HACE 32 AÑOS

“El gran Víctor” y su tragedia en México

Este martes 19 de septiembre quedará marcado en la historia mundial como un nuevo episodio donde la naturaleza mostró su mayor bravura. Un terremoto sacudió a varias ciudades de México y causó centenares de muertes. Algo similar había sucedido en 1985, también un 19 de septiembre, cuando un sismo hizo temblar tierras aztecas y produjo el fallecimiento de una familia azuleña.

 “El Gran Víctor”, su esposa, Inés Álvarez, y el hijo de la pareja, Víctor Norberto, quienes aparecen en las fotografías tomadas por Omar Torchia el 3 de agosto de 1984,  en los estudios TV2 Azul Cablevisión Color.
<
>
“El Gran Víctor”, su esposa, Inés Álvarez, y el hijo de la pareja, Víctor Norberto, quienes aparecen en las fotografías tomadas por Omar Torchia el 3 de agosto de 1984, en los estudios TV2 Azul Cablevisión Color.

 

Por Darío Rizzardi

Estas últimas semanas las cuestiones climáticas han mantenido en vilo al mundo, el huracán Irma en EEUU, el María en Puerto Rico y en las últimas horas, el terremoto en México, produjeron absorto ante la furia de la naturaleza.

7,1 en la escala de Richter midió el movimiento telúrico que produjo la muerte de cientos de personas en México esta semana. Hace más de 3 décadas, un jueves 19 de septiembre de 1985, se dio un mismo escenario con una réplica al día posterior, en la capital azteca.

En aquel momento hubo más de 10 mil muertes, casi 1 millar de edificios destruidos y múltiples historias por contar. Como la de 14 niños recién nacidos que fueron encontrados entre los escombros del Hospital Juárez cuando el lugar iba a ser dinamitado, aún hoy se los recuerda como los “Superbebés del Terremoto”.

Pero el relato que hoy nos ocupa, es el de un azuleño y su familia que tuvieron el instante más trágico en aquel sismo de la década del 80.

Trece años antes al terremoto

Víctor Castagno decidió viajar junto a su esposa Inés a Canadá para continuar con su trabajo en el campo del hipnotismo y de la parapsicología, el cual venía realizando en nuestra ciudad. Allí permanecieron por 10 años para luego mudarse a la capital de México. Ya instalado en tierras aztecas realizó exitosas actuaciones inclusive en la televisión de aquel país.

“El Gran Víctor”, como se lo conocía, siempre tuvo como partenaire a su esposa Inés para las demostraciones de hipnotismo, con ella realizaba periódicamente viajes a Azul para visitar familiares. En una de esos viajes, específicamente el 3 de agosto de 1984, fue tomada la fotografía que ilustra esta nota, donde en una presentación en TV 2 Azul Cablevisión, realizó junto a su mujer hipnotizada la prueba de las agujas atravesando el labio y el cuello.

“Murió durante el sismo una familia azuleña”

Con ese título ilustraba en su tapa la edición del miércoles 25 de septiembre de 1985 Diario EL TIEMPO el terrible suceso. La introducción a la noticia mencionaba que el Sr. Víctor Hugo Castagno (36 años), su esposa Inés Álvarez (42 años), y el hijo de la pareja, Víctor Norberto (14 años), habían fallecido 6 días antes en México durante el devastador suceso sismológico.

Ya en el interior de aquella edición, el matutino local exponía como titular “Grupo familiar azuleño ha perdido la vida en México”, y contaba que Víctor Castagno, no era otro que “El Gran Víctor”, reconocido por realizar pruebas de hipnotismo y parapsicología.

Según cuenta la crónica de ese momento la familia Castagno estaba alojada en el Hotel Principado, el cual resultó totalmente destruido y en donde hubo un total de 74 víctimas fatales. Estaban en el cuarto piso (habitación N° 408), y se estima que a la hora de la catástrofe se hallaban durmiendo.

EL DATO: La información sobre el trágico fin hallado por estos tres azuleños fue suministrada a la familia, en forma telefónica, por el representante artístico de Víctor Hugo en la capital de México.

 “HABÍAN TOMADO LA DETERMINACIÓN DE VOLVER EN FORMA DEFINITIVA”

En la fotografía se puede apreciar la magnitud de los destrozos que provocó el sismo de 1985 en la zona donde se erigía el Hotel Principado, en la calle José María Iglesias 52 de la capital mexicana.

“En medio del clima de inmenso dolor provocado por la desgracia, la mamá de Víctor Hugo, señora Elba Julia Aranaga de Calogero tuvo la deferencia de recibir a un cronista de EL TIEMPO en su domicilio, calle Puan 692. En compañía de su esposo, Sr. Omar O. Calogero, y de vecinas que se habían acercado para expresarle su solidaridad en el agobiante trance, nos contó que el martes último Víctor Hugo les había hablado telefónicamente desde Ciudad de México para darles noticias sobre la salud de su esposa y su actuación en la TV mexicana. También él nos dijo que después de vivir durante trece años fuera del país habían tomado la determinación de volver en forma definitiva, para lo cual Víctor Hugo ya habría adquirido una casa en nuestra ciudad” (Fragmento Textual de la nota publicada el 25/9/1985 en Diario EL TIEMPO)

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *