LOS MAESTROS EN PIE DE LUCHA

“El objetivo de la campaña es visibilizar la grave crisis que atraviesa la educación”

Así se lo expresó desde el SUTEBA al hacer alusión a la continuidad de la iniciativa denominada “Alerta educación”, en el marco de la cual se refleja “el deterioro en la infraestructura, la situación del Servicio Alimentario Escolar  y los magros salarios que percibimos los trabajadores del sector”. “La DGCyE y el Gobierno Provincial son responsables directos del abandono de la escuela pública”, se indicó también.

El Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) sigue adelante con la campaña “Alerta Educación”, cuyo objetivo es reflejar en las redes sociales y los medios “el deterioro en la infraestructura, la situación del Servicio Alimentario Escolar (SAE) y los magros salarios que percibimos los trabajadores del sector”.

En el comienzo de la iniciativa, el FUDB comenzó difundiendo fotos sobre el deterioro edilicio en las escuelas y luego se apuntó directamente a la situación del Servicio Alimentario Escolar, a la que definieron con el hashtag: “#comedores de hambre”.

En un comunicado que se difundió desde el SUTEBA sobre este tema se explicó que “el objetivo de la campaña es visibilizar la grave crisis que atraviesa la educación y también el conflicto educativo, que desoyen la Gobernadora Vidal y el ministro Alejandro Finocchiaro y que crece día a día”.

“La terrible deficiencia del SAE”

En ese mismo texto se denuncia “la terrible deficiencia del SAE” y se insta a las autoridades a que “resuelvan rápidamente este conflicto”.

“El comedor escolar sólo destina 16 pesos por chico -en CABA el presupuesto es de 45 pesos-, lo que hace que los menús carezcan totalmente de los nutrientes necesarios y se alejen muchísimo de ser una comida saludable”. Además “la grave crisis económica que atraviesa nuestra sociedad hace que crezca la demanda. Sin embargo, la Dirección General de Cultura y Educación no aumenta los cupos, lo que hace que todos reciban, muchas veces, menos de media ración. Más aún, damos alerta que se ha producido una reducción del 30 por ciento promedio en la provincia”, se indicó también.

Desde el SUTEBA además se hizo hincapié en que “como sindicato venimos denunciado esta terrible situación: alimentos en mal estado, podridos, que no llegan a tiempo. Es intolerable que coman una semana entera arroz y/o fideos o que haya que repartir cinco pollos entre 250 alumnos”.

“La DGCyE y el Gobierno Provincial son responsables directos del abandono de la escuela pública. Por eso, desde SUTEBA, bajo el marco del FUDB, le exigimos a la administración de María Eugenia Vidal y a Alejandro Finocchiaro que dejen de mirar para otro lado, que se hagan cargo de sus funciones, que nos escuchen y que den respuestas urgentes a nuestras justas demandas. Con la salud y la comida de los chicos no se juega”, se remarca desde la organización.

“Las condiciones alarmantes de infraestructura”

Por otro lado, desde el SUTEBA se manifiesta que “los alumnos y los trabajadores de la educación merecemos edificios dignos y en condiciones para que pueda desarrollarse normalmente el proceso de enseñanza y aprendizaje”.

“Año tras año denunciamos las condiciones alarmantes de infraestructura que generan que docentes y alumnos no vean garantizadas las condiciones para concurrir a clases. En muchos casos, esta problemática afecta el normal dictado de clases, siendo clausurados los espacios hasta que no es resuelto el asunto”, se destacó.

De igual forma se dejó en claro que “durante 2016 denunciamos al Gobierno Provincial de subejecutar el presupuesto educativo destinado a la refacción de las escuelas, como también denunciamos la falta de obras en muchos distritos de la provincia. Además, exigimos a las autoridades que concluyan aquellas obras que iniciaron pero que están actualmente paradas por falta de pago”.

“La DGCyE y el Gobierno Provincial son responsables directos de esta crisis en la educación, por eso denunciamos el preocupante estado edilicio de nuestras escuelas bonaerenses, no se puede poner en riesgo la integridad y la salud de los docentes y los alumnos bonaerenses”, se expuso también.

En ese sentido desde “el FUDB le exigimos al gobierno de María Eugenia Vidal que deje de mirar para otro lado, que se haga cargo de sus funciones, que nos escuchen y que nos den respuestas urgentes en este presente del que son los únicos responsables”.

“Salarios de hambre”

Finalmente, desde el SUTEBA se hizo hincapié en que “los maestros y los profesores estamos recibiendo salarios de hambre y desde agosto de 2016 que no se modifica esta delicada situación. En julio de 2016, el salario básico docente era de $4240,50; en mayo de 2017, el salario básico docente continúa siendo el mismo: $4240,50. En el marco de una inflación creciente, se deteriora cada vez más el poder adquisitivo del salario docente. En mayo se calculó que la canasta básica para no caer en la pobreza es de $14.090, pero los docentes cobramos apenas $9801,34 de salario de bolsillo (maestro de grado). Es inaudito que llevemos once meses cobrando el mismo salario. Esta situación no se puede sostener más”.

EL DATO

 Ante el panorama anteriormente mencionado es que los gremios docentes advirtieron que están evaluando retornar a las medidas de fuerza.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *