“El hombre siempre es creador en lo propio; uno hace lo que ama, trabaja para despuntar el vicio”

Se trata de una iniciativa del Director de Cultura de la Municipalidad, Daniel Galizio, que junto a su equipo seleccionó a una decena de artistas del Partido de Azul. Los visitaron en sus casas o espacios, los entrevistaron y filmaron, y escribieron una serie de artículos que son publicados en EL TIEMPO. Enriquecedoras historias de vida, que valdrá la pena conocer y atesorar. En este caso, es el turno de Osvaldo Galassi.

Osvaldo Galassi, a los 71 años, sigue viviendo en nuestra ciudad donde desarrolla su obra y donde ejerció su oficio de docente de dibujo y pintura.


“El Arte en un rincón de mi casa” es un proyecto que nació en la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Azul, en él, distintos artistas de nuestro partido nos cuentan cómo fueron sus inicios en el arte y cómo, aún hoy, siguen transitando ese camino.
Osvaldo Galassi es nieto de Alberto López Claro. Nació en Azul en 1946, cursó estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes “Rogelio Irurtia” de Azul y desde 1967 participó en distintos salones de la provincia de Buenos Aires realizando numerosas exposiciones.
Actualmente, a los 71 años, sigue viviendo en nuestra ciudad donde desarrolla su obra y donde ejerció su oficio de docente de dibujo y pintura.
Una de sus participaciones destacadas fue con la obra “Tango y Adriana Varela” un óleo sobre cartón que fue parte de la exposición de artes plásticas alusiva a Carlos Gardel y su época, organizada por el Nuevo Centro Carlos Gardel del Azul, la Cooperativa Eléctrica de Azul Ltda. y el Museo Municipal de Arte “López Claro” que tuvo lugar durante el mes de noviembre de 2008 y formó parte del cronograma de exposiciones del Segundo Festival Cervantino y de la Noche de los Museos.
“En la casa de mi abuelo, siempre estaba tirado en el piso dibujando”  
Sobre su niñez, Galassi detalló que fue muy feliz y siempre dibujó, “en la escuela me  hacían pasar al pizarrón para dibujar los mapas y siendo un chiquilín, en la casa de mi abuelo, siempre estaba tirado en el piso dibujando.  Los recuerdos que tengo quizás no sean muchos porque cuando mi abuelo falleció en 1952 yo tenía 6 años. Mi casa estaba contigua a lo que es hoy el Museo Municipal de Arte López Claro, entonces me iba ahí y con un lápiz empezaba a dibujar” contó y recordó que “un día, no sé qué había pasado con el lápiz, y justo él (su abuelo) pasó para la cocina y entonces le pedí otro y él me respondió: ‘luego, luego, ahora no puedo’. Esas palabras me quedaron en la cabeza porque no comprendí, uno a los 6 años hay muchas cosas que no entiende, pero después me di cuenta de que me estaba queriendo decir otra cosa”.
“Conmigo era como cualquier abuelo -continuó-, pero ello significaba que él tenía cosas más importantes en la cabeza porque siempre estaba en el taller y yo me quedé con eso, con su urgencia de dedicarse a lo que uno le gusta hacer”.
“Tengo obras abstractas y figurativas pero nunca me encasille en una escuela” 
Galassi recuerda que en el año 1966 iba a Bellas Artes con Rogelio Godoy “y dijimos que teníamos que tener un taller de pintores y aprovechando que mi tío, Cesar López Claro, estaba como presidente de la Sociedad Argentina de Artistas Plásticos -SAAP- en Buenos Aires, pedimos colaboración porque si conseguíamos la sede podíamos tener una filial y lo logramos, así que yo vengo peleando desde ahí porque prácticamente a los 16 años dije que quería dedicarme a la pintura y de ahí en adelante siempre estuve comprometido hasta que hicimos esa institución que nos sirvió para que vinieran pintores de afuera y para que nosotros también pudiéramos salir por todo el país a exponer y mostrar nuestra obra”.
Como reflexión, el maestro de la pintura destacó que el hombre siempre es creador en lo  propio, “pero no en lo que se da en la tela porque prácticamente esta todo dado, salvo que seas un pintor muy abstracto que trabajes con líneas, pero yo tengo 71 años y me considero de la guardia vieja, tengo obras abstractas y figurativas pero nunca me encasille en una escuela porque no creo mucho en eso, es como el tipo que corre una maratón o un automovilista, uno hace lo que ama, trabaja para despuntar el vicio”.

Los artistas Osvaldo Galassi, Rosmari Álvarez Frigerio, Claudia Bogliano y Alcides Nasello. La fotografía fue tomada en oportunidad de la realización de la muestra Patrimonio, en el Museo López Claro. NACHO CORREA

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *