El olavarriense que está detenido por drogas será trasladado a una cárcel de Sierra Chica

Luego de un habeas corpus presentado por su abogado, el juez Federal Martín Bava había dado lugar a dicho pedido. El imputado fue aprehendido semanas atrás en la Ruta 3, en jurisdicción de Azul, cuando en un auto llevaba un kilo de cocaína y veinte de marihuana.

El procedimiento antidrogas se había realizado en la Ruta 3 en la noche del pasado 8 de febrero.
NACHO CORREA/ARCHIVO/EL TIEMPO


El juez Federal que interviene en la causa penal que se inició después de que días atrás un olavarriense fuera aprehendido en la Ruta 3 en jurisdicción de Azul, cuando en un auto llevaba veintidós “panes” de marihuana que pesaban algo más de veinte kilos en total y uno -de un kilo- de cocaína, dio lugar a un habeas corpus para que el ahora acusado de esta infracción a la Ley de Estupefacientes sea trasladado a la Unidad 2, una de las cárceles del SPB que está en Sierra Chica.
Así lo confirmó a EL TIEMPO el abogado del imputado, Sergio Roldán, aunque hasta ayer dicho traslado todavía no se había hecho efectivo, por lo que el imputado permanecía, ya en carácter de detenido, en el Complejo Federal II que está en la ciudad de Marcos Paz.
Tal lo que ya fuera informado, en lo que es considerado uno de los procedimientos antidrogas más importantes que se hayan realizado hasta el momento en Azul el hombre que resultó aprehendido el pasado jueves 8 del corriente mes tiene 34 años y había sido identificado por voceros policiales y judiciales como Sergio Rubén Sanabria.
Aquel día, alrededor de la hora 22.30, policías del Destacamento de Seguridad Vial con sede en Azul realizaban un operativo de interceptación de vehicular cuando el rodado que conducía Sanabria fue interceptado a la altura del kilómetro 297 de la Ruta Nacional número 3.
Los efectivos que participaron en el procedimiento notaron visiblemente nervioso al hombre, que aquella noche regresaba a Olavarría en un automóvil Peugeot 206 que después sería incautado.
La actitud evidenciada por el conductor llamó la atención de los policías, quienes comenzaron a requisar el rodado, teniendo en cuenta que no estaba a nombre del ahora detenido.
En esas circunstancias, el “pan” de cocaína -que estaba envuelto en un nylon de color rojo- fue hallado en el habitáculo del auto, entre los dos asientos delanteros.
Al revisar el baúl se produjo el hallazgo de los otros “panes”: un total de veintidós que sumados pesaban algo más de veinte kilos y eran todos de marihuana.
Según voceros ligados a la realización del procedimiento, esos trozos compactos de marihuana estaban en dos cajas de cartón, embalados “tipo encomiendas”.
El hallazgo de la droga derivó inmediatamente en la aprehensión de Sanabria, de quien se informó también que en Olavarría trabaja como empleado en una empresa de transportes.
Las fuentes policiales habían señalado que el hombre les dijo que regresaba del Mercado Central que está en La Matanza, en el conurbano bonaerense, cuando aquella noche resultó aprehendido a causa de toda esa droga que llevaba en el automóvil que conducía.
También, los policías habían incautado en su poder un teléfono celular, el cual Sanabria rompió antes de que lo arrestaran, en lo que fue interpretado como una clara intención de ocultar pruebas que, entre otras cosas, sirvan para determinar si actuó como “mulo”, es decir, enviado por otra persona a comprar toda esa cantidad de droga que llevaba en el auto.
Al día siguiente de su aprehensión, en la causa penal que se inició se dispuso su traslado para ser indagado a uno de los juzgados federales con asiento en esta ciudad.
En un principio Sanabria estuvo detenido en una alcaidía del Servicio Penitenciario Federal que está en el edificio de Tribunales de la Ciudad de Buenos Aires y luego fue trasladado al penal de Marcos Paz.
En la causa penal que se está instruyendo interviene el juez Martín Bava y Sanabria se había negado a declarar, según le dijera también a este diario quien ahora es su defensor particular, Sergio Roldán.
Ese mismo abogado fue quien días después presentó el habeas corpus que se resolvió a favor de su defendido para que lo trasladen a Sierra Chica, aunque hasta ayer dicha medida no se había cumplido.

El dato
La totalidad de la droga incautada en poder del olavarriense que sigue detenido había sido valuada en más de medio millón de pesos. En el marco de la ley 23.737, el delito que específicamente le imputan, de “transporte de estupefacientes”, contempla sanciones con penas que, como mínimo, son de cuatro años de prisión.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *