COLUMNA DEL PO AZUL

El pase de Bertellys a Cambiemos

El martes 5 de julio, el intendente Hernán Bertellys ante la presencia de la gobernadora Vidal oficializo su pase a Cambiemos. Esto no es más que la materialización de la descomposición, no sólo del kirchnerismo, sino también del régimen político.

Vidal va sumando aliados a su armado. Luego de Bertellys, los intendentes de Coronel Pringles y Chascomus (FR) se sumaron al espacio de Cambiemos. Estos municipios no sólo tienen en común  que sus intendentes se fugaron hacia el macrismo, sino que también son distritos con las finanzas en quiebra que no calificaron para obtener créditos.

FPV, Crónica de una muerte anunciada: El derrumbe del kirchnerismo en Azul es explícito. Luego de la detención in fraganti del ex subsecretario de Obras Públicas del gobierno anterior, José López, el kirchnerisno local estalló por los aires. Primero fue el bloque del FpV en el Concejo que luego de un debate semántico se quitó la sigla que lo liga a los López, a los Báez, a los Jaime y conformó el Bloque Peronista-Justicialista aglutinando así, todos los unibloques que había en el espacio.

Pero los problemas del FPV en Azul, no empiezan con López. El kirchnerismo local ya nació mal parido. En 2011 el FPV llegó al gobierno municipal de la mano de Inza haciendo eco de la “sintonía fina” que iba a beneficiar al municipio al estar este alineado a Nación y Provincia. Pero esa “sintonía fina” lejos de materializarse en obras y mejoras, se convirtió en la sintonía del ajuste.

El intendente Inza fue interpelado tres veces por el Concejo Deliberante acusado de graves irregularidades como la contratación de la empresa Korvial, encargada de las obras de extensión de la red cloacal, en las que murieron dos obreros que trabajaban en condiciones de completa inseguridad, además de estar contratados en negro. Otras denuncias se refieren al intento de Inza de privatizar el cobro de las tasas municipales y el pago de sobresueldos a funcionarios. No fueron todas las fechorías del FpV en la gestión de Inza, desviaron el fondo educativo, estuvieron  sin pagarles a los trabajadores municipales, reprimieron brutalmente a los trabajadores textiles.

En el 2015 Bertellys, por un apretado margen, ganó con una mínima ventaja sobre Cambiemos, luego de haber destrozado en las internas a Inza. El flamante intendente heredó una comuna con los números en rojo.

El kirchnerismo cae por sus propias contradicciones internas. No es la consecuencia de un hecho aislado de corrupción sino de un método de gobierno que llevaba en su ADN la confiscación de los fondos públicos para pagar la deuda y salvar a los capitalistas de la quiebra. El kirchnerismo paga caro su enorme conservadurismo. En sus momentos de éxito sirvió como salvoconducto para que los barones del conurbano, las oligarquías provinciales y la burocracia sindical se mantengan en el poder, con un aura ‘nacional y popular’. Ahora, frente a la crisis, muestra la total carencia de construcción política. El derrumbe del kirchnerismo es la consecuencia de los intereses capitalistas que ha defendido. Él mismo es responsable del triunfo de Macri.

 

CONCEJO DELIBERANTE: UNA QUIMERA LLENA DE CONTRADICCIONES: El Concejo Deliberante es el lugar donde mejor se demuestra la descomposición del régimen político. Dieciocho concejales de 4 alianzas electorales conforman 9 bloques. Hay la mitad de bloques que de concejales.

El Concejo Deliberante a partir del pase de Bertellys a Cambiemos funcionará con una política de acuerdos a la carta. Esto facilitará que el oficialismo logre el consenso para hacer votar decretos y ordenanzas. Sin embargo estos acuerdos a la carta tendrán que pasar por diferentes crisis, que irán reconfigurando aún más la estructura actual del cuerpo legislativo local.

En las filas del PJ esta crisis está que arde. El mismo Bertellys declaró en el matutino local (EL TIEMPO) que irá por la presidencia del Partido. Lo que significaría una total sumisión a Cambiemos. Alejandro Lozano, ex presidente del Concejo Deliberante durante la gestión Inza salió al cruce. Desde el radicalismo no saben para dónde apuntar, es decir si pasan de ser oposición a ser parte del gobierno. El resto de las fuerzas no hacen una caracterización a fondo y no tienen una perspectiva.

 

EL ESPEJISMO DE LAS INVERSIONES: UNA COARTADA PARA JUSTIFICAR EL AJUSTE. Desde un principio, la gestión de Bertellys mantuvo un constante “franeleo” con Cambiemos. Las voces oficiales justifican este traspaso como beneficioso para la ciudad, donde se abrirán todas las puertas para que Azul salga adelante. Nada más alejado de la realidad. Solo hay que recordar que estos mismos actores políticos votaron un presupuesto de ajuste en la Legislatura bonaerense a principio de año. Ellos mismos fueron quienes habilitaron el pago a los fondos buitres para llevar adelante un endeudamiento fenomenal de las provincias. Ahora Bertellys se pone en sintonía con el gobierno ajustador de Vidal, es decir, va a aplicar el ajuste desde el lado oficial, lo que no quita que lo venía haciendo desde el espacio del FpV.

En el primer semestre de gestión ha demostrado ser el garante de ese ajuste que reclama provincia y nación. Comenzando por el lobby que hizo el intendente para que los legisladores del FpV le votasen a Vidal un colosal hipotecamiento bonaerense. Esta negociación fue parte de un canje de cajas entre Vidal y a los intendentes. Luego el laprindense bajo de un tendal gran cantidad de municipales contratados. Aplico un “plan de emergencia económica” -votado por todos los bloques- que establece un presupuesto de hambre y el aumento descomunal de las tasas municipales. Es la hoja de ruta que se profundizara en los próximos meses.

 

UNA SALIDA: El conjunto de los trabajadores y la juventud azuleña debe sacar todas las conclusiones de estos procesos políticos. Desde el Partido Obrero en el Frente de Izquierda llamamos a redoblar la organización para derrotar el ajuste, que en los hechos significa una mayor carestía y políticas de hambre para las masas explotadas. Debemos construir nuestra propia expresión política en oposición al macrismo y el peronismo, que como vemos no tienen diferencias de fondo y están en el escenario político para aplicar el ajuste por igual.

El frente único de clase es la delimitación estratégica que llevamos adelante para luchar contra el gobierno y las patronales, pero sin ser furgón de cola de la clase capitalista. Es hora de poner en pie nuestra propia alternativa, ganando o formando centros de estudiantes para vencer el ajuste en la educación, recuperando los sindicatos en manos de la burocracia y organizándonos en los barrios para frenar tanto el tarifazo como los distintos ataques de la clase capitalista y sus partidos contra los que viven de su salario. Como nunca antes la pelota está en el campo de los trabajadores y la juventud.

Partido Obrero de Azul.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *