EL “NEGRO” ESPÍNDOLA SE FUE A JUGAR AL CIELO

Juan Antonio Espíndola, el popular “Negro” (izquieda), junto a su compañero inseparable Ernesto Armando Guedes, una de las duplas más recordada del fútbol local.
<
>
Juan Antonio Espíndola, el popular “Negro” (izquieda), junto a su compañero inseparable Ernesto Armando Guedes, una de las duplas más recordada del fútbol local.

Por Mario Vitale

El deporte de Azul en general, y en particular el fútbol es un fuente inagotable de recuerdos de los gratos y de aquellos que en muchos casos nos embarga en una emoción de la cual  es muy difícil emerger sino es en un mar de condolencias y tristeza que nos lleva a orar por el alma de aquellos que con su juego o sola mención nos lleva a rescatar su figura junto a los alegres momentos que nos brindaron a lo largo de sus respectivas trayectorias deportivas y también su personalidad fuera de los campos de juego.

El pasado sábado 25 de marzo a los 78 años falleció el extraordinario delantero del Club Alumni Azuleño, Juan Antonio Espíndola, el popular “Negro” compañero inseparable de Ernesto Armando Guedes integrante de la famosa ala derecha que no solo brilló en  todas las divisiones albinegras desde 1951, cuando debutaron en quinta división oficial de la Liga de Fútbol de Azul hasta llegar al círculo superior, sino también en  la selección azuleña para luego sumarse ambos al plantel de tercera División del Club Atlético Boca Juniors del fútbol profesional en los años 1959, 1960 y parte de 1961 cuando decidieron su regreso a nuestra ciudad.

Juancito Espíndola se inició futbolísticamente en los torneos internos que se realizaban en campo albinegro en la década del °50 organizados bajo la tutela del activo dirigente Alfredo “Pantalla” Delbonis cuyos equipos llevaban el nombre de ex presidentes de la entidad como justo reconocimiento y desde su práctica surgieron muchos jugadores que no solo poblaron los cuadros menores locales sino que también nutrieron las divisiones infantiles de las otras instituciones locales, varias de ellas careciendo de escenarios  en los cuales poder iniciar las prácticas, cosa que recién sucedió años después para beneficio de la práctica en general.

Espíndola, estratega de alma,  integró el conjunto albinegro que obtuvo el primer título oficial de quinta división con el mérito de ser el primero logrado en forma invicta y sin ningún gol en contra integrado por Rodolfo Irigoyen, Dardo Román Tucci, Luis Dussio, Osvaldo Ismael Andalor, Juan Luis Cazenave, Néstor Cerrudo, Hugo Furio, Ernesto Guedes, Adolfo Martínez, José  M. Villa, Adolfo L. Tornabene.

Posteriormente integraron los planteles campeones de Alumni Azuleño en Primera División, como así también los representativos azuleños en las diferentes y exitosas etapas de los campeonatos argentinos organizados por la Asociación del Fútbol Argentino, donde sus actuaciones cobraron rápida fama. La dupla Guedes – Espíndola resultó atractiva para los entendidos de la Bombonera que de inmediato los incorporó a su plantel de tercera y reserva compartiendo con jugadores de la talla de Spilinga, César Luis Menotti, Vezzatto, Mori, Saravia Raúl Madero, Pueblas, Botejara, Pezzi, Ferreño, Taborda, Bielli, entre otros.

Juancito Espíndola retornó y volvió a brillar en los primeros equipos albinegros hasta su retiro y dedicarse a la actividad agropecuaria conformando una familia muy reconocida donde se destacaba su bonhomía, la misma que nos ofrendó durante su exitosa trayectoria deportiva.

El Club Alumni Azuleño le rinde el postrer y merecido homenaje al igual que a otras figuras que prestigiaron la institución fallecidos en los últimos tiempo como Mauricio Alberto Cañibano y Mario R.  Soriano, entre otros.

 

Texto recordatorio de Alumni Azuleño —–

El Club Alumni Azuleño, sus asociados y simpatizantes, han sufrido en un corto periodo de tiempo, la pérdida física de tres figuras (íconos) de la institución y del fútbol todo. Nos referimos a los queridos y entrañables Mario (Sordo) Soriano, Mauricio (Pato) Canibano y Juancito Espíndola. En sus distintos estilos y tiempos, nos deleitaron con sus actuaciones y con su juego, sobresaliendo sobre todo la pasión por la divisa, que siempre los distinguió.

Los que tuvieron el privilegio, porque así hay que calificarlo, de verlos en acción, jamás van a olvidar la calidad de su juego puesto siempre en la defensa de nuestra institución.

Quien podrá no recordar, la reciedumbre defensiva de Soriano, la precisión y potencia de gol en sus tiros libres. Quien podrá olvidar el juego brillante del Pato Canibano, en dupla con el maestro Julio Matías Varela, y formando parte de aquella delantera endiablada que se integraba además, con figuras como Coco Perisse, Pichín Farias, Tacho Rechiuza, etc.-

Quien podrá no recordar las endiabladas gambetas, el juego cerebral y la calidad, de Juancito Espíndola, formando una dupla memorable con otro grande del club, el querido “Labrunita” Guedes.

Estos últimos fueron fichados y actuaron en el club Boca Juniors de Buenos Aires, lo cual nos dice todo sobre su calidad, que por otra parte, no pasó inadvertida para aquellos que se dedican a descubrir jugadores distintos.

Siempre la parcialidad alumnista va a recordar a estos jugadores que se distinguieron también por su señoría. Fueron Señores en el juego y señores en su vida privada, personas dignas y honestas.

Por ello, cuesta pensar que ya no los vamos a tener fisicamente. Los humanos siempre tenemos él deseo de que vivan para siempre las personas queridas y admiradas.

Ello es lógicamente imposible ante la ley implacable de la vida, pero ello no impide que queden vigentes sus ejemplos y sus recuerdos.

Por ello debemos decir, que para los alumnistas, los queridos Mario Soriano, Mauricio Canibano y Juancito Espíndola, hoy están ausentes tan solo físicamente pero su recuerdo estará para siempre en el corazón de la Institución.

Los tres fueron fieles al club, y jamás tuvieron un problema y ello es necesario reconocerlo y recordarlo, como así también desear que las nuevas camadas de jugadores y de dirigentes los recuerden y los tengan como ejemplos a seguir.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *