El EPOC mata 5.000 argentinos por año

Avanza a paso lento pero firme y poco a poco va minando la calidad de vida de quien la padece. La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es hija directa del cigarrillo y provoca la muerte de unos 5.000 argentinos por año.

Una cifra aislada que cuenta solo un aspecto de este grave problema de salud pública que hasta ahora carecía de datos que permitieran dimensionar su impacto a nivel local. El primer estudio epidemiológico reveló que en Argentina esta patología afecta a 2.300.000  personas, casi el doble de lo que se creía.

La estimación se realizó en base a estadísticas internacionales, ya que aquí no se disponía de datos sobre prevalencia como sí tenían países de la región que integraron el proyecto Platino (Brasil, Uruguay, Chile, Venezuela y México).

No se puede plantear el enfoque de una enfermedad hasta que no se sabe cuanta gente potencialmente pueda tenerla, afirmo un investigador de EPOC. AR al hablar sobre los objetivos que debe tener los estudios realizados.

Por eso en Argentina la prevalencia es del 14,7% entre los mayores de 40 años. Es decir que unas 2.300.000 personas viven con esta enfermedad progresiva que provoca dificultad para respirar y que se manifiesta con tos, sibilancia, agitación, fatiga y que, a medida que avanza, deteriora la calidad de vida.

Solo el 10% presentan cuadros de severos a muy severos, lo que implica vivir con menos de la mitad de la capacidad pulmonar. El resto corresponde a pacientes con EPOC leve (60%) y moderado (28,8%).

Casi 6 de cada 10 personas con EPOC superan los 70 años.  Tienen más posibilidades de tener la enfermedad las personas de mayor edad, expuestas al humo del tabaco, los que tienen menor instrucción, obesidad, peores condiciones socioeconómicas, y los hombres más que las mujeres.

A pesar de que la prevalencia en mujeres es menor que en hombres, en Argentina en alta. También se encontró asociación entre esta patología y enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón y tuberculosis.

Si bien hay otros factores que pueden provocar la enfermedad (contaminación ambiental, ocupacional y doméstica), la causa más importante es el tabaquismo. Por eso es importante que los fumadores mayores de 40 años consulten a un neumonólogo para acceder a un diagnóstico temprano que mejore el pronóstico de esta patología, que es prevenible y tratable.

El tratamiento de la EPOC apunta a reducir los síntomas y a retrasar la progresión de la enfermedad. De acuerdo a la severidad del cuadro, implica desde cambios de hábitos (dejar de fumar, el principal), medicación (broncodilatadores y corticoides inhalados) y, en los casos más graves, hasta oxigenoterapia y cirugías.

En la actualidad la guía GOLD, la más importante a nivel mundial para el diagnóstico, tratamiento y prevención de la EPOC plantea el uso de corticoides inhalados en pacientes con una capacidad pulmonar inferior al 60%.

Aproximadamente el 5% de la población total de la República Argentina tiene esta patología que es hija directa del cigarrillo, que va minando la calidad de vida de quien la padece y que provoca dificultad para respirar.

Por lo tanto es importante la prevención desde la juventud porque después de los 40 años de edad, es muy difícil acceder a un diagnóstico temprano que mejore el pronóstico de esta patología, que es prevenible y tratable.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *