COLUMNA DE OPINIÓN

El paquete de “reformas” del gobierno es un plan de guerra contra los trabajadores

A la “flexibilización” de los convenios colectivos -siguiendo el modelo de Vaca Muerta y Atilra- se agrega el proyecto de ley “a la brasileña” que se apresta a enviar al Congreso.

Los 145 artículos del proyecto implican una completa reorganización de las relaciones laborales de nuestro país, desde el aumento de la jornada de trabajo a la eliminación de las indemnizaciones por despidos, pasando por la extensión de las tercerizaciones.

La ofensiva abarca la anulación de la movilidad jubilatoria y la eliminación de los regímenes especiales, en particular de la docencia y estatales provinciales, una reforma educativa que subordina la escuela a las necesidades de los empresarios y la implementación de un régimen de una Cobertura Única de Salud, que profundiza el vaciamiento del hospital público y allana la privatización mercantilizando la salud pública. Junto a esto una escalada de impuestazos y tarifazos.

Para aplicar este “plan de guerra” el gobierno teje un pacto de tires y aflojes con los gobernadores del PJ, con los diputados y senadores que les responden y especialmente con la CGT.

Después del paro del 6 de abril, la CGT paralizó a los trabajadores y aisló cada lucha obrera. En plena campaña electoral empezó a negociar las reformas de Macri.

El premio a ellos será mantener “el modelo sindical” del unicato, las patotas y los negociados.

Es necesario superar a las direcciones entregadoras y abrir una deliberación de fondo en los sindicatos y lugares de trabajo, mediante asambleas y plenarios con mandatos de base por la defensa del derecho al trabajo, del salario y de las conquistas amenazadas.

Impulsamos una gran movilización de los sindicatos combativos y organizaciones de lucha el 6 de diciembre (como fecha tentativa) por:

– Abajo la reforma laboral y el pacto Macri-CGT.

– Basta de despidos y cierres. Ocupación de toda fábrica o lugar de trabajo que cierre o despida masivamente. Apertura de los libros de los vaciadores. Ningún despido en el Estado.

– Anulación inmediata del impuesto al salario.

– Defensa de los convenios colectivos. No a las cláusulas de “flexibilidad” y “productividad” como las impuestas en petroleros, estatales, Atilra y varios más. Que ningún convenio se firme sin la aprobación de asamblea en cada gremio.

– Pase a planta permanente de todos los trabajadores del Estado.

– Abajo la reforma educativa privatista del “Plan Maestro” y la “Escuela del futuro”. No a las pasantías de trabajo gratuito y precario para la juventud.

– Fuera la reforma previsional, 82% móvil. Reposición de los aportes patronales derogados por Menem y Cavallo en 1993. Defensa de los regímenes especiales y rechazo al aumento de la edad jubilatoria.

– No a la CUS. Defensa del sistema público de salud. No al ajuste en las obras sociales.

– Basta de desocupación, precarización laboral y tercerización. Pase a planta permanente y/o convenio colectivo de todos los planes sociales y trabajadores precarizados.

– Blanqueo laboral con estabilidad del trabajador que denuncie su situación. No a la rebaja de aportes sociales.

– Duplicación del salario mínimo vital y móvil. Por un salario equivalente a la canasta familiar. Ningún techo paritario.

– Por la vigencia del convenio principal en las tercerizadas.

– Defensa irrestricta del Astillero Naval Río Santiago 100 por ciento Estatal, por la inversión en tecnología y en salud laboral, y por la liberación de las cartas de crédito del Banco Provincia que hagan posible poder cumplir con los compromisos de construcción de embarcaciones.

– Defensa irrestricta del IPS y del IOMA, rechazando la armonización de las cajas previsionales.

– Nos oponemos terminantemente a la adhesión de la Provincia de Buenos Aires, a la Ley de Riesgo de Trabajo, por significar un negociado entre las empresas y los grupos financieros en detrimento de la salud laboral.

– Ratificamos nuestra oposición al presupuesto provincial, porque es un presupuesto de ajuste que precariza las relaciones laborales, desfinancia las áreas sociales y endeuda a la provincia y exigimos un presupuesto redistributivo.

– No a los despidos en Fanazul, INTA, Cerámica San Lorenzo, Cerámica Valle Viejo,  Municipales y Molino Nuevo.

– Por la defensa de Cooperativa Pachi Lara y Sudantex.

– Contra la criminalización de la protesta y la represión. Desprocesamiento de todos los luchadores.

– Defensa de los sindicatos con simple inscripción y las fábricas bajo gestión obrera. Por la democracia sindical y la independencia de los sindicatos del Estado y las patronales.

Justicia y Castigo por Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.

– Por un congreso sindical con mandato de asambleas para disponer un plan de lucha de todos los trabajadores.

 

AJB, ATE, Plenario de Trabajadoras,

Partido Obrero, CTEP, Patria Grande

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *