PANORAMA POLÍTICO

El juego de los números

El secretario de Economía y Hacienda Agustín trabaja junto a su equipo en el tramo final para definir el presupuesto municipal 2018.
<
>
El secretario de Economía y Hacienda Agustín trabaja junto a su equipo en el tramo final para definir el presupuesto municipal 2018.

El proyecto del presupuesto municipal para el 2018 está atado a lo que suceda en la provincia. La necesidad de ir revirtiendo el tubo de  oxígeno de los recursos externos frente a un modelo local agotado. La tasa urbana y la picardía del 8 %.

Escribe: Carlos Comparato (comparatoc@yahoo.com.ar)

En esta época del año aparece la disputa por los números entre quienes gobiernan. Presupuestos, impuestos, tasas y reformas en la coparticipación se convierten en rutina dónde cada interesado defiende su juego. En el medio de las negociaciones del Gobierno Nacional con las provincias, se conoció que Buenos Aires empieza a recuperar el terreno que viene perdiendo desde hace veinte años en lo que respecta a la distribución de dinero. La famosa historia del Fondo del Conurbano, creado por el expresidente Carlos Menem y el exgobernador Eduardo Duhalde en la prehistoria de la convertibilidad y que significan 650 millones de pesos/dólares quedó congelado y se introdujo en la cuestión de cómo se reparten los fondos entre Nación y los estados provinciales. La novedad que surgió el jueves pasado es que el territorio bonaerense iría recuperando paulatinamente los 65 mil millones que reclama y que en el 2018 recibiría 20 mil millones destinados a obras públicas. Pero, sorprendió que al día siguiente esa cifra se duplicara. Todo está atado a las negociaciones con el gobierno central, a la redistribución de fondos y al papel que le tocaría a la ANSES, creando incertidumbre sobre el futuro de los jubilados.

Dependencia de recursos

Todo este contexto explica porqué aún el Departamento Ejecutivo local no elevó el proyecto de presupuesto para el próximo año. “Faltan las últimas definiciones del gobierno provincial”, se afirma desde el área de Economía.

Esta demora queda explicitada si se observa la enorme dependencia de recursos que tiene la Comuna de Azul del gobierno que hoy encabeza María Eugenia Vidal y de la Nación. Si se observa el presupuesto vigente, el 61 por ciento del  ingreso de fondos depende de provincia, el 11 de la administración nacional y sólo el 29 % son recursos propios. Para el próximo período se busca modificar esta ecuación aumentando los ingresos de origen local.

La primera conclusión es que la Municipalidad de Azul es económica y financieramente inviable. No es de ahora ya que el déficit estructural que arrastra viene de décadas.

El soporte de la gestión de Hernán Bertellys y su consolidación política es producto del enorme tubo de oxígeno que le suministran las administraciones provincial y nacional porque el otro asunto grave es que, del total presupuestado, casi el 75 % se consume en pago de sueldos. Originalmente el gasto para el 2017 estaba previsto en 809 millones de pesos pero la cifra final superaría los 900 y ya se está proyectando para el próximo año un cálculo de gastos y recursos que rondará los mil cien millones. ¿Ese es el dinero que se requiere para que funcione esta Comuna?

Una radiografía

El presupuesto debe ser la radiografía de cuáles son los ejes de la gestión en temas  cruciales como salud, desarrollo social, obra pública y servicios.

¿Qué es lo que se dice desde el Palacio Blanco? Que se está trabajando para empezar a revertir el déficit estructural, se busca reformar el sistema tributario, por ejemplo, en lo que respecta a los fondos afectados buscando incrementar el dinero de libre disponibilidad y, en esa línea, impulsar la recaudación y mantener congelada la planta de personal. En este ítem, la cantidad de empleados es de 1.860 para el próximo año y se intenta que disminuya su incidencia en el cálculo de recursos y que baje a menos del 70 %. Aquí hay que mirar con lupa toda la planta política que incluye, además de los funcionarios, asesores, monotributistas u otras figuras que no se contabilizan pero que implican un drenaje de dinero mensual. ¿Son necesarias la cantidad de direcciones, coordinaciones y otras “ciones” o, algunas de ellas son producto de “pagar” con un puesto el apoyo político?

La Comuna, bolsa de trabajo

Desde hace años se habla de un modelo de Municipio agotado pero es poco lo que se hizo hasta ahora para modificarlo. La enorme cantidad de empleados, que fue trepando en las sucesivas administraciones convirtiendo a la Comuna como la principal fuente de trabajo, expresa la crisis de esta ciudad en lo que respecta a su dinámica y desarrollo económico. Alguna pequeña o mediana empresa y el frigorífico Natural Beef captaron mano de obra junto al desparejo sector de la construcción.

Fanazul supo atraer empleo durante el gobierno kirchnerista pero hoy enfrenta una enorme encrucijada ante la ausencia de certeza sobre su futuro y las diferentes dependencias estatales ya no son suficientes.

El aumento de tasas

Con esta foto, el Ejecutivo elevó la ordenanza fiscal e impositiva. Se prevé un importante incremento de las diversas tasas y aquí entra a jugar cierta picardía. En lo que refiere a la tasa urbana, desde la oposición se habla de un aumento del 42,55 %, la tasa vial el 62 y Seguridad e Higiene, que involucra a todos los comercios, un 55.

El secretario de Economía y Hacienda, Agustín desmintió estos porcentajes indicando que la pauta de incremento es del 32 %. Aquí aparece cierta picardía en el manejo de los números. Hay que recordar que lo aprobado para este año señala un aumento del 25 por ciento en la tasa urbana con una cláusula gatillo del 8 % a partir de julio pasado. Ésta recién se va a aplicar de una vez con una cuota adicional en diciembre. Es decir, el aumento del tributo sería del 32 más el 8 % y no sobre el 25 original.

En realidad, este esquema va en línea con las pautas del gobierno provincial que prevé una importante suba en el impuesto Inmobiliario, tanto urbano como rural que se intenta compensar con una baja en los Ingresos Brutos. Se denota, palmariamente, un desfasaje entre una economía que intenta enderezar la inflación y la necesidad de recursos del Estado.

Es por eso que el presupuesto sería elevado recién esta semana frente a los cambios que se avizoran tanto en la política tributaria como en el reparto del dinero hacia los municipios.

Se inicia una tendencia a buscar un equilibrio en las cuentas públicas. ¿Cuál será el costo político y social? La gestión Bertellys tiene la gran oportunidad, luego del abrumador apoyo recibido en las urnas, de profundizar un proyecto que vaya modelando otro tipo de Municipio cuya única certeza hoy es que, como está, resulta inviable.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *