EL JUICIO POR EL FEMICIDIO EN EL MONTE ZABALZA

El Fiscal pidió prisión perpetua para el hombre que asesinó a su ex pareja

Luis Ángel Torres, el chillarense autor del homicidio triplemente agravado de su ex concubina. El hombre, que tiene 61 años, podría ser condenado a prisión perpetua.Los funcionarios judiciales Martín Marcelli y Guillermo Vaticano. Respectivamente, defensor Oficial y fiscal en este juicio con jurados que había empezado el lunes de la semana pasada.La audiencia de cesura de este debate se realizó anteayer viernes en la sala de la Cámara Penal de Apelaciones que está en el tercer piso del edificio central de los Tribunales de Azul.Gustavo Borghi. El actual presidente del Tribunal Oral en lo Criminal número 1 anunciará este martes la pena que le impone al autor de este brutal crimen.
<
>
La audiencia de cesura de este debate se realizó anteayer viernes en la sala de la Cámara Penal de Apelaciones que está en el tercer piso del edificio central de los Tribunales de Azul.

Pasado mañana martes, en horas del mediodía, se conocerá la pena que el juez le impondrá al chillarense que había matado a golpes a su ex concubina. En los primeros minutos del miércoles de la semana pasada, un jurado popular había declarado al encausado “culpable” de este homicidio triplemente agravado. Y también, del delito de “secuestro coactivo”. Teniendo en cuenta las calificaciones de los hechos que hiciera el jurado, anteayer las partes formularon sus alegaciones finales. El representante del Ministerio Público Fiscal solicitó que el imputado sea condenado a prisión perpetua como autor de este crimen ocurrido en julio de 2015 en Chillar y descubierto al mes siguiente. El Defensor Oficial, en tanto, pidió que se declare inconstitucional la aplicación de la pena de prisión perpetua y que el autor de este caso de violencia de género, en subsidio, sea condenado en los términos temporales que establece la figura del “homicidio simple”.

Entre una solicitud para que el hombre considerado “culpable” del femicidio de su ex pareja, crimen ocurrido en Chillar durante el año 2015, sea condenado a prisión perpetua y otra para que sea declarada inconstitucional esa pena, el viernes que pasó transitaron los pedidos de las partes en el juicio que por el caso se está haciendo en los Tribunales de Azul.

Luego de escuchadas las alegaciones finales del fiscal Guillermo Vaticano y del defensor Oficial Martín Marcelli, el juez Gustavo Borghi -actual presidente del Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de Azul que está interviniendo en este debate- anunció que este martes que viene, a la hora 12, dará a conocer la pena que le impone al chillarense al que un jurado popular había declarado autor de este homicidio triplemente agravado.

La audiencia de cesura del juicio contó, en la sala de la Cámara Penal que está ubicada en el tercer piso del Palacio de Justicia de Azul, con la presencia del encausado: un hombre que tiene 61 años, se llama Luis Ángel Torres y está preso desde el 13 de agosto de 2015.

Ese día en horas de la mañana el cadáver de la víctima de este caso de violencia de género -una mujer que tenía 52 años, había sido pareja de Torres y se llamaba Nancy Beatriz González- fue hallado en el interior del Monte Zabalza, un predio ubicado en cercanías al Cementerio Municipal de Chillar y sobre el camino que conduce a Tedín Uriburu.

El cuerpo evidenciaba un avanzado estado de descomposición. Y al ser sometido en Azul a la autopsia, se determinó que González había sido asesinada a golpes el día 30 ó 31 de julio de aquel mismo año. Es decir, aproximadamente dos semanas antes a que la mujer fuera hallada muerta en el Monte Zabalza.

Teniendo en cuenta una denuncia que la mujer formulara en junio de 2015 en la Subcomisaría de Chillar cuando se separó de Torres, el hombre con el que había convivido durante varios años y al que acusaba de someterla constantemente a diferentes episodios de violencia de género -hechos que incluían, entre otros aspectos, maltratos físicos y verbales- las sospechas de los investigadores apuntaron inmediatamente, como el autor del crimen, al hombre que ahora podría ser condenado a prisión perpetua. El mismo al que el pasado miércoles, cuando habían transcurrido unos minutos de iniciado ese día, el jurado popular que lo juzgó lo declaró “culpable” de este femicidio.

Los pedidos de las partes

El viernes pasado, cuando el fiscal Guillermo Vaticano hizo su alegación en la audiencia de cesura de este juicio, el actual titular de la UFI 6 departamental finalizó su alocución solicitando que Luis Ángel Torres sea condenado a “prisión perpetua”.

Tuvo en cuenta para ese pedido formulado al juez Borghi las calificaciones que de los hechos tratados en este debate hiciera el jurado popular que declaró “culpable” al hombre que actualmente está preso en la Unidad 2, una de las cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense que está ubicada en la localidad olavarriense de Sierra Chica.

El funcionario judicial tandilense representante del Ministerio Público Fiscal en este juicio calificó al crimen cometido por Torres como un “homicidio agravado de una mujer con la cual el encausado mantenía una relación de pareja”, un hecho -además- “cometido por un hombre mediando violencia de género y con alevosía”.

Según el Código Penal, ese homicidio triplemente agravado incluye como única pena posible para quien es considerado autor -tal como en este caso ya el jurado popular dio por probado- la prisión perpetua.

En el debate el jurado había declarado a Torres también culpable del delito de secuestro coactivo, figura penal que el Fiscal sumó a la calificación de los hechos tratados en este proceso para finalizar solicitando esa pena de prisión perpetua para el encausado.

El actual titular de la UFI 6 local valoró también circunstancias atenuantes y agravantes a la pena a imponerle al encausado en esa alegación final que formuló durante la audiencia llevada a cabo en Tribunales anteayer.

Así, a modo de atenuante, tuvo en cuenta para Torres la circunstancia de que no posee antecedentes penales computables. Y como una “única agravante”, según lo expresara, el Fiscal mencionó “la extrema violencia física” que el imputado utilizó cuando asesinó a golpes en el interior del Monte Zabalza a quien había sido su concubina durante varios años.

Al respecto, el médico que estuvo a cargo de la autopsia del cadáver y declaró en este juicio con jurados había señalado que la lesión vital en la mujer había estado localizada sobre su oreja derecha, sector en el que, en su parte superior, había recibido un fortísimo golpe.

Ese golpe -según se presume- fue efectuado con el trozo de una rama, elemento que en el proceso fue definido como “romo y contundente”. Y además de provocarle la muerte a la mujer, le fracturó uno de los huesos del cráneo.

Pero a criterio del Fiscal, la violencia empleada por Torres en el hecho no sólo quedó reflejada en eso que, ante el jurado, el propio Vaticano había definido como “un garrotazo”, sino también en los demás golpes que la víctima de este femicidio sufrió a manos de su agresor.

Esas agresiones le habían provocado lesiones en su rostro, en uno de sus hombros, en brazos y antebrazos, de acuerdo a lo que había reflejado también el informe de la autopsia.

El defensor Oficial Martín Marcelli -que durante el proceso no discutió en ningún momento la autoría de Torres en el crimen pero sí argumentó, sin llegar a convencer al jurado, que el hombre no había podido comprender la criminalidad del hecho a causa de un “trastorno de personalidad” que padecía, una situación que no quedó probada que evidenciara- pidió el viernes pasado que el juez declare “la inconstitucionalidad” de la pena de prisión perpetua. Y que, en subsidio, su defendido sea condenado a “una pena temporal dentro de la escala penal del homicidio simple”.

Ese pedido de inconstitucionalidad de la pena de prisión perpetua lo fundamentó, según citó en la audiencia, en fallos recientes de otros casos. E hizo, además, una proyección teniendo en cuenta la edad del encausado, lo que derivaría en que -de ser condenado a perpetua, que para el Código Penal argentino son treinta y cinco años de cárcel- prácticamente continúe privado de la libertad hasta su muerte.

“La pena de prisión perpetua vulnera todos los derechos”, afirmó Marcelli. Y después, al indicar que su defendido tiene 61 años de edad, sostuvo que no existen chances de que algún día recupere la libertad ni que pueda resocializarse, por lo que -a su entender- “aplicar en este caso la pena de prisión perpetua es directamente condenarlo a que muera en la cárcel”.

A modo de réplica, el fiscal Vaticano se opuso al pedido del Defensor Oficial para que sea declarada inconstitucional la pena de prisión perpetua.

Para eso, también citó fallos recientes que avalan la aplicación de la sanción más dura que en la actualidad contempla el Código Penal argentino para quien comete un crimen de connotaciones tan graves como el que fuera materia de este proceso y tuvo como víctima a Nancy Beatriz González.

El dato

 En los juicios con jurados es la Defensa la única parte habilitada para acudir a una instancia superior de revisión de un fallo. En este caso en particular, el abogado Martín Marcelli ya le había adelantado a este diario que tiene previsto recurrir ante Casación el veredicto del jurado popular que había declarado a su defendido “culpable” de este homicidio triplemente agravado. Eso significará que, cuando este martes se conozca la pena que el juez Borghi le impondrá al encausado Torres, ese fallo de primera instancia de lo que fue este juicio no adquirirá en lo inmediato rango de firmeza.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *