CLIMA FESTIVO Y DE EMOCIÓN EN LA COMUNIDAD EDUCATIVA DEL “SAN CAYETANO”

El Jardín de Infantes celebró sus Bodas de Plata

Los alumnos participaron de los preparativos de la celebración. de una parte del público que asistió a la celebración. Los padres vivieron con mucha emoción las distintas instancias del acto. Martín Meza, ex alumno del Jardín y reconocido artista plástico y muralista, plasmó en su obra un profundo mensaje, rescatando la literatura, el juego y las artes como pilares de la educación para sembrar el pensamiento crítico e imaginar nuevos mundos posibles donde florezcan los valores y las transformaciones colectivas que anhelamos. Oscar Alabart y Nelly Scarella, entre otros, durante el descubrimiento y bendición de la placa que recuerda el festejo de las Bodas de Plata.
<
>
Martín Meza, ex alumno del Jardín y reconocido artista plástico y muralista, plasmó en su obra un profundo mensaje, rescatando la literatura, el juego y las artes como pilares de la educación para sembrar el pensamiento crítico e imaginar nuevos mundos posibles donde florezcan los valores y las transformaciones colectivas que anhelamos.

“Quisiera tener en mis manos la fórmula mágica que me permita poner en palabras la enorme emoción, la alegría y el amor que desde aquí se puede palpar”, expresó la directora del establecimiento, Belén Bernardini, en un pasaje de su discurso durante el acto, que se realizó el viernes 15 de julio.

“¡Veinticinco años! Parece tan fácil decirlo y, sin embargo, ha costado veinticinco largos años poder pronunciarlo. El tiempo ha dado muchas vueltas hasta llegar a este momento. Su historia, narrada por los fundadores y docentes, encierra hazañas quijotescas, penas y alegrías, dolores y dichas, silencios de derrota y gritos de victoria”. Éstas fueron las palabras de apertura con las que, el pasado viernes 15 de julio, se iniciaba el acto en el Jardín de Infantes San Cayetano para celebrar las Bodas de Plata, en su sede de Bolívar 327. Esta institución educativa, nacida en 1985, había compartido el edificio de Hipólito Yrigoyen 290 con el colegio homónimo. En 1991, las obras realizadas en el predio de calle Bolívar, dieron al Jardín de Infantes un espacio adaptado a las necesidades de los más pequeños de la comunidad educativa al mismo tiempo que la Asociación Colegio San Cayetano, en su función de entidad propietaria, gestionaba ante la DIPREGEP la designación de autoridades educativas para que su funcionamiento sea independiente del colegio.

Estos importantes sucesos ocurridos hace 25 años impregnaron de aires festivos a toda la comunidad, desde el comienzo del ciclo lectivo 2016.

En el acto celebratorio de este importante aniversario, estuvieron presentes: la Inspectora del Nivel Inicial DIPREGEP Mónica Gil; el Padre Oscar Forquera; los Representantes Legales, Profesor Oscar Alabart y Contador Esteban Scavuzzo; miembros de la actual Comisión Directiva de la Asociación Colegio “San Cayetano”; Equipos de Conducción de los Niveles Primario y Secundario; autoridades educativas de otras instituciones de la comunidad; alumnos y exalumnos, docentes y exdocentes, familias, vecinos y amigos.

La presencia del Sr. Andrés Yannibelli, junto con su esposa Teresa Vitale; del Dr. Rómulo Lingua y de la Sra. Irma Begbeder, en representación de su esposo Alberto, dieron un marco de emotividad especial a este acto, ya que ellos formaron parte de la Comisión Directiva que conducía la Asociación Colegio San Cayetano en los tiempos que hoy se evocan.

El descubrimiento de la placa recordatoria constituyó uno de los momentos más significativos de la ceremonia. Para ello, se invitó a la primera directora que tuvo el Jardín, Srita. Nelly Scarella, junto a integrantes de la Asociación del año 1991, y autoridades actuales. El Padre Forquera fue el encargado de bendecir la placa.

 

Sentidas palabras de la directora

Seguidamente hizo uso de la palabra la Sra. Directora del Jardín, Belén Bernardini, quien entre otros conceptos remarcó: “Hoy todos nosotros celebramos un año más de nuestro querido Jardín ‘San Cayetano’…y ya son 25 jóvenes años. Éste sin dudar, es el momento indicado para  agradecer, para recordar y seguir proyectando. Quisiera tener en mis manos la fórmula mágica que me permita poner en palabras  la enorme emoción, la alegría y el amor que desde aquí se puede palpar,  porque sólo basta con mirarlos a cada uno de  ustedes; esas caras entrañables que en algún momento al pasar por aquí, dejaron su huella y otras que aún hoy siguen escribiendo la historia. Muchos niños, familias y docentes han pasado por este edificio, y hoy estamos todos juntos como testigos fieles de las risas de nuestros pequeños. Ellos, que son el alma del Jardín, el motivo por el cual cobra vida esta institución, las familias que confían en la propuesta pedagógica y nos apoyan en cada proyecto siempre dando todo de sí, los docentes quienes con vocación y pasión se mantienen  comprometidos con la educación, dentro de la misión y visión Institucional. ¿Cómo no sentirnos felices en este día si han venido los niños, los de ayer y los de hoy, algunos de ellos confiándonos ya sus propios hijos? Siento el orgullo por formar parte del jardín y con mucho respeto y reconocimiento puedo mirar hacia atrás y comprobar que sin duda la tarea ha sido fructífera y se llega a este momento a través del esfuerzo, el compromiso y el sueño hecho realidad de todas las personas que han intervenido. Hoy sólo hacemos un alto en la tarea cotidiana del jardín para celebrar las Boda de Plata pero el trabajo continúa, el desafío por superar nuestras debilidades, potenciar nuestras fortalezas e ir por más, se renueva, y ese compromiso es de todos”.

A continuación, la docente Alejandra Sardón, quien formara parte desde sus inicios de este “proyecto quijotesco”, se dirigió a los presentes y compartió sus vivencias y recuerdos entrañables. Asimismo, la Inspectora Mónica Gil dejó un mensaje cargado de desafíos para los docentes y familias de esta comunidad educativa.

 

El trabajo de los chicos

Todas las secciones habían trabajado previamente para preparar esta celebración. Los niños de primera sección, junto con sus docentes y preceptoras fueron los encargados de decorar la entrada al edificio, lo que dio un toque de color y amor por el Jardín; los de segunda sección cocinaron tortas para compartir con los presentes, luego de entonar el tradicional feliz cumpleaños. Los niños de tercera sección, crearon recordatorios para entregar como reconocimiento a la labor destacada de quienes fueron primeras autoridades de la institución, como así también a todos los ex docentes, quienes con su labor y apoyo constante dejaron su huella en estos 25 años.

Para el  jardín, se alzaron  las voces de los niños entonando una hermosa canción en cuyo contenido se resaltó el sentir por la institución.

Quienes aportaron una cuota de alegría, amabilidad y simpatía fueron los Paya Soles, quienes colaboraron dando la bienvenida y entregando recordatorios a los presentes.

Para finalizar el acto, todos los presentes pudieron apreciar el mural realizado en el patio por Martín Meza (Zinclair), ex alumno del Jardín, reconocido artista plástico y muralista, quien plasmó en su obra un  profundo mensaje, rescatando la literatura, el juego y las artes como pilares de la educación, para sembrar el pensamiento crítico e imaginar nuevos mundos posibles, donde florezcan los valores y las transformaciones colectivas que anhelamos.

Este aniversario es un momento propicio para reconocer el valor más profundo de esta institución, que más allá de los obstáculos y los desafíos que debió enfrentar, jamás se ha resignado a cambiar la esencia de su misión educativa, bregando por la inclusión y el respeto a la diversidad. Sostener los ideales quijotescos de sus fundadores es el objetivo de quienes caminan tras sus huellas.

A modo de cierre, la docente Belén Spinetta quien tuvo a cargo la conducción del acto, resaltó: “Seguimos con la idea de adaptarnos a las nuevas necesidades, a los nuevos desafíos, porque nos hemos constituido en un lugar para el encuentro. En estos 25 años brindamos por el hoy y por lo que viene, recreando nuestra pasión por educar, donde los niños se constituyen en nuestro principal objetivo, junto a las familias, en un proyecto común”.

Desde la Institución se agradecen las salutaciones recibidas, la presencia de amigos, familias y vecinos además del  permanente apoyo y acompañamiento recibidos.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *