POTABILIDAD DEL AGUA EN ORGANISMOS DEL DEPARTAMENTO JUDICIAL AZUL

El nuevo informe físico químico le da la razón a la CEAL: ¿caso cerrado?

La Cooperativa Eléctrica de Azul y su par olavarriense publicaron el domingo un comunicado acerca del estudio de un bioquímico del Poder Judicial. El informe al que tuvo acceso EL TIEMPO echa por tierra el oficio judicial que hace algunas semanas circuló por las redes sociales, generando alarma en la comunidad cuando se indicó que el agua de red no era apta para el consumo humano. Este diario intentó conocer la opinión de funcionarios judiciales de los Tribunales locales, pero ninguno quiso hablar. 

l informe remitido a la CEAL revierte diametralmente el contenido de un oficio judicial que tuvo amplia difusión a través de las redes sociales, y concluye con que el agua de distintos edificios del Departamento Judicial de Azul es potable.
<
>
l informe remitido a la CEAL revierte diametralmente el contenido de un oficio judicial que tuvo amplia difusión a través de las redes sociales, y concluye con que el agua de distintos edificios del Departamento Judicial de Azul es potable.

En la edición de EL TIEMPO del pasado domingo, la Cooperativa Eléctrica de Azul Limitada y la Cooperativa Limitada de Consumo de Electricidad y Servicios Anexos de Olavarría dieron a conocer la disposición del Dr. Damián Pedro Cini, juez en la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal en ejercicio de la Superintendencia, respecto del resultado de los análisis de las muestras de agua tomadas el 27 de junio en los edificios pertenecientes al Departamento Judicial de Azul.

Ambas cooperativas, en ese documento, señalaron que “según el informe remitido por los peritos de la Delegación de Sanidad, todas las muestras analizadas cumplen con los parámetros de fluoruros requeridos por el Código Alimentario Argentino para la potabilidad del agua”.

¿Será Justicia?

Teniendo en cuenta la situación de alerta que generó semanas atrás la difusión por las redes sociales de un oficio judicial donde se afirmaba que el agua de red en Azul, Olavarría, General Alvear y Benito Juárez no era apta para el consumo humano, en las últimas horas este diario intentó mantener una entrevista con funcionarios judiciales de los Tribunales locales para que pudieran referirse a la cuestión.

Un interrogante interesante a abordar sería si la “viralización” del oficio fue obra de alguien que se desempeña en el propio Poder Judicial.

Pero por segunda vez en menos de un mes, la respuesta fue negativa.

Por parte de la Justicia no hubo hacia la comunidad ningún tipo de explicación respecto de aquel primer informe que tanta alerta generó. Ni del segundo documento que la CEAL y Coopelectric dieron a conocer el pasado domingo en la página 7 de este matutino donde, entre otras cuestiones, remarcan que “los primeros análisis realizados por la Delegación de Sanidad (aquellos que trascendieron por las redes sociales) no sólo fueron provisorios, sino que el protocolo para la toma de muestras y/o el análisis aplicado contó con irregularidades que generaron un resultado erróneo,  dañando u perjudicando a nuestros Servicios e instituciones Cooperativas”.

Cabe recordar que la fotografía del oficio que trascendió, con el sello y firma de Ramiro Berdiñas, “resaltaba” que -según el primer informe- “las muestras provenientes de Benito Juárez, Olavarría, Azul y General Alvear no cumplen con el parámetro de fluoruros, por lo tanto se considera NO POTABLE para el consumo humano”.

Nuevo análisis físico químico

EL TIEMPO tuvo acceso en las últimas horas al segundo informe que, con fecha 4 de julio de 2017, se le hizo llegar al presidente de la CEAL, Roberto Rusciolelli, conteniendo el resultado de un “nuevo análisis físico químico del agua enviado por la Dirección General de Sanidad de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, área Seguridad e Higiene, en muestras de agua de los edificios pertenecientes al Poder Judicial”.

Inicialmente Ramiro J. Berdiñas, jefe de la Delegación de Sanidad Departamental Azul -el mismo que figuraba en el oficio que circuló por las redes sociales- le remite copia al juez Damián Pedro Cini, titular de la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal en ejercicio de la Superintendencia, el resultado de los análisis informados por el ingeniero Santiago Belderrain, responsable de la Delegación de Sanidad de Mar del Plata, de quien depende la Delegación local de Sanidad.

QUINCE MUESTRAS BAJO ANÁLISIS

El perito bioquímico Pedro Manuel Brignoles, que es quien firma el informe con el resultado de las muestras de agua recibidas el 27 de junio pertenecientes al Departamento Judicial Azul, indicó que llegaron a sus manos 15 frascos de 500 cc sellados con cinta adhesiva y etiquetados con una leyenda impresa en la que se daba cuenta del lugar de donde se extrajo el líquido.

Según el detalle adjunto, se tomaron muestras en el Juzgado de Paz de Benito Juárez, sito en Urquiza N° 25; en la Ayudantía Fiscal de la misma ciudad, de Falucho N° 10; en el Juzgado de Ejecución Penal de General Alvear, ubicado en Sarmiento N° 1100; en el Juzgado de Paz Letrado de la misma ciudad, de Sarmiento N° 839; y en la UFI N° 20, también de Alvear. En Olavarría, las muestras corresponden a: Juzgado de Familia N° 1 (General Paz N° 2662); Delegación de Arquitectura (Rufino Fal N° 2943) y Tribunal de Trabajo N° 2 (Coronel Suárez N° 2636).

Finalmente, en Azul las tomas analizadas fueron captadas en la Delegación de Arquitectura (Perón N° 525); ORAC/OTIP/Ases. Menores e Incapaces (Belgrano N° 463); Juzgado de Familia N° 1 (San Martín entre De Paula y Moreno); Curaduría Oficial (Belgrano N° 853); Fiscalía General (Colón N° 927); Mandamiento y Notificaciones (Rivadavia N° 671), y un sitio “sin descripción”, con el sello del “Dr. Ramiro Berdiñas-Sanidad”.

En la segunda hoja del informe elaborado por el perito bioquímico Pedro Brignoles, perteneciente a la Asesoría Pericial de La Plata, se hace un detalle del resultado que dieron esas quince muestras, con un rango de mínimo/máximo que varía entre 0.6 y 1.15 de concentración de fluoruro y una conclusión que reza: “Todas las muestras analizadas cumplen con lo requerido por el Código Alimentario Argentino”.

Se hacen constar consideraciones finales cuando se señala: “La determinación de niveles de consumo de compuestos químicos con umbral de toxicidad se realiza a través de la IDT (Ingesta Diaria Tolerable) como variable principal”.

El informe del perito bioquímico cierra con un párrafo citando el primer apéndice de la tercera edición, volumen I, de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y las guías para la calidad del agua potable.

“Puesto que se considera que las IDT corresponden a ingestas tolerables durante toda la vida, no son tan precisas como para que no puedan superarse durante períodos breves. La exposición breve a niveles que superan la IDT no es motivo de preocupación, siempre que el promedio de la ingesta de la persona en cuestión durante períodos más prolongados no supere sensiblemente el nivel establecido. Los grandes factores de incertidumbre aplicados generalmente al establecer una IDT sirven para garantizar que si la exposición supera la IDT durante períodos breves, la probabilidad de que ocasione algún efecto perjudicial para la salud sea escasa”.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *