TORNEO APERTURA DE PRIMERA DIVISIÓN

El empate reflejó lo que pasó en la cancha –

El encuentro, de trámite parejo y friccionado en la mitad de la cancha, terminó igualado en un tanto. El xeneize se puso en ventaja por intermedio de un cabezazo de Francisco Randazzo; mientras que el gaucho empató por un penal que ejecutó Renzo Rubino. La serie quedó abierta para la revancha del próximo fin de semana. 

Francisco Randazzo (3) se eleva más que todos y con un gran cabezazo marcó la apertura del xeneize. Atlético y  Boca igualaron en un tanto. FOTOS: ADRIÁN GELOSI Los dos mejores de la cancha, Víctor Pernea domina la pelota ante la marca de Gastón Borda. En un cotejo friccionado el empate fue el resultado más justo.
<
>
Francisco Randazzo (3) se eleva más que todos y con un gran cabezazo marcó la apertura del xeneize. Atlético y Boca igualaron en un tanto. FOTOS: ADRIÁN GELOSI

Con el uno a uno quedó demostrado fielmente lo que ocurrió en el campo de juego. Porque en los noventa minutos no pudieron sacarse ventaja y el encuentro de ida de las semifinales –en el Pedro Bordenave- del Torneo Apertura, entre Atlético y Boca finalizó en tablas.

Antes del inicio del cotejo flotaba en el aire la duda de como iba a funcionar el xeneize por estar casi dos meses son competencia oficial. Eso en los primeros minutos lo sintió y le permitió que el local tomara la iniciativa.

Si bien el “gaucho” controlaba el partido, no era una gran superioridad. Con eso le bastaba para que el encuentro se disputara en el campo de Boca; pero sin situaciones de riesgo frente al arco defendido por Ibalo.

Pasado el cuarto de hora, el equipo de Di Prinzio – Rígoli comenzó a salir de esa presión y el encuentro se desarrollaba en la mitad de la cancha. Desde ese momento el protagonista del partido comenzó a ser la fricción  y la lucha.

En defensa de los jugadores se puede decir que el estado del campo de juego no ayudaba a que se pudiera jugar al ras del piso. Cada vez que intentaban jugar por abajo la pelota picaba mal y salía para cualquier lado. Por tal motivo, la única manera que ambos conjuntos encontraban para llegar al arco rival era con pelotazos o centros.

De esa manera llegó la apertura del marcador. El conjunto azuleño tuvo un corner desde la derecha, lo ejecutó Gastón Borda y en el medio del área apareció Francisco Randazzo para anticiparte a toda la defensa local y con un cabezazo cruzado venció a Einar Haitzaguerre y estableció el 1 a 0.

Con ese gol nada cambió. El encuentro siguió con la misma tónica, siendo la lucha y las discusiones los protagonistas principales. En esos momentos el árbitro Carlos Coria sacó muchas tarjetas amarillas con la intención de encausar el encuentro.

En el final de la primera etapa se vio lo mejor del local. Víctor Pernea encontró su lugar en la cancha –cerca de volante central- y desde ahí empezó a manejar los tiempos y los ataques su equipo.

Con ese más asociado puedo llegar a la igualdad. El enganche del Gaucho arrancó la jugada en el circulo centro, abrió a la izquierda para Carlucci, el lateral la estiró para Ignacio Rubino, que tiró el centro para Bossolasco, que pivoteó para Pernea –que había inicio la jugada- que desde el borde del área su remate se desvió en un defensor y se fue rozando el ángulo izquierdo del arco defendido por Ibalo.

En el complemento el local salió decidido a empatar. Si bien no tenía el juego asociado necesario para crear peligro a base de lucha, pases largos y centro llevó al xeneize contra su propio arco.

Por intermedio de una pelota parada pudo llegar al empate. Víctor Pernea ejecutó un tiro libre desde la derecha en forma de centro, al pelota cruzó todo el área y por el segundo palo ingresó solo Franco Carlucci, quién se arrojó al piso para conectar la pelota y el balón se fue por sobre el travesaño.

Esa entrega y esfuerzo tuvo su premio. A los seis minutos, Pernea volvió a tirar un centro, en el área se tomaron –como toda la tarde- Sierra y Valdez, el árbitro cobró penal. La pena máxima la ejecutó Renzo Rubino y con un remate alto a la derecha estableció el empate.

Ese gol aumentó aún más las ganas del local y seguía presionando en la mitad de la cancha. Víctor Pernea seguía manejando la pelota en la mitad de la cancha y desde sus píes le daba claridad a su equipo. Pero el enganche no encontraba el socio necesario para avanzar con juego asociado y así inquietar a Ibalo.

Boca fue saliendo de esa presión y el encuentro volvió a disputarse y desarrollarse en la mitad de la cancha. Las fricciones y la lucha volvieron a tomar el protagonista del cotejo.

De esta manera terminó el encuentro. Con dos equipos luchando en el sector medio del campo de juego y sin poder realizar el juego que los llevó a estar entre los cuatro mejores del certamen. El próximo domingo se volverán a ver las caras para dirimir quién será el finalista del Apertura.

LA FIGURA 

Víctor Pernea

Con muy poco le alcanzó al engancha de Atlético para ser la figura del encuentro, sólo con animarse y poner la pelota al ras del piso e intentar jugar de esa manera le bastó para ser el mejor de la cancha.

De sus pies nacieron las mejores jugadas del local y cuando pudo aduñarse del esférico se vieron los momentos del dueño de casa. Pudo convertir con un remate desde afuera del área que se fue desviado.

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *