A PUERTAS CERRADAS

El próximo lunes empieza el juicio oral a un veterinario procesado por pedofilia

 

El debate tendrá como escenario la sala del Tribunal 1 local. El imputado está preso desde septiembre de 2015, después de las denuncias que los padres de las dos presuntas víctimas hicieran. “Abuso sexual con acceso carnal (un hecho) en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante reiterado; y abuso sexual con acceso carnal (cinco hechos) en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante reiterado” son los delitos que le imputan al azuleño implicado en esta causa penal.

 

Un veterinario azuleño procesado por un caso de pedofilia comenzará a ser juzgado en un Tribunal local a partir del lunes próximo, según señalaron ayer fuentes judiciales a EL TIEMPO.

El imputado, identificado como César Marcelo “Yeye” Vitale y de 46 años, será sometido a un juicio en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1, que para este proceso integrarán los jueces Martín Céspedes, Joaquín Duba y Carlos Pagliere (h).

Después de que había permanecido prófugo durante más de una semana, Vitale había quedado detenido en septiembre de 2015. Y en noviembre de ese mismo año, la Cámara Penal confirmó la prisión preventiva que actualmente lo tiene privado de la libertad en la Unidad 2, una de las cárceles del SPB ubicada en la localidad olavarriense de Sierra Chica.

Vitale llegará acusado al debate de los delitos de abuso sexual con acceso carnal (un hecho) en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante reiterado; y abuso sexual con acceso carnal (cinco hechos) en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante reiterado.

Mientras que un abogado marplatense llamado Dino Dátola ejercerá el patrocinio del veterinario en carácter de Defensor Particular, el representante del Ministerio Público Fiscal en el juicio será Marcelo Fernández, el actual titular de la UFI 1 departamental con sede en los Tribunales de Azul.

Según lo que voceros del TOC 1 ayer indicaron a este diario, ambas partes han previsto en principio que veintinueve testigos comparezcan en el debate.

Dos denuncias

Dos denuncias que, durante el transcurso del año 2015, habían formulado en Tribunales los padres de las presuntas víctimas fueron las que dieron lugar al inicio del sumario penal que lo tiene actualmente preso al veterinario implicado en este caso de pedofilia.

Esa causa penal había sido instruida por Luis Palomares, el funcionario judicial que por aquel entonces era el titular de la UFI 13 departamental.

Las denuncias derivaron posteriormente en que a ambas chicas les fueran tomadas respectivas declaraciones testimoniales a través de la Cámara Gesell.

En sus testimonios, las adolescentes señalaron a Vitale como el autor de esos abusos por los cuales comenzará a ser juzgado el lunes de la semana que viene.

Aquella Investigación Penal Preparatoria sirvió para determinar, entre otros aspectos, que los hechos se registraron en una casa de esta ciudad donde el veterinario vivía por aquel entonces con su familia, la cual había sido allanada -al igual que un local donde el encausado trabajaba- el mismo día en que un Juez de Garantías ordenó su detención.

Ocho días después a que desde el Juzgado de Garantías número 2 que está a cargo del magistrado Federico Barberena se dispusieran esos procedimientos y la medida cautelar, César Marcelo Vitale se presentó acompañado por su abogado defensor en Tribunales el 16 de septiembre de 2015 y quedó formalmente detenido.

Desde ese entonces el veterinario se encuentra privado de la libertad, después de que su abogado formulara ante diferentes instancias judiciales pedidos tendientes a que le otorgaran una eximición de prisión, a que lo excarcelaran y a que fuera sobreseído, solicitudes todas que en su momento fueron siendo rechazadas.

Desde la Cámara Penal, cuando le fue confirmada la prisión preventiva, los jueces que ratificaron en segunda instancia esa medida cautelar habían estimado que una eventual condena para el veterinario podría implicar la imposición de un alto monto de pena, teniendo en cuenta el tipo de delito sexual que le están imputando. “Un dato objetivo -se había mencionado en noviembre de 2015 desde la sala ubicada en el tercer piso de Tribunales- que permite presumir un peligro procesal de elusión de la justicia”.

Con relación a este mismo caso, otro dato que no fue considerado menor para la Justicia estuvo relacionado a que en los días previos a que fuera ordenada su detención el veterinario se había ido de Azul.

Después, cuando se dictó la orden de detención por esos ilícitos de índole sexual que le imputan y lo tendrán a partir del lunes próximo en la sala del TOC 1 para ser juzgado, el veterinario azuleño permaneció ocho días en carácter de prófugo y fuera de esta ciudad.

El dato

Por el tipo de delito a tratarse, y teniendo en cuenta que como las presuntas víctimas figuran dos chicas que eran menores de edad para cuando los hechos que le imputan al veterinario ocurrieron, el juicio oral se realizará a puertas cerradas. Es decir, sin la presencia de público ni de medios de prensa.

“GALLITO CIEGO”

Para cuando los hechos que le atribuyen al veterinario César Marcelo Vitale supuestamente ocurrieron, los cuales se remontan a los años 2012 y 2013, una de las presuntas víctimas tenía once años; mientras que la otra chica tenía trece.

Al hombre lo acusan de haber accedido carnalmente por vía oral a ambas menores mediante engaño, ya que las hacía jugar al “gallito ciego”.

Al parecer, les vendaba los ojos para que no se dieran cuenta de las situaciones de abuso a las que eran expuestas y tenían como escenario la casa de esta ciudad donde Vitale vivía, aprovechando que las menores eran amigas de su hija y solían quedarse a dormir en esa vivienda.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *