue el partido. El empate fue el resultado más justo por lo que se vio en el campo de juego. Porque cada uno de los equipos intentó realizar su juego pero ninguno pudo superar a su rival. Este torneo recién comienza y los dos tendrán que mejorar para ser protagonistas del Apertura.

 

LA FIGURA

Agustín Domínguez

El arquero de Cemento se mostró muy seguro durante todo el partido. El “uno” siempre estuvo atento para salir rápido de su arco y de esa manera se quedó con muchas pelotas en profundidad. Tuvo dos tapadas muy buenas, una en cada tiempo, la primera a Escribano y luego a Raidigos.

Sobre el final de la primera etapa cometió el único error al salir muy mal y el cabezazo del “Mula” Raidigos lo dejó descolado.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *