PANORAMA POLÍTICO

El Gobierno focaliza su estrategia en el Congreso

 

Hoy el oficialismo iniciaría con éxito un camino que estará lleno de obstáculos en el Palacio Legislativo, con la sesión extraordinaria en el Senado. Se comenzará así a tratar los pliegos de los postulantes a la Corte Suprema, además de los ascensos de diplomáticos y militares, luego que el Presidente diera marcha atrás con las designaciones “en comisión” que le daban la espalda a la aprobación de las designaciones por parte de la Comisión de Acuerdos.

 El Gobierno Nacional abrió en simultáneo dos frentes claves en el Senado y en la Cámara de Diputados para el futuro inmediato del Ejecutivo en el año legislativo que se avecina.


El Gobierno Nacional abrió en simultáneo dos frentes claves en el Senado y en la Cámara de Diputados para el futuro inmediato del Ejecutivo en el año legislativo que se avecina.

Por Walter Schmidt. Agencia DyN

El gobierno de Mauricio Macri abrió en simultáneo dos frentes claves en el Senado y en la Cámara de Diputados para el futuro inmediato del Ejecutivo en el año legislativo que se avecina.

Hoy el oficialismo iniciaría con éxito un camino que estará lleno de obstáculos en el Palacio Legislativo, con la sesión extraordinaria en el Senado. Se comenzará así a tratar los pliegos de los postulantes a la Corte Suprema, además de los ascensos de diplomáticos y militares, luego que el Presidente diera marcha atrás con las designaciones “en comisión” que le daban la espalda a la aprobación de las designaciones por parte de la Comisión de Acuerdos.

La reunión del jefe de gabinete, Marcos Peña, con los jefes de bloques del Senado, coronó un trabajo minucioso que se viene haciendo en la Casa Rosada para suplir, con el vínculo con los gobernadores peronistas, la falta de senadores propios de Cambiemos.

“La idea es financiar las provincias pero con facultades delegadas”    

Una de las espadas de la estrategia es el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que cumple una sistemática agenda de reuniones, en la Casa Rosada o en las respectivas provincias, con los gobernadores peronistas.

En cada reunión de Frigerio con los mandatarios, participan los senadores nacionales peronistas por esa provincia. De esa manera, el gobierno integra a ese diálogo que hace hincapié en fondos y obras para las provincias a los mismos senadores que luego necesitará para la aprobación de un proyecto de ley.

“La idea es financiar las provincias pero con facultades delegadas, es decir, que el dinero que la Nación les envíe para una obra especifica debe tener la correspondiente rendición de cuentas”, indicó un vocero macrista.

Se trata de un esquema intermedio entre el “dejar hacer” de la época menemista en la que proliferaban las intervenciones federales y había escaso control sobre la utilización de los fondos del erario nacional y el manejo kirchnerista de sentarse sobre “la caja” y enviar dinero discrecionalmente.

“Están coqueteando todos”    

El objetivo, dicen en Balcarce 50, es “llegar a marzo armados” con el respaldo de gobernadores y, por ende, de senadores peronistas y con una Cámara de Diputados con  un peronismo fracturado, que termine siendo funcional al oficialismo.

Si bien algunos operadores oficialistas destacan el rol de Miguel Ángel Pichetto como representante de los gobernadores del PJ en la Cámara Alta y nexo de acercamiento con el macrismo, desde el oficialismo reclaman el desembarco de algún operador político en el Senado. Argumentan la falta de senadores que consigan o “roben” el voto de algún opositor para los proyectos del Ejecutivo, por lo que algunos sugieren que Humberto Schiavoni deje la Entidad Binacional Yacyretá y asuma algún cargo en la Cámara Alta. En Diputados, en cambio, todo marcha sobre ruedas a los ojos del oficialismo. La línea Emilio Monzó (presidente de la Cámara), Nicolás Massot, jefe de bloque, y algunos alfiles como los diputados Pablo Tonelli y Eduardo Amadeo, concentran la estrategia oficialista.

“Están coqueteando todos”, describió un legislador macrista acerca de los “pases” de diputados peronistas o, en otros términos, la fuga del bloque del Frente para la Victoria.

Primero fueron los seis diputados por Santiago del Estero que responden al ex gobernador Gerardo Zamora y que de ser aliados del kirchnerismo pasaron a encolumnarse detrás del gobierno de Mauricio Macri.

Trato especial    

Los próximos en alejarse del FPV silenciosamente serían los seis diputados entrerrianos, de la mano del mandatario provincial Gustavo Bordet.

El oficialismo podría llegar a marzo con un “Bloque Justicialista” engrosado y con un FPV debilitado y en crisis.

Si bien la política es manejada exclusivamente por el PRO, el gobierno tiene hacia los dirigentes de la UCR un trato especial. Como prueba de ello, todas las semanas el ministro Frigerio almuerza con la cúpula radical integrada por el jefe del partido, José del Corral, así como Ángel Rozas, Mario Negri y, eventualmente, Ernesto Sanz.

Por ahora, la UCR acompaña y evita cualquier discrepancia con el Ejecutivo, preso además de una clara falta de liderazgos naturales que de una estructura de intendentes, legisladores provinciales y nacionales que sí ha crecido en las últimas elecciones.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *