PADRE MAURICIO SCOLTORE

  “El padre Alfredo Aristu, sin dudas, fué un gran hombre y sacerdote”

Lo expresó el sacerdote de la Parroquia San Antonio, quien en diálogo con este medio describió al cura fallecido y contó qué significa para los integrantes del templo este sentido homenaje que se desarrollará el domingo al cumplirse un nuevo aniversario de su deceso. 

 

El Padre Alfredo Arista, un destacado sacerdote en Azul y la Diósecis.
GENTILEZA FAMILIA ARISTU
Mauricio Scoltore: “Fue un gran hombre que se destacó por sus cualidades de esposo, de padre, de buen sacerdote. Me llamó la atención en la parroquia cómo entre los curas que recuerdan a él, especialmente por su dedicación al confesionario y por su gran sabiduría y experiencia para aconsejar cuando la gente con dificultades acudía a él”.
ARCHIVO/EL TIEMPO
<
>
Mauricio Scoltore: “Fue un gran hombre que se destacó por sus cualidades de esposo, de padre, de buen sacerdote. Me llamó la atención en la parroquia cómo entre los curas que recuerdan a él, especialmente por su dedicación al confesionario y por su gran sabiduría y experiencia para aconsejar cuando la gente con dificultades acudía a él”. ARCHIVO/EL TIEMPO

El próximo domingo al conmemorarse un nuevo aniversario del fallecimiento de quien fuera en vida una excepcional persona de nuestra comunidad: el Padre Alfredo Aristu. Quien supo ganarse el cariño y la amistad de aquellos que lo acompañaron, tanto en lo laboral, como en lo deportivo y, fundamentalmente, en su ministerio sacerdotal. El grupo de hombres de Acción Católica de la Parroquia San Antonio de Papua, del cual el religioso fue su creador y asesor espiritual, invita, por este medio a toda la comunidad a participan de una oración en el cementerio a las 10 horas donde descansan sus restos, luego a la santa misa que se oficiará en dicha parroquia a las 11 horas.

Por tal motivo este diario dialogó con el Padre de la Parroquia San Antonio, Padre Mauricio Scoltore quien hizo alusión al sacerdote fallecido hace 11 años.

¿Quien fue el Padre Aristu?

 

En primer lugar el Padre recordó que “la idea de hacer este homenaje surgió porque todos los años desde que falleció el Padre Alfredo el grupo de Hombres de Acción Católica recuerda su partida y sobre todo las experiencias vividas con él. El padre Alfredo Aristu, sin dudas, fue un gran hombre y sacerdote. De chico quiso ser sacerdote, formó su familia, una familia numerosa, hizo en su vida muchas cosas como deportes, teatro y mucho trabajo”.

Posteriormente agregó que “una vez que falleció su esposa se acercó de otro modo a la vida de la Iglesia  y estuvo trabajando en el obispado convocado por Monseñor Marengo, trabajó en la época del proceso para recibir a integrantes de las familias de desparecidos para escucharlos y finalmente decidió ser sacerdote, se preparó en los Monjes Trapenses y se ordenó de sacerdote en el año 1987 y estuvo, prácticamente, hasta su muerte colaborando primero en la Iglesia Catedral y después en la Parroquia San Antonio”.

Scoltore insistió “fue un gran hombre que se destacó por sus cualidades de esposo, de padre, de buen sacerdote. Me llamó la atención en la parroquia cómo entre los curas que recuerdan a él, especialmente por su dedicación al confesionario y por su gran sabiduría y experiencia para aconsejar cuando la gente con dificultades acudía a él. Un hombre muy rico interiormente con una vasta experiencia de vida y con un amor a Dios que le permitió servir a la gente compartiendo su sabiduría y orientándola”.

Consultado sobre lo que significa este homenaje para los integrantes de la parroquia especialmente, subrayó que “recodar a este hombre que fue un gran párroco que tuvo nuestra comunidad, sobre todo un modelo de cristiano comprometido para los fieles”.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *