RUGBY DE PRIMERA DIVISIÓN

El puntero Onas supo cómo imponerse a un Azul Rugby que jugó a su altura

Por la octava fecha del campeonato de la UROBA ­–fecha número 2 de la segunda vuelta de partidos clasificatorios–, el equipo sureño perdió por 14 a 10 en Benito Juárez. ARC suma 15 puntos y se aleja de su vencedor, que acumula 30 unidades y que está por delante de club de Remo (29) y de Estudiantes (21).

Hacia el barro y más allá. Azul Rugby fue superado por Onas y ocupa la cuarta ubicación en las posiciones de la UROBA.
GENTILEZA ARC
<
>
Hacia el barro y más allá. Azul Rugby fue superado por Onas y ocupa la cuarta ubicación en las posiciones de la UROBA. GENTILEZA ARC

Azul Rugby tenía –el día sábado– la difícil tarea de hacerse fuerte en tierras juarenses, nada menos que contra el puntero (en ambas categorías, Intermedia y Primera) de la zona, Onas.

La máxima división de ARC afrontaba un desafío que entrañaba una necesidad: imponerse ante el líder en su estadio y, a partir de ello, asomarse (apenitas) a la azotea de las posiciones. Entonces, la actitud fue la de pasar por arriba a un oponente que es superior.

Los gordos comenzaron con todo, el scrum era parejo pero se mantenía la posesión; en los rucks se jugaba al límite y en los lines la diferencia se hacía notar a favor de Onas.

Cuando el “Mágico” Mazzo levantaba la cabeza, la guinda volaba perfecta para la línea donde Maddio encaraba siempre; el “Colo” Pérez le daba vertiginosidad y pase y Gastaldi habilitaba para que en las puntas desplegara las alas el “Canario” Canevello, o del otro lado, soplara el “Hijo del Viento” Dalmazzo. La disputa repartía méritos, el puntero proponía constantemente el juego físico, acostumbrado al terreno fangoso. En esa inercia, un tremendo patadón establecía el 7 a 0.

Los gordos se enojaron y tras varias fases con muy buenas puntadas, Mazzo abrió la pelota en el momento justo para que Pérez pasase a toda velocidad y convirtiera el try. La conversión no fue certera y el partido se ponía 7 a 5. La chance más clara de pasar adelante en el marcador fue un penal frente a los palos que Maddío no lograba acertar.

Faltaba poco para el final del primer tiempo cuando otra muy buena jugada rápida de Onas le daba el segundo try, que, conversión mediante, estiraba la diferencia a 14 a 7. Descanso.

El técnico hizo hincapié en el gran juego que se venía desplegando, el apertura juarense era bloqueado y tackleado sin darle la posibilidad de pensar, todo en un entramado que iba inclinándose en favor de quien hacía mejor uso de su lucidez (y, sobre todo, para del que tuviese el físico màs preparado).

Otra vez la pelota al aire y volver a empezar el sueño borraja. Diez minutos intensos hacían ilusionar a todos los que se llegaron a BJ para acompañar a la delegación azulgrana.

Garat se encargaba de motivar a todos yendo para adelante, secundado por Goicolea y la potencia demoledora de Scalcini, quien, además, se encargaba de limpiar todos los rucks que se le acercaban a su paso. Nuevamente con el apoyo de la línea y los demás gordos de la segunda, con el “Carpincho” Haitzaguerre –encendido y muy despierto– y “la Oveja” Urrutia, se armaban lindas jugadas.

Fue tras un gran control de la guinda y un muy buen maul que Juan Carmona, para coronar su buena tarde, logró llegar al try que acercaba las cosas: 10 a 14.

El partido sostenía la intensidad en dosis iguales, las defensas se agrandaban tras cada tackle y el resultado era justo. Ese “clima” presentía mayores celebraciones ante cualquiera de las haches.

Otra vez, la más clara antes del final fue para la visita: los pies de Mazzo tuvieron un penal para acercarse en el tanteador, pero la pelota se fue besando el palo. A poco de esto, el juez, también cansado de tanto trajín, señaló el punto del centro y finiquitó el partido.

Azul Rugby Club logró un gran desempeño colectivo, quizás el único punto bonus logrado le dejó sabor a poco, pero otro punto de partida camino al clásico, el próximo sábado en el Molteni, ante Club de Remo.

Derrota en Intermedia 

El espectáculo “soporte” en Benito Juárez estuvo en manos de la Intermedia, a poco de instalado el mediodía. Pese a tratarse de un mano a mano encriptado, con bastantes errores, a lo que debía sumarse un matiz que excedía a los jugadores y que condicionaría el desarrollo a lo largo de toda la jornada: un terreno de juego pesado, con pasto alto y barro.

Onas usufructuaba los yerros borrjas, controlaba y sacaba ventaja. El dueño de casa rubricó su liderazgo en el certamen y culminó el encuentro con una clara ventaja favorable en la cifra: 26 a 5.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *