LA SEMANA POLÍTICA

El Indio Solari y las postales del presente

La presencia del Indio Solari en Olavarría provocó una enorme movilización que trascendió a la región. En el medio, continúa el conflicto con docentes y municipales como la expresión de los límites de un Estado deformado.
<
>
La presencia del Indio Solari en Olavarría provocó una enorme movilización que trascendió a la región. En el medio, continúa el conflicto con docentes y municipales como la expresión de los límites de un Estado deformado.

La presencia del músico y su misa pagana en Olavarría movilizó a miles de personas con gran impacto en la región. Las contradicciones de un fenómeno social. Se agudiza el conflicto con docentes y municipales. Los límites del Estado. ¿Estamos en una transición? Cacho Nebbia y el final de una película sin final.

Escribe: Carlos Comparato – (comparatoc@yahoo.com.ar)

La agudización del conflicto de sectores laborales que dependen del Estado, en sus diversos andariveles, deviene en máscaras de una crisis que lleva mucho tiempo y que resulta un ejemplo de la ausencia de una reconfiguración del mismo y de proyectos truncos.

Los gremios docentes potenciaron su enfrentamiento con la administración de la gobernadora María Eugenia Vidal quien admitió, sin disimulo, que “la provincia está fundida”. Esta es una vieja historia que atraviesa a diversos gobiernos que nunca alcanzaron a encontrarle salida a una estructura burocrática del Estado cara, que no da respuestas a los requerimientos de la sociedad, que reparte sueldos que, con alguna excepción, son magros y no logra salir de un círculo vicioso que se retroalimenta.

Siempre está la picardía política como telón de fondo, es verdad, más en un país en el  que hay sectores que tienen la tentación de jugar al límite y subirse a la idea de “cuanto peor, mejor”. El riesgo de prolongar los conflictos es que no se sabe cómo terminan y se  lleve puestos a los contendientes. ¿Hasta cuándo la sociedad va a soportar que los pibes no estén en la escuela, encima con un sistema educativo atravesado por la decadencia?

El gobierno provincial se está sosteniendo a partir de transferencias especiales de recursos de la Nación y de un formidable endeudamiento pero si no se empieza a reactivar la economía, si la administración macrista no reformula sus políticas que la están conduciendo a un callejón sin salida, el panorama no se avizora como promisorio  porque el presente ya no lo es.

—-

La situación en Azul    

En el Municipio de Azul también se atraviesa ese farragoso camino de falta de acuerdo por los salarios. En línea con el gobierno provincial, el ofrecimiento hecho por la gestión de Hernán Bertellys provocó el rechazo de todos los gremios y se aguarda para este lunes un paro y movilización. Depende con quién se hable, hay argumentos para todos los gustos. Desde los sueldos de funcionarios, sobredimensionamiento de la planta de trabajadores o mala distribución de los mismos, haberes que apenas superan la línea de pobreza hasta el porcentaje del presupuesto que se lleva el ítem salarial que ronda el 73 por ciento.

No queda muy claro por qué el Ejecutivo estiró la fecha para una nueva reunión paritaria recién al jueves 16. Esto exacerbó a los sindicatos. Se transmite la sensación que en la conducción de la Comuna se trabaja fuertemente en todo lo que hace a la obra pública y a diseñar proyectos en esa área aceitando el vínculo con los vecinos e ir manejando con otros tiempos y estrategia el conflicto laboral.

Además, hoy, con excepción del GEN y el sector del PRO que lidera Ramiro Ortiz no aparece en el horizonte un reducto opositor que presione a Bertellys. Esto se sabe y es por eso que el Jefe de Gabinete, Alejandro Vieyra pone en foco a esos dos sectores caracterizándolos como “la” oposición. Sabe que con el resto del policromático arco político hay espacios para la negociación.

—-

¿Una transición?    

Es un presente muy particular el que estamos atravesando. Se podría leer como una suerte de transición luego del fin del ciclo kirchnerista, como se lo conoció hasta el 2015, y puede resultar un paréntesis hasta el próximo gobierno peronista, vaya uno a saber bajo qué liderazgo, o la consolidación de otra corriente política que resulte una especie de síntesis de sectores cercanos al actual gobierno y de otros con mirada crítica pero que no quieren volver a lo ya experimentado. Es de manual: la Argentina es un laboratorio del que no se sabe lo que podrá salir.

—-

El fenómeno del Indio    

Pero el tema excluyente por estas horas fue la presencia del Indio Solari en Olavarría  que repercutió de modo directo en Azul. No sólo por el caos en las rutas sino por la ocupación hotelera y la cantidad de gente que se vio en las últimas horas por diversos sectores de la ciudad o haciendo noche en la estación de ómnibus y el balneario. Cuesta abordar un fenómeno contradictorio, que mueve a miles de personas de diverso origen social e ideológico y que se ha sostenido en el tiempo. El Indio puede resultar hoy un acaudalado músico que entró en su decadencia física, que viaja en aviones alquilados muy caros, que lo rodea un importante merchandising, cuestiones éstas que no tienen  mucho que ver con el perfil de la mayoría de sus fieles seguidores ricoteros. Pero sigue siendo un referente de esa ceremonia pagana que significa cada una de sus presentaciones. En una época de tantos dioses de barro, hay gente que necesita creer en algo, más allá de la música.

—-

Cacho y su última soledad      

El fallecimiento de Cacho Ferrarello o Nebbia (su apellido materno y artístico) provocó un enorme dolor. El autor de esta nota, seguramente, no podrá eludir la carga emocional  ya que con Cacho lo unía un infinito e invisible hilo que trascendía la previsible cotidianeidad. En una sociedad pacata y recargada de prejuicios, Cacho supo ganar su lugar clavando su aguijón desde el desparpajo pero, a su vez, desde la sutileza del respeto por el otro. Pudo encontrarle una huella a su sufrimiento interno, a la incomprensión porque sublimó su vuelo, porque era un libre pensador. Quizá, la telaraña de su última soledad lo empujó al final de una película sin final.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *