EL PUNTO NO DICE TODA LA VERDAD


La mayor parte del primer tiempo estuvo teñido por la notoria superioridad de Sportivo Piazza y las grandes atajadas de Serén. Sin embargo, fue Sportivo Olimpo el que se puso en ventaja. Cuando el complemento expiraba, ya sin esplendor futbolístico pero sosteniendo la iniciativa ante un rival mejorado, el industrial llegó al empate.
Por Silvio Randazzo, de la Redacción de EL TIEMPO
Sucedió aproximadamente a los 30 minutos del primer tiempo, aunque no sea del todo posible establecer un momento justo. Al lindo estadio de Olimpo ingresaron algunos fantasmas, no muchos sinceramente, pero los suficientes como para merodear a todo el elenco de Piazza. Comenzaron a pasearse entre los jugadores, mientras los aurinegros –por primera vez en el partido– evidenciaban apetencias ofensivas y dejaban ver algunos de sus notables intérpretes en esa función. Los espectros no tenían más que un único motivo para su presencia: recordarle a todo Piazza experiencias de un pasado relativamente cercano en este mismo Federal C, experiencias que generaron más rabias y bajones que alegrías y puntos. Esos fantasmas viajaron desde la ronda inicial de este certamen y quisieron decirle a Piazza que desperdiciar chances inmejorables puede pagarse muy caro.
Y muy caro lo estaba pagando el equipo azuleño en ese momento: caro porque era muy superior cuando el juez Hourticolou (de muy buen desempeño) sancionó el penal para Olimpo, caro porque Alejandro Caro lo pateó de excelente manera, bien lejos de la elección de Barbieri, caro por el arquero Serén era una estupenda figura y el tanteador acusaba la victoria local. Pero vayamos al principio, y desde ahí ver si se consigue dar alguna noción de por qué toda esta licencia discursiva para hablar de fantasmas.
La supuestamente lógica asimilación de la condición de visitante, Piazza la logró bastante rápido: lo hizo en el vestuario. Es que el pitazo inicial fue la señal para que el visitante sintiera la comodidad que (también según lógica) debió sintomatizar el local. Instantáneamente el conjunto de la Villa Industrial quiso vérselas con el balón al pie, siendo un equipo corto que prosperaba merced a la tenencia prolongada –puede que, de momentos, ese sea uno de los pecados–. La preferencia en ese lapso inicial estuvo volcada sobre la borda derecha: Miglino, Carrizo, Bedoya y Lamardo construían alternativas, circuito de juego y distracciones haciendo que prematuramente el partido sea un calvario para el lateral Martínez. El zurdo y el colombiano llevaban el juego más a una zona interna (y entonces ya sumaban a Guevara), mientras que  “Laucha” y “Carri” abrían senderos anchos y profundos, propensos al desborde.
No pasó demasiado tiempo para que el equipo azuleño comenzará a lanzar cruzado: fundamentalmente Miglino y Rodríguez, no bien pisaban mitad rival, cruzaban largos pases al espacio que atacaban Carrizo y Mariano Borda. Una alternativa que a Piazza le posibilitaba ser más expeditivo aunque no siempre conseguía acompañar por dentro (Guevara y a lo sumo Lamardo) al destinatario de ese envío. De todas formas, el daño se producía.
Notoriamente pobre la versión de Olimpo durante los primeros 20 minutos. Como aspiración exclusiva insinuaba hacerle llegar el balón a San Martín –por entonces muy cerca de los centrales rivales–, en quien la faz de avance podía descansar hasta conectar con Otreras y allí trocar el carácter del ataque. Frente a esto, Piazza recuperaba muy rápido la pelota, fácilmente abortaba los intentos locales, consiguiendo con esto que Olimpo debiera intentar retroceder mientras buscaba expandirse en salida.
Cuando todavía no se habían disputado 30 minutos, Serén (la figura del partido y el mejor de su equipo junto con Leguizamón, San Martín y Maciel San Román) ya descollaba: se quedó con un mano a mano ante Guevara, descolgó del ángulo un cabezazo que palpita el festejo y se abrazó a la suerte cuando Lamardo, luego de una estupenda acción de Guevara y una justa combinación, retumbó el palo izquierdo con un zurdazo a media altura. El conjunto tresarroyense no ostentaba ideas que le permitiesen trascender la tibieza de su desempeño; pretendía que los envíos largos y frontales redundasen en segundas jugadas en las que, con el equipo de frente, sí demostraba jerarquía en la gestión (de manera individual en ese lapso). Olimpo tiene jugadores muy hábiles y técnicos en función ofensiva.
Fue entonces que aparecieron los fantasmas entre los villeros. San Martín comenzó a escapar de la zona central (entre Gastón Borda e Irusta) y sobre los costados su gravitación se engrandeció; sus compañeros ahora lo hallaban en sitios que le ofrecían mayor comodidad y otra perspectiva para pensar en Barbieri. Su socio predilecto era Maciel San Román en un contexto de ataque de mucha mayor movilidad y menú de variantes. Por primera vez el fondo industrial evidenciaba fragilidad.
El árbitro consideró que “Chiky” Borda fauleó a Maciel San Román cuando éste pisó el área en una jugada por izquierda. Alejandro Caro convirtió y la contradicción entre lo que contaba el partido y el marcador tomó forma. Olimpo exprimía al máximo sus pocos minutos de virtud futbolística y posibilidades concretas de doblegar a Barbieri, mientras que Piazza busca comprender de qué poco le valía haber convertido en figura a Serén.
El complemento calcó el tamiz de la etapa anterior, aunque no con suma exactitud. El equipo dirigido por Peralta retomaba la iniciativa, asumía nuevamente los riesgos e imponía su impronta, pero no reaparecía el lucimiento futbolístico. En tanto, el aurinegro rezumaba su conformidad por el status quo del cotejo (y hablamos de algo más que el mero resultado), por lo que de apuros nada.
Piazza recurría ahora al flanco izquierdo para proyectar su juego; a partir de esto, el “Zurdo” Rodríguez –buen rendimiento en función ofensiva, muy importante en el complemento– ganaba en preponderancia. El mecanismo con Mariano Borda, suerte de doble péndulo, comenzó a dar frutos y permitir que, en reiteradas ocasiones, cualquiera de los dos consumara el desborde o la diagonal interna con pelota al pie.
Las modificaciones que introdujo el DT olavarriense pretendieron reforzar la matriz ofensiva, pero no llegaron a gravitar lo que tal vez Peralta esperaba. Ese segundo tiempo ya no era el trámite bastante fluido y dinámico del primer tiempo; ahora todo era más intrincado, el campo de juego parecía más reducido y las jugadas que rompían esa escenografía ya no se producían con tanta continuidad. Estas características beneficiaban los planes de Sportivo Olimpo: Serén ya no debía salvar nada, Piazza no le disputaba la posesión tan cerca de su área y lentamente, ante las ansías industriales, los espacios en cercanía de Barbieri germinaban, un escenario ideal para Leguizamón que tanto por izquierda como por derecha, proponía el mano a mano, ganaba con facilidad y ofrecía muchos desbordes al área.
Luego de haberlo buscada de enésimas maneras, el elenco de Azul alcanzó la paridad en la ejecución (muy bien planeada) de un tiro libre en tres cuartos: desde el sector derecho Lamardo cruzó, largo, un centro hacia una zona liberada de presencia tresarroyense y por donde Iztueta –que inicialmente había corrido en sentido contrario– cabeceó al gol. A los 41’ pudo Piazza hallar lo que merecía largamente.
Hubo una reacción final del villero, pero ya era demasiado tarde para volver a vulnerar a Serén. No puede decirse que Piazza haya celebrado el empate (en un fuero íntimo puede que hasta lo lamente). No es un mal resultado, para nada. La satisfacción se justifica en haber logrado una expresión futbolística que ilusiona con una semifinal.

LA FIGURA


Leonardo Serén
Al menos cuatro atajas de esas que merecen el póster practicó el 1 de Olimpo, atajadas que mantuvieron el cero mientras sus compañeros pugnaban por hallar una chance para convertir. Serén fue determinante: sus atajadas explican en buena medida por qué Piazza no ganó ayer en Tres Arroyos.


Olimpo 1 – Piazza 1

Olimpo

  1. Serén
  2. Coronel
  3. Martínez
  4. Di Rocco
  5. San Román
  6. Caro
  7. San Román
  8. Cabral
  9. Otreras
  10. San Martín
  11. Leguizamón

DT: M. Natalicchio
Piazza

  1. Barbieri
  2. Irusta
  3. Rodríguez
  4. Miglino
  5. Borda
  6. Iztueta
  7. Carrizo
  8. Bedoya
  9. Guevara
  10. Lamardo
  11. Borda

DT: M. Peralta
Cancha: Sportivo Olimpo.
Arbitro: Marcos Hourticolou
Asistentes: Maximiliano Gammini y Daniel Méndez
Suplentes de Olimpo: Lucas Coronel, Damián Bogado, Damián Berrutti, Federico Sánchez, Lucas Ridao
Suplentes de Piazza: José Matos, Agustín Pomphile, Esteban Valdez, Nicolás Castro, Sergio Valdez.
Goles: PT 35’ Alejandro Caro (O) de penal, ST 41’ Lucas Iztueta (P)
Cambios en Olimpo: ST 29’ D. Bogado por Á. Martínez,  33’ F. Sánchez por C. San Martín, 36’ L. Ridao por O. Otreras.
Cambios en Piazza: ST 18’ N. Castro por D. Bedoya, 29’ S. Valdez por J. Rodríguez, 43’ E. Valdez por R. Lamardo.


EL PERIODISTA PAGA   ———

Por S. R.
Me cobraron la entrada. Cuando busqué ingresar por el portón principal rumbo a las cabinas, la gente de Olimpo dispuesta allí me recibieron cordialmente y me explicaron con detalles cómo arribar al lugar destinado a la prensa. Pero esa “bondad” tuvo un precio: 70 pesos. ¿El argumento? Un seguro que sería condición del Consejo Federal.
Setenta pesos no cambian la vida de nadie. La cifra no es el asunto. De los casi diez integrantes de medios de prensa azuleños que se llegaron a Tres Arroyos, a ningún otro se le cobró el “seguro”. Para no irnos muy lejos en las referencias, es en el único estadio fuera de Azul que en lo que va del Federal C 2018 pidió un pago por el estilo. Entonces, lo que ofende es la inequidad.
El trabajador de prensa paga por ingresar a una cancha a la cual se llega para trabajar. También, por testimonios directos de hinchas de Piazza, nenes de no más de 8 años también fueron requeridos para sumarse al pago del “seguro”. Podría haberme negado a pagar y quedarme en la vereda. En primer lugar, deseaba cumplir con el rol periodístico que asumí al llegarme hasta Tres Arroyos; en segundo lugar: no hice casi 400 kilómetros (contando la vuelta) para pelear con la codicia de un tipo que ayer robó 70 pesos.


MAURICIO PERALTA

“Suerte de esta serie va a correr por cuenta nuestra”

Mauricio Peralta, en sus consideraciones, “discutió” el empate, lo que ese 1 a 1 puede hacer creer a todo aquel que no presenció este cotejo por el ascenso interprovincial de la Región Pampeana Sur. Pero sin llegar a la desmesura: reconoció la innegable superioridad villera de la media hora inicial, de igual forma la tarde gloriosa de Serén y el quedo de su equipo a medida que el partido fue perdiendo fluidez y Olimpo ganó en control de la disputa.
A poco de culminado el cotejo, en zona de vestuarios del estadio aurinegro, el DT habló con EL TIEMPO. Aquí los textuales del entrenador piazzista:
 
-“Si vemos lo que fueron los primeros treinta minutos, quizás el resultado no condice con lo que pasó en la cancha. En nuestro mejor momento no estuvimos finos frente al arquero, que tuvo una actuación magnífica”.
-“Ellos crecieron después del gol y nosotros por ahí, sabiendo que es un partido de 180 minutos, bajamos un poco la intensidad después de los treinta iniciales. Ya en el segundo tiempo, sabiendo que podíamos lastimar, tuvimos la iniciativa y no acertábamos en la pelota de los costados y en los pases finales, y cuando van pasando los minutos el nerviosismo empieza a jugar un papel importante”.
-“Estuvimos un poco largo por momentos, sobre la línea defensiva nos faltaba ajustar para adelante, pero como teníamos poca información del rival era una cuestión que nos podía suceder. Para el próximo partido ya tenemos unos rounds, como si fuera una pelea de box, como para el próximo partido tomar los recaudos necesarios”.
-“Hoy es demasiado prematuro pensar en el domingo que viene. El martes tenemos partido por la liga local y veremos cómo vamos armando pero la propuesta nuestra es casi siempre la misma: tratar de ser un equipo valiente, que intente buscar el arco rival y que achique los espacios atrás”.
-“Cuando no convertís en un arco y cuando el equipo rival, sin hacer demasiado, está arriba en el marcador, obviamente empiezan los cuestionamientos o, por ahí, interiormente los jugadores mismos estaban haciendo demasiado esfuerzo para quedarse con tan poco en el resultado”.
-“El equipo rival tiene jugadores interesantes que juegan muy bien a la pelota como el 7, 9, 10 y 11. Si bien teníamos algunas referencias, hoy mostraron sus credenciales para tenerlos en cuenta, para estar atentos. Sabíamos que ellos eran más directos al jugar y creo que fue así”.
-“Creo que la suerte de esta serie va a correr por cuenta nuestra si logramos afinar ciertas cuestiones, tratar de seguir convencidos de que es la manera y la forma es la que va, creo que la serie puede ser favorable. Igual hay que trabajarla, ponerse el overol y quedan 90 minutos por delante”.
-“Un párrafo aparte para la gente que vino de Azul, realmente es para agradecer y esperemos que el domingo podamos llenar el Félix Piazza. Que la hinchada sea un jugador más, como lo es siempre”.
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *