El Quijote en el Siglo XXI

Don Quijote de la Mancha es un clásico. ¿Qué se quiere decir con esto?. Un clásico es una obra que se reinventa en cada lector, en cada época; no es una obra arqueológica que se limita a su época de creación. Es una obra en contínua escritura. En cada época da respuestas a las nuevas preguntas que se le formulan. Y así sucede con el “Quijote”. La obra está cargada en todas sus esquinas de valores, que bien deberían ser los nuestros; el diálogo, la aceptación del otro, la lucha por la libertad, por hacer mejor el mundo en que se vive. Son valores que, si los tuviéramos más presentes, seguramente no se tendría necesidad de “quijotes”, de personas que anteponen el bien común a sus necesidades personales.

En el aniversario de los 400 años de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra, autor de “Don Quijote de la Mancha” así se expresó el escritor español José Manuel Lucía Megías, presidente de Honor de la Asociación de Cervantista. Además es autor de “La juventud de Cervantes”, y de la adaptación de “El Quijotito” ilustrado por niños de esta ciudad.

Es necesario recordarlo siempre al hombre Miguel de Cervantes y su época fascinante como fueron los Siglos de Oro. Este nombre es porque entre los siglos XVI y XVII se cuenta con escritores como Garcilaso de la Vega, San Teresa de Jesús, Cervantes, Lope de Vega, Calderón de la Barca y artistas como Velázquez. Pero también se recuerda al escritor que fue capaz de dejar una obra inmensa, que debería ser leída.

También se lo define, en su juventud, como una vida en construcción. Desde joven se movió en busca de un oficio, que en su caso nunca llegó a mantener, ni el oficio de secretario ni el de soldado en los tercios italianos, que se vio truncado cuando fue hecho cautivo en Argel.

Para Lucia Megías “El Quijotito” fue una experiencia quijotesca, liderada por Margarita Ferrer y un grupo entusiasta de azuleños. Una experiencia única en el mundo. Hasta el momento no se había hecho una propuesta similar.

La experiencia didáctica y cultural fue realmente movilizadora, pero también la respuesta de los lectores, de esos niños que se ven a sí mismos reflejados en las ilustraciones realizadas por niños de su misma edad. Los dibujos de los niños de Azul, de entre 4 y 12 años es una lectura libre, abierta, sorprendente, que llega a imaginar la Mancha española como la pampa argentina. En el proyecto “El Quijote nos une” que lidera Verónica Torassa desde Azul, en muchas ocasiones los niños de las escuelas rurales con sus amigos de Alcalá de Henares han imaginado cómo podría ser el diálogo entre Don Quijote y el Martín Fierro.

Agregó este español que es titular de la cátedra Cervantes de la UNICEN de la Argentina: siempre se debe aprender de los niños, de su imaginación, de su visión limpia del mundo.

Azul fue declarada Ciudad Cervantina de la Argentina en el año 2007 y su festival no ha dejado de crecer, de ser reconocido desde entonces. La biblioteca cervantina de la Casa Ronco es su corazón, una de las bibliotecas cervantinas más importantes del mundo, muy ligada a la biblioteca cervantina de Xalambrí, de Montevideo. Se destaca por ser espejo de la pasión de un coleccionista. Pero no es un museo, es una biblioteca patrimonial viva que no deja de crecer.

Esta es la demostración de cómo está trascendiendo, merced a la colección de “Don Quijote de la Mancha”, esta ciudad a nivel mundial. Es de esperar que ello genere más actividad cultural e inversiones para la ciudad. Pero eso depende especialmente de los azuleños.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *