HURTO EN UN MINIMERCADO

“El Juez nunca dio las órdenes de allanamiento”

Lo sostuvo una comerciante damnificada por un ilícito que en su negocio se produjo días atrás. Criticó el accionar del Juez de Garantías que intervino en principio en la causa penal, que no otorgó allanamientos para dos domicilios en los que la Policía había averiguado que se encontraba gran parte de la mercadería sustraída. 

Gabriela Sáez, la dueña del minimercado.

NACHO CORREA/ARCHIVO/EL TIEMPO
<
>
Gabriela Sáez, la dueña del minimercado. NACHO CORREA/ARCHIVO/EL TIEMPO

La investigación por el hurto ocurrido días atrás en un minimercado ubicado en Amado Diab entre Colón y Burgos no ha permitido -al menos hasta ahora- dar con los autores del hecho ni recuperar lo que fue sustraído: mercadería y otros elementos por un valor total superior a los cien mil pesos, según afirmara la comerciante damnificada.

La causa penal que por lo sucedido se instruye desde la UFI 6 a cargo de Guillermo Vaticano tuvo, por decirlo de alguna manera, un freno cuando durante el transcurso de la semana que pasó el Juez de Garantías que en principio está interviniendo en ese expediente no dio lugar a la realización de allanamientos en dos domicilios en los cuales, aparentemente, estaba gran parte de la mercadería sustraída.

La denegatoria por parte del juez Juan José Suárez -titular del Juzgado de Garantías número 3, pero que interviene en esta causa penal como subrogante durante esta Feria Judicial desde Garantías 1- a avalar esas órdenes para que se llevaran a cabo los allanamientos pedidos desde la fiscalía generó indignación en la propietaria del minimercado: una mujer llamada Gabriela Alejandra Sáez. Y en una nota, la comerciante expresó “su impotencia y desilusión para con el juez a cargo de la causa, el cual con una simple traba, como la firma de un allanamiento, entorpece todo el esfuerzo de la Policía para la recuperación de lo sustraído”.

“Este Señor alega que necesita pruebas contundentes para librar una orden. Ahora yo me pregunto: ¿qué pretende, que me saque una foto con los malvivientes y mis pertenencias?”, había escrito la mujer de 47 años al aludir al funcionario judicial.

“En definitiva -indicó Sáez en otro párrafo de esa carta al referirse al juez Suárez-, esto me hace pensar que en todo este tiempo que se demora termina siendo cómplice de los delincuentes que se desprenden de todas las cosas”. “Soy una simple ciudadana más que trabaja, respeta la ley y paga sus impuestos para que este Señor cobre su abultado sueldo. Y no veo el sentido de su función mas que para perjudicarnos”, sostuvo también con relación al accionar del funcionario judicial que consideró insuficientes a los elementos reunidos en la investigación para dar lugar a los allanamientos.

“No entiendo por qué no dio las órdenes”

“El Juez nunca dio las órdenes de allanamiento, a pesar de que la Policía tenía identificados esos lugares donde estaba la mercadería que me robaron en el negocio”, afirmó ayer Sáez en diálogo con EL TIEMPO.

Según señaló, versiones de vecinos y tareas llevadas a cabo por los investigadores policiales habían servido para que ella se enterara de dos domicilios de esta ciudad en los cuales podía encontrarse gran parte de la mercadería sustraída en su minimercado.

Después, cuando supo que los allanamientos fueron denegados, contó que “en la Policía me dijeron que lamentaban mi caso y que en otras ocasiones, con mucha menos prueba que ahora, las órdenes las otorgaban igual”.

“Toda mi mercadería robada estaba repartida en esos dos lugares”, afirmó la mujer con relación a dos domicilios de esta ciudad para los cuales desde la UFI 6 se habían solicitado allanamientos que, a criterio del juez de Garantías que en forma subrogante estuvo en principio interviniendo en esta causa penal, no prosperaron.

“Desde el domingo a ahora imaginate que en esos dos lugares ya no hay nada”, afirmó también la comerciante, quien volvió a preguntarse ayer “por qué el Señor Juez nunca dio esas órdenes para los allanamientos”.

 El dato

Gabriela Sáez destacó en la carta la tarea llevada a cabo por la Policía, “que a pesar de saber donde están estos ‘aguantaderos’ se ve atada de pies y manos debido a la inoperancia del Señor Juez”.

 

EL HECHO

Tal lo que fuera informado por este diario, Gabriela Sáez descubrió la existencia del ilícito cuando el lunes último por la mañana concurrió al minimercado.

Los autores de lo que en formato de una causa penal se instruye bajo la carátula de un hurto habían ingresado por el frente, luego de que desmontaron una vidriera y corrieron un freezer.

La damnificada estimó que tenía un valor total superior a los cien mil pesos la mercadería y otros elementos, entre los cuales había dos balanzas -una de las cuales la mujer había adquirido recientemente y aún estaba pagando-, que los autores del ilícito se llevaron.

“Cuando vine hoy a abrir -le había dicho Sáez a EL TIEMPO sobre lo ocurrido el lunes pasado-, me encontré con la novedad de que estaba el freezer corrido, la ventana de adelante abierta y la persiana baja. O sea que entraron y salieron por ahí con total impunidad”.

De “Mi Pucherito”, tal el nombre del local escenario de este hurto, la comerciante señaló que los delincuentes se llevaron todo lo que pudieron. Y en ese contexto, se refirió a “dos balanzas electrónicas digitales, fiambres, otras mercaderías de almacén y el dinero de la caja, donde había más o menos mil pesos en cambio”.

Además, se apoderaron ilegítimamente de “artículos de lencería que yo vendo desde hace años. Eso también lo robaron, junto con productos ‘Natura’ que tenía guardados en el mismo lugar -un depósito situado en la parte trasera del minimercado- y perfumes que eran para entregar a mis clientes. De eso no me dejaron nada”.

 

“NADIE SE HACE RESPONSABLE”

En otro tramo de la charla con EL TIEMPO, a propósito de lo que se ha venido hablando durante estos días con relación a la inseguridad en Azul -un tema por el cual el pasado miércoles hubo una reunión entre funcionarios policiales, el intendente Bertellys, integrantes de su equipo de gobierno y concejales- Gabriela Sáez ayer sostuvo: “No quiero meterme en política con esto que digo, pero quiero señalar que los mismos señores políticos que estuvieron diciendo que esto es una sensación de inseguridad, ninguno de ellos después pasó por mi local a hacerse cargo de mi situación. A mí me robaron mucho en mercadería y con eso se llevaron también varios años de trabajo. Y nadie se hace responsable”.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *