EN DIÁLOGO CON EL TIEMPO

El historiador Marcial Luna dio detalles de su nuevo libro: “El copamiento de Azul”

 

El trabajo -luego de varias etapas de investigación desarrolladas desde la década del ‘90- analiza, además de lo específico del ataque, la imbricada relación del entonces presidente Perón con las organizaciones guerrilleras en el contexto del operativo comando contra la unidad militar asentada en esta ciudad. La situación de la gobernación de Oscar Bidegain no escapa a este estudio, como tampoco el avance de la legislación represiva impulsada desde el Poder Ejecutivo y la consolidación de la extrema derecha en el gobierno nacional y en el bonaerense. “Es un aporte de lectura política del momento, respecto a cómo una medida revolucionaria tiene consecuencias contrarrevolucionarias. Y también trae a colación un montón de elementos que no se conocían”, dijo -entre otras cosas- el autor en la charla con este diario.

“Lo interesante del caso es el contacto con la fuente judicial, con un expediente que tenía mil vueltas, que iba y venía de Azul; al punto de que no te dejaban acceder o que te decían vení en dos años…no mañana, en dos años”, mencionó el historiador. NACHO CORREA “Fui reuniendo piezas que no estaban presentes en el expediente, por ejemplo los testimonios del los miembros del ERP que habían decidido el ataque. Entre ellos, el jefe del equipo de planificación del golpe comando (Arnold Kremer), nota que en su momento fue publicada en síntesis en el diario”, contó Marcial Luna. Esa entrevista, como reflejan las imágenes, fue publicada en la edición del 18 de junio de 1995. El colimba Daniel González, abatido por el ERP durante el ataque a la guarnición militar Azul. GENTILEZA MARCIAL LUNA En una caótica retirada, los miembros del ERP abandonaron, en el garage de la quinta de Inza, vestimentas, municiones y armamento. GENTILEZA MARCIAL LUNA El historiador y periodista Marcial Luna, dialogó con EL TIEMPO acerca de su más reciente libro: “El copamiento de Azul”. El trabajo fue editado a nivel nacional a través de la Editorial De la campana. NACHO CORREA
<
>
“Fui reuniendo piezas que no estaban presentes en el expediente, por ejemplo los testimonios del los miembros del ERP que habían decidido el ataque. Entre ellos, el jefe del equipo de planificación del golpe comando (Arnold Kremer), nota que en su momento fue publicada en síntesis en el diario”, contó Marcial Luna. Esa entrevista, como reflejan las imágenes, fue publicada en la edición del 18 de junio de 1995.

 

“El copamiento de Azul”. Ese es el titulo que lleva el más reciente libro del historiador y periodista Marcial Luna, el cual se editó a nivel nacional a través de la Editorial De la campana.

El libro, luego de varias etapas de investigación desarrolladas desde la década del 90 por el autor, analiza, además de lo específico del ataque, la imbricada relación del entonces presidente Perón con las organizaciones guerrilleras en el contexto del operativo comando contra la unidad militar asentada en Azul. La situación de la gobernación de Oscar Bidegain no escapa a este estudio, como tampoco el avance de la legislación represiva impulsada desde el Poder Ejecutivo Nacional y la consolidación de la extrema derecha en los gobiernos nacional y bonaerense. Además de revelar, por primera vez en la historiografía nacional, los detalles de la incursión en la guarnición militar Azul, incluye la descripción testimonial y forense en torno a los casos de las muertes del coronel Gay, su esposa, el conscripto González y el guerrillero Altera, como así también el caso del segundo jefe de la GMA, Jorge Ibarzábal, junto con los testimonios de los principales protagonistas, tanto del Ejército como del ERP y la crítica situación producida por una retirada caótica desde la quinta de Inza.

En diálogo con este medio Luna brindó detalles acerca de este nuevo interesante trabajo de investigación histórico-periodística. Además informó que la presentación del mismo en esta ciudad se realizará el sábado 11 de junio, en el espacio AECA Cultural, sito en calle Colón N° 525 de Azul. Igualmente, el escritor y periodista azuleño dio a conocer que el libro ha comenzado a distribuirse a nivel nacional, inclusive en venta online desde Buenos Aires.

El contacto con la fuente judicial

En principio Luna contó que el surgimiento del libro “va de la mano de Chaves. Fue en los años 90 mientras estaba trabajando en EL TIEMPO y surgió del contacto diario con Miguel Oyhanarte, quien iba tirando elementos sobre cosas en las que no se había trabajado. El primer caso fue Chaves y ahí nomás salió esto del copamiento, sobre lo cual no había mucha referencia”.

“Lo interesante del caso es el contacto con la fuente judicial, con un expediente que tenía mil vueltas, que iba y venía de Azul; al punto de que no te dejaban acceder o que te decían vení en dos años…no mañana, en dos años”, mencionó el historiador, quien paso seguido contó que “a la par fui reuniendo piezas que no estaban presentes en el expediente, por ejemplo los testimonios del los miembros del ERP que habían decidido el ataque. Entre ellos, el jefe del equipo de planificación del ataque (Arnold Kremer), nota que en su momento fue publicada en síntesis en el diario. También tomé contacto con otros comandos que estuvieron en Azul. Uno participó en el episodio de la muerte del soldado y cuenta como se llegó al hecho en sí”.

“Contradicciones entre lo que publicaban los medios y el expediente”

De igual forma, Luna hizo hincapié en que “empezó a presentarse un elemento muy interesante, que se relaciona con la aparición de muchas contradicciones entre lo que se planteaba en los medios de comunicación en 1974 -sobre todo en los nacionales, que es donde se hizo el gran manejo informativo-  y lo que aparecía en el expediente y en los testimonios, tanto de los militares como de los propios guerrilleros”.

“Se armó toda una cuestión comunicacional efectista desde el nivel nacional. Esto fue inmediato, desde el día siguiente de sucedidos los hechos. Incluso hasta se contradicen los informes médicos”, refirió Luna y añadió que por ejemplo “el soldado aparece como degollado, alevosamente muerto. Así se lo indica en el comunicado del Ministerio de Defensa; en el Comunicado del Comando del Ejército; después los publican los diarios como Clarín y otros de tirada nacional”.

Sin embargo: “El examen del cadáver se hizo el 20 de enero de 1974. El que lo realizó fue el Dr. Carlos Moreno, médico de la Policía Federal , a quien convocó el Juez.

Textualmente el informe dice: ‘Examiné de acuerdo a lo ordenado (por el Juzgado), en el Casino de Oficiales de la Guarnición Militar Azul, a quien me dijeron se llamaba Daniel Osvaldo González, quien presentaba dos orificios en cara abdominal anterior, sin orificio de salida. Estimo que dichas heridas fueron producidas por armas de fuego y deberán haber producido ruptura de vasos abdominales grandes con la consiguiente hemorragia interna y ser causantes del deceso del examinado. Dado el carácter de las lesiones que pueden ser atribuidas al arma empleada, no aconsejo que se realice autopsia’… o sea, el soldado muere de una ráfaga”.

El historiador y periodista también indicó que “hubo contacto entre los guerrilleros y el soldado; hubo contacto entre los guerrilleros y Gay, y hasta se dio un diálogo; e incluso hubo contacto con Ibarzábal”.

Oscar Bidegain y la sensibilización de la sociedad como objetivos

“Si ya la muerte del conscripto es grave y el ERP asumió el hecho ¿Por qué desde Presidencia de la Nación -por un lado- se tergiversó el episodio y -por el otro- se lo presentó de manera mucho más espectacular a lo sucedido?”, se preguntó Luna y posteriormente acotó que “no es lo mismo decir que un soldado murió de dos tiros a decir que murió degollado o muerto por la espalda, cosas que después se fueron diciendo”.

“Lo que se plantea en el libro es que, por un lado, se intentaba desmantelar no al Gobierno de la provincia de Buenos Aires sino a Oscar Bidegain y todo lo que él arrastraba consigo. El objetivo fundamental eran Bidegain y su familia. Y por otro lado se buscó sensibilizar a la población, porque en ese momento se estaba  tratando la reforma del Código Penal”, explicó el periodista local.

Asimismo el historiador informó que el libro consta de 16 capítulos, la mayoría de ellos están vinculados con el episodio del copamiento en sí y el resto se relaciona con las consecuencias que el hecho generó en diferentes aspectos de la situación del país en aquel momento.

 Armas, municiones y secuestro de jefes

En otro tramo de la entrevista con este matutino, Luna expuso que “el operativo tenía dos objetivos. Una escuadra atacó la casa de los jefes, porque la idea era secuestrarlos para canjearlos por un grupo de militantes del ERP que estaban detenidos en distintas cárceles federales. Y el grueso del asalto comando tenía que ver con robar armamento y municiones”.

 “Es un aporte”

Sobre el final de la charla, el periodista e historiador azuleño hizo hincapié en que el libro “empieza a explicar la historia de lo que pasó adentro del cuartel y todo lo que comenzó a cambiar a partir del asalto a la guarnición”.

“Me parece que es un aporte de lectura política del momento, respecto a cómo una medida revolucionaria tiene consecuencias contrarrevolucionarias. Y también trae a colación un montón de elementos que no se conocían. De todos modos se trata de un libro de historia, razón por la cual es un aporte (el primero) y no quiere decir que sea absoluto ni terminante”, concluyó Luna.

“LO QUE DICEN LOS GUERRILLEROS ES QUE GORRIARÁN ESCUCHÓ EL PRIMER TIRO Y SE RETIRÓ”

De acuerdo con lo manifestado por Marcial Luna, “el ERP era complejo en su estructura. En Azul participaron 59 personas; 56 en el operativo y tres se quedaron en Tapalqué”.

“Todos los guerrilleros apuntan como responsable del fracaso de la operación y del desastre de la retirada a Enrique Gorriarán Merlo. Era un golpe comando que se preveía para 90 minutos y estuvieron, en algunos casos, hasta nueve horas, lo cual es un disparate. Ya de por sí el hecho de tirotearse con un soldado y matar a un Coronel había complicado la historia. Lo que dicen los propios guerrilleros es que Gorriarán escuchó el primer tiro y se retiró, el problema es que era el jefe”, subrayó el historiador.

También, Luna contó que “el enlace en aquel momento era personal. No mandó ningún enlace a acoplar los distintos equipos que ya habían ingresado al cuartel. En consecuencia, quedó mucha gente dando vueltas por mucho tiempo. Él se retiró con los 15 suyos. Es más, Santucho lo estaba esperando en la Ruta 3 y nunca se cruzaron”.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *