ACOMPAÑAN ESTE DIARIO Y EL CANAL SOMOS AZUL

El jueves se entregan las distinciones “Silvina Grierson” a catorce mujeres de Azul que se destacan por su labor

<
>

La actividad es organizada por la Asociación Empleados de Comercio del Azul y pretende reconocer el trabajo que hacen estas mujeres por su crecimiento como personas, por el bien del prójimo y de la comunidad en general. El evento, que se realizará a partir de las 20.30 horas en el Salón Rojo del Gran Hotel Azul, se enmarca en la nutrida semana de actividades que realizará el gremio de los mercantiles. 

El próximo jueves se realizará la primera edición de la entrega de las distinciones “Silvina Grierson” a 14 mujeres del Partido de Azul que se destacan por el esfuerzo que hacen para crecer como personas y por su labor comunitaria, en el marco de una serie de actividades que, con motivo del Día Internacional de la Mujer, organiza la Asociación Empleados de Comercio del Azul. El evento tendrá lugar en el Salón Rojo del Gran Hotel Azul, a partir de las 20,30 horas, y por primera vez tendrá a El Tiempo y el canal Somos Azul, del grupo Cablevisión, trabajando en forma conjunta en la producción periodística de la realización. La entrada es libre y gratuita, más allá de cursarse invitaciones especiales a personas, organismos oficiales e instituciones intermedias que desinteresadamente aportaron los nombres para la conformación del grupo de mujeres que serán reconocidas. Desde la organización se hizo hincapié en que, las 14 mujeres que serán distinguidas en esta primera edición, constituyen una representación de las mujeres del distrito de Azul que están en condiciones de recibir merecidamente una distinción. En el transcurso de los próximos días se ofrecerá, por parte de la AECA, este matutino y el canal, una conferencia de prensa para brindar otros detalles sobre la realización de este evento. “Este reconocimiento no pretende ser un premio ni una competencia; la idea nació con la finalidad de instituir un estímulo para un grupo de mujeres que destinan su tiempo, sus energías, sus conocimientos y su pasión en beneficio de la comunidad. No son las únicas ni las mejores. Es nuestra humilde manera de decirle a estas mujeres que sabemos lo que hacen y cómo lo hacen, y lo valoramos”, se recalcó.

Un reconocimiento, una denominación

Como se informó en una anterior edición, el reconocimiento lleva por nombre “Silvina Grierson” con el consentimiento de los familiares de quien fuera en vida una azuleña que desde muy joven se preocupó y ocupó por los que menos tienen, y a partir de cuya labor se pusieron en funcionamiento en el país los Banquitos de la Buena Fe, inspirados en el legendario Banco de los Pobres que fundó el economista y Premio Nobel de la Paz Muhammad Yunus, en La India. Artistas Unidos Azuleños (A.U.A), en una publicación que realizó en el mes de agosto de 2013, hizo una reseña de la constitución de los Banquitos y del legado que dejó Silvina Grierson.

Stella Maris Taverna de Picaroni escribió un artículo sobre Silvina que tituló: “Seguir conociendo a Silvina…quien cumplió ampliamente con la vida. Alegre, incansable, atenta a todos, luchadora. El testimonio de una vida vivida a fondo”. A continuación algunos pasajes de ese texto.

“La conocí en Azul, su ciudad de nacimiento y en la que vive su querida familia, siendo una adolescente llena de inquietudes. Puedo contar feliz, que saltando por sobre la diferencia generacional, desde entonces Silvina me brindó su amistad, y esto lo entiendo como una de sus cualidades: la amplitud y libertad de su espíritu. Desde muy jovencita, predispuesta a los proyectos, al servicio, a la charla, amó mucho la música como una forma de respirar. De esa época el participar  de grupos musicales y de las primeras funciones de ‘Burbujas Musicales’, recital musical para niños, que se estrena en el Salón Parroquial de la Catedral de Azul. El párroco, por entonces era el Padre Raúl Troncoso, quien marcó rumbos en su alma en diversos momentos de su vida forjándola, en ese tiempo, junto a un nutrido grupo de jóvenes como misionera. La Capilla San José y San Francisco, lugares de fuerte compromiso misionero, ya contaron con su sonrisa ‘de verdad’, su alegría, su atención a cada cosa y cada persona que conservó toda su vida. Ese mismo interés por la gente hizo que quisiera ser Trabajadora Social. Esto la llevó a radicarse en Tandil y reencontrarse con el Padre Raúl, quien seguía tejiendo sueños y proyectos (que se hacían ‘realidad palpable’). Vinieron sufrimientos, dudas, búsquedas y escollos, bien resueltos en elecciones y aprendizajes acertados. Silvina crecía y crecía también su capacidad de asombro y se afirmaba su temple de luchadora”, indicó Taverna de Picaroni.

“Su sonrisa, el desafiar a ‘asumir desafíos’, el ayudar a no ‘ahogarse en un vaso de agua’…, y siempre con alguna canción…lo artístico como parte de la vida…Para los que no la conocieron, su familia, Porota su mamá, el recuerdo de su padre fallecido, sus hermanas Miriam y Bernarda, sus sobrinitos, sus cuñados, fueron otro motor en su vida; y fue capaz de hacerlos partícipes de sus sueños, y de apoyar los sueños de ellos y sostener sus pesares. No cayó en eso tan común de dejarse absorber por la tarea apasionante, y descuidar el amor familiar. Todo lo contrario, en muchos momentos fue el hombro en el cual apoyarse. Hay un pensamiento del padre Raúl que ahora me viene a la memoria: ‘el amor hace a los hombres inteligentes’ y esta querida amiga fue brillante por amor a los demás. Alegre, divertida, compañera siempre. Nunca mirando desde un escalón más arriba, simplemente al lado. Silvina Grierson quedó entre nosotros. A cada momento aparece su nombre, se la cita…’como decía Silvina’, se la ‘recuerda vívidamente’. Su enseñanza continúa. Hoy mucha gente teje redes de comunicación que la tiene como centro y motivo. Tengo la certeza de que se ganó el cielo, y desde ese lugar nos sigue cuidando…y con un guiño nos anima a seguir. Como dice la poesía escrita y dedicada a Silvina el mismo día de su partida ella toda fue un ‘fueguito sagrado’ que ‘llevamos dentro’”, añadió.

La propuesta del Banquito

En la misma publicación de A.U.A, Gabriela Mattina se refirió a la constitución de los Banquitos de la Buena Fe a partir de la inspiración que aportó Silvina Grierson. “En el año 2005 recibimos la grata invitación de  nuestra querida compañera Silvina Grierson, quien en ese momento trabajaba en la Asociación Ayuda Solidaria de Tandil junto al padre Raúl Troncoso, para sumarnos a la propuesta del Banquito. Sin mucho conocimiento y a tientas fuimos a la primera capacitación y a conocer de qué se trataba…sin dudarlo dijimos ¡sí! Y comenzamos de su mano a fundar el primer banquito. Por ese entonces el equipo promotor estaba formado por Stella Picaroni, Bernarda Goyeneche, Marisol Basile, Carolina Gil, Cecilia Beriay y Gabriela Mattina. Casi sin conocernos comenzamos con la nueva experiencia. En todo este proceso de formación y crecimiento siempre contamos con el acompañamiento de Silvina Grierson, impulsora incansable de este proyecto. Como educadora popular, ella así definía su trabajo, supo escuchar y transmitir el sentido de esta construcción, dando el protagonismo a la gente y revalorizando sus saberes. Cuando formó parte del equipo del Banquito en el Ministerio de Desarrollo Social, junto a Luis Precerutti como director, continuó con la misma humildad y dedicación acompañando desde su nuevo lugar. Siempre soñando con un gran cambio, con una verdadera integración social y militando la vida. En cada encuentro, capacitación, en cada viaje, supo transmitir la certeza de continuar con convicción creyendo y haciendo un banquito día a día”, señaló.

Agregó: “Ese reconocimiento quedó espontáneamente plasmado el Encuentro Nacional de Bancos de la Buena Fe que se realizó en Córdoba a fines del 2009, donde se congregaron organizaciones, promotores y emprendedores de todo el país. La consigna del encuentro fue compartir el pan y todos llevamos simbólicamente panes para la celebración final. En este ritual de encuentro y comunión entre todos también teníamos que elegir figuras notables destacadas en la lucha social, política de nuestra historia local y mundial. Con gran emoción y alegría llevamos una hermosa foto de Silvina, y la hermosa sorpresa fue encontrar que otros compañeros de organizaciones de otros puntos del país también habían elegido a Silvina como representante”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *