LA SEMANA POLÍTICA

El Municipio, los números y la posverdad

Intendente Hernán Bertellys y el secretario de Hacienda Agustín Carus. En busca de un reordenamiento financiero y dependencia de recursos provinciales.
<
>
Intendente Hernán Bertellys y el secretario de Hacienda Agustín Carus. En busca de un reordenamiento financiero y dependencia de recursos provinciales.

¿Cómo sociedad estamos viviendo hechos o apariencias? La crisis del discurso y la eclosión del sistema político en Azul. La primera  rendición de cuentas de la gestión Bertellys mostró un  ordenamiento financiero, una crisis estructural y una dependencia casi total de recursos provinciales.

Escribe: Carlos Comparato – (comparatoc@yahoo.com.ar)

Los entresijos de la posverdad se sustentan en la falsa verdad que da soporte en lo que se quiere creer. Este nuevo concepto se debate hoy en las sociedades cooptadas por las redes sociales y en el marco de un imaginario que modela los pensamientos. Sean éstos en el terreno de la política, social o la ciencia. Por ejemplo, partir de la premisa que todo lo que se escribe en Facebook es cierto y se arrincona el espacio para la duda o, por el contario, aparecen debates absurdos. Uno cree en lo que puede o, por las dudas, en lo que le  resulta menos ominoso.

¿Cómo se entiende esta introducción sino se explica el contexto? Un artículo en el diario El País de España con la firma del psicólogo Fernando Trias de Bes aborda esta cuestión y sostiene que “la posverdad se resume en que la apariencia de los hechos es más relevante que los hechos en sí aunque este tipo de creencias nos lleve a una falsedad”.

¿Qué está viviendo la Argentina contemporánea: los hechos o su apariencia? Según Nietzche “no hay hechos, hay interpretaciones”. El detalle es que en esa época no existían las redes sociales ni la imagen como marketing, responsables hoy de estructurar presuntas verdades y, desde allí, articular el andamiaje del poder.

¿Alguien se anima hoy a desatar los nudos de la mediocridad que rebosa el discurso político por fuera de frases hechas, altisonantes o sesgadas? Nadie se hace cargo de la decadencia apelando a la fragilidad de la memoria y al juego para medir quiénes son más corruptos, si los que estuvieron o los que están.

Los años impares

Se gobierna los años pares mientras que los impares están condicionados, bajo la excusa de las elecciones, sea para cargos ejecutivos o legislativos. Desde inicios de este 2017 se está especulando si Cristina va a ser candidata, si a Florencio Randazzo le permitirán ir a internas, si al gobierno macrista le conviene determinado escenario, si Elisa Carrió es la piedra en el zapato de Cambiemos, si Margarita Stolbizer y Sergio Massa serán los terceros en discordia o, finalmente, si la “lapicera” determinará la lista de postulantes en todos los niveles haciendo inútil la convocatoria a elecciones primarias donde habrá una sola lista por cada frente o agrupación transformando a las mismas en una suerte de primera vuelta. Sin embargo, hay una sociedad que tiene otro tipo de preocupaciones.

Lo que sucederá en Azul, en el Frente Cambiemos, está en manos del intendente Hernán Bertellys mientras que el radicalismo esperará señales más claras que lo habiliten a presentar sus nombres propios.

Hay que entender este disloque político de la posverdad sino resultará infructuoso cualquier análisis. La construcción de Bertellys es producto de esa crisis, hábilmente surfeada a partir de la ruptura del sistema que imperó en esta ciudad durante los últimos 34 años de democracia. La obra pública es su caballito de batalla y desde dónde sustenta su consenso social. ¿Le bastará sólo con esa herramienta? Hay una situación social que merodea y que necesita respuestas pero que está atada, también, a la marcha de la economía del país.

Un Municipio deficitario

En el debate de la rendición de cuentas por parte del Concejo Deliberante, finalmente aprobada por doce votos, se asoma la estructura de un Municipio con un déficit estructural y, en alguna medida, inviable sino tiene el tubo de oxígeno de los gobiernos nacional y provincial. El presupuesto del 2016 ascendió a casi 705 millones de pesos. Se gastó menos pero se compensó con el pago de diversas aplicaciones financieras y se registró un aumento de la deuda, tanto la flotante (la de vencimiento en el corto plazo)  como la consolidada. Hay un arrastre de la administración anterior de unos 22 millones de pesos de fondos afectados que fueron desviados para gastos corrientes y que la actual gestión tiene tiempo hasta fin de año para reponerlos. Como muchos municipios se encuentran en esta circunstancia, se estaría evaluando en la Legislatura bonaerense algún tipo de solución.

Reordenamiento y dependencia

En términos financieros hubo un reordenamiento de los números atendiendo al desastre que dejó la gestión Inza. Tuvieron y tiene que ver con esto la contadora general de la Comuna Adriana Guedes y el secretario de Economía Agustín Carus. Desde el despacho que rechazaba la rendición de cuentas se daba cuenta que, pese a que se verificaron mayores ingresos se incrementó la deuda y se cuestionó el ingreso de personal bajo la metodología de contratación. Además de un exceso en partidas de gastos autorizados de unos 40 millones de pesos, básicamente en el área de salud. Hay que apuntar que la deuda que tienen los vecinos por diversas tasas municipales tuvo un incremento y llega a los casi 300 millones de pesos aunque allí hay que incorporar a los que están en trámite judicial y los considerados incobrables.

El tema de fondo, por fuera de las miradas que se puedan tener con respecto al manejo económico de la Comuna, es la dependencia de recursos que vienen desde la provincia. El año pasado llegó casi a los 450 millones de pesos lo que implica un 70 por ciento de los ingresos.

La crisis del modelo

Hay una clara crisis del modelo del Estado en todos sus niveles y que arrastra décadas. Sólo se ha utilizado maquillaje o han resultado experiencias inconclusas como la década kirchnerista.

Serán los tiempos de la posverdad. Cada uno cree en lo que imagina que debe creer y esto tiene que ver con nuestra vida cotidiana. Como señala Trias de Bes “empezamos a experimentar cómo la tecnología nos permite vivir en mundos paralelos que son reales y ficticios a la vez (pero) el tiempo, tarde o temprano pone a todo el mundo en su sitio”. Claro, el detalle es que estamos en Argentina.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *