El Hipódromo de Azul

El Hipódromo de Azul ha pasado a ser, desde hace menos de un año, uno de los sitios que mayor concentración de público reúne durante los días en que hay actividad turfística.

Pero la masividad que concentra el circo hípico local no sólo surge del interés que despierta en el ciudadano de esta ciudad y de ciudades vecinas amante de esta actividad. Sin lugar a dudas, las atracciones conexas que se han creado en torno de la actividad principal hacen que muchas familias se vuelquen al predio que está sobre la avenida Mujica. Algunos no siempre tienen interés en hacer apuestas.

También es una fuente de trabajo. Un día de carreras se contratan 90 personas más al equipo de trabajo que de forma permanente colabora con la actividad. Aparte de eso está el trabajo indirecto que genera en veterinarias, herrerías, forrajerías, peones y otros. O sea que la cantidad de fuentes de trabajo que genera es muy importante.

El de Azul es un hipódromo que da la alternativa de poder cuidar caballos con otros presupuestos que nada tienen que ver con los números que se manejan en Capital Federal. Sin embargo, se puede ir a competir con los caballos de allá con una efectividad impresionante. Es una plaza importante, por eso hay que cuidarlo y hay que seguir poniéndole el hombro para que crezca.

En estos ocho meses pasó de ser un hipódromo al que iban 600 o 700 personas a ir 3.500, y a jugarse tres veces más de lo que se estaba jugando.

La conducción del mismo esta a cargo del Jockey Club de Azul, integrado por un grupo de personas, que han conformado un equipo, que están trabajando todos unidos. Cuando arrancaron tenían un proyecto ambicioso de poder atraer a una cantidad importante de gente, sin saber cuanta. Cuando se comenzó a ver que la gente de Azul acompaña se animaron a soñar con un mayor número de personas. Para eso se colocó la pantalla gigante, así como otras incorporaciones.

El calendario de carreras para el año 2017 incluye los meses de enero y febrero y así ininterrumpidamente durante todo el año. También se trabaja en seguir atrayendo a gente que no está ligada con el turf pero que se acerca motivada por participar en las actividades conexas. De ahí que se tenga espectáculos de tango, rock, pop. Está invitada la gente que tiene que ver con la cultura y de diferentes ritmos musicales para que los asistentes encuentren algo que sea de su agrado y tengan la posibilidad de ver algo interesante.

Cerca de los peloteros existe un grupo de artistas que están pintándoles la cara a los nenes en forma gratuita. Y así se seguirá dándole servicios a la gente que no tiene interés en el turf para que se acerque al hipódromo a disfrutar.

Las autoridades están luchando por hacer conocido al hipódromo por la actividad del turf, que es lo más importante, pero no deja de ser importante haber tenido el paso de un show de la magnitud del que puede dar un artista internacional.

Para los azuleños tener un hipódromo con la tradición histórica que tiene sin actividad era una cosa lastimosa. Si bien en los últimos años existió actividad turfística espaciada, recién hace 8 meses que tomaron a su cargo del mismo las autoridades del Jockey Club de Azul comenzó a funcionar como los azuleños soñaron. Y esa realidad hoy se está viendo, y los resultados positivos para la ciudad que depara esta actividad también. Se esta convencido que el ímpetu que se le ha dado a la actividad seguirá por años para beneficio de la ciudad.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *