LA SEMANA POLÍTICA

El rigor del destino

El intendente Hernán Bertellys tiene ante sí el desafío de reconstruir el Municipio y sostener las expectativas de los vecinos.
<
>
El intendente Hernán Bertellys tiene ante sí el desafío de reconstruir el Municipio y sostener las expectativas de los vecinos.

Los primeros pasos de la gestión del intendente Bertellys. Pragmatismo y presencia en la calle. Entre lo urgente y lo importante. El drama del trabajo en Azul. El trasfondo del conflicto en el frigorífico.

 

Escribe: Carlos Comparato – (comparatoc@yahoo.com.ar)

La idea del conflicto permanente se puede instalar en una sociedad cuando arrastra la ausencia de un proyecto aglutinador que la interpele frente a un ciclo de decadencia. No se puede soslayar la complejidad del contexto político y social, pero Azul viene desde hace años achicando su horizonte con una notable pérdida de peso en la región. Excede a la anterior gestión municipal de José Inza, por supuesto, ya que el ex intendente Omar Duclós no resulta ajeno a este proceso. En todo caso, lo que hizo la administración que terminó en diciembre del año pasado fue ponerle el broche con algunos agravantes como la destrucción del Estado Municipal y un manejo oscuro de los dineros públicos.

¿Cuáles son los primeros pasos del intendente Hernán Bertellys a menos de dos meses de haber asumido? El panorama que encontró fue desolador: un municipio devastado económicamente, una ciudad derruida y una población intentando poner su esperanza en algún sitio. A ello se suma una diáspora política que incluye a oficialismo y oposición y la crisis laboral que abruma.

 

Bertellys sin changüí   

¿Por dónde empezar? La historia indica que un intendente tarda no menos de un año en aprender el oficio pero Bertellys no tiene ese changüí. Todavía está armando un gabinete que plantea interrogantes tanto por su estructura como por los nombres ya que algunos funcionarios no son de Azul y a otros no se les conocía actividad en la cosa pública.

Los números de la Comuna están lejos de haberse estabilizado ya que es mucha la deuda, el aumento de tasas va a incidir en los bolsillos del contribuyente pero no tanto en el presupuesto municipal atento a la inflación y la situación con los proveedores se empezará a trabajar con propuestas de pago a partir de marzo, aunque aún sin precisiones. La esperanza está puesta en el gobierno provincial. De acuerdo al presupuesto aprobado en La Plata, para Azul están previstos unos 74 millones de pesos, por fuera de la coparticipación y otros ingresos.

Bertellys debe aún definir cuánto personal se queda en la Municipalidad, cuántos nombramientos truchos o ñoquis hay, cuántos ex funcionarios le quedaron de remanente. Cometió un error cuando anunció el cese del contrato de 95 personas y eso derivó en un enfrentamiento con los gremios que, seguramente, tendrá momentos tensos cuando se avance con la política salarial para este año. Azul no es una isla en ese tema. Los gremios ya anticiparon un pedido del 35 por ciento de incremento ante lo cual los funcionarios plantearon la grave crisis económica de la Comuna y solicitaron un cuarto intermedio hasta el próximo día 17.

 

Reparación de daños   

Esta gestión, en un extenso listado, debe reparar el tremendo daño producido en sectores cruciales de la Comuna como Salud, redeterminar la obra pública, la nueva y la que se venía ejecutando, algunas de ellas paralizadas, la cuestión financiera, el área Social, por citar sólo algunos.

Hay otro tema que reclama la comunidad y el Jefe Comunal debe dar certezas: se trata de las denuncias ante la justicia de la gestión Inza. No puede existir allí ninguna suspicacia sobre algún tipo de encubrimiento.

Bertellys ha demostrado en sus primeras semanas al frente del Departamento Ejecutivo que tiene una dinámica de presencia permanente, sea en los conflictos o en sus contactos con la comunidad. Este giro de 180 grados en relación a la autista administración anterior le pone una impronta que puede llegar a capitalizar.

Además, si bien es aún prematuro, está demostrando un pragmatismo en su accionar que llama la atención. Alguna vez dijo que si tenía que ir con mariachis y una rosa a verla a la gobernadora María Eugenia Vida, lo hacía.

El drama laboral    

El tema laboral sigue siendo un drama que se profundiza en esta ciudad. Crisis que se viene desarrollando desde hace meses ha explotado en las últimas semanas. La situación en Cerámica San Lorenzo hoy tiene un paréntesis sin certezas, el molino San Martín permanece cerrado y el frigorífico Meta Azul se encuentra frente a un conflicto en plena ebullición.

Parecería un hechizo lo que sucede con esa empresa desde hace años. Como señaló alguien allegado al tema, esto “está mal parido desde la época de la quiebra de Donati”. Hubo un tiempo que volvió a funcionar pero, cambio de dueños, crisis del sector y  seudos empresarios paracaidistas tiñen esta historia.

 

El pecado de la carne   

La aparición de Marcelo Celeste con una importante inversión y un proyecto exportador a Israel, había creado una expectativa que incluyó a la gestión Inza. Nunca se supo claramente qué otros nombres había detrás. Aparece el apellido de una persona vinculada al mundo de las empresas de medicina. Hoy se enfrenta una instancia crucial: un frigorífico que nunca estuvo en pleno funcionamiento, una faena que distaba de la estructura que se montó, un movimiento financiero que no alcanzaba, el retraso en las exportaciones, la baja de los precios internacionales, entre otras cuestiones, fueron armando el combo que hoy estamos viendo.

A Israel, en realidad, se exportó la mitad de las toneladas acordadas. La otra parte quedó en las cámaras del frigorífico con un “detalle”: hasta que no se envíe toda la carne no se cobra.

¿Cómo sigue esto si hacen falta, por lo menos unos 50 millones de pesos mensuales para funcionar, no hay disponibilidad de giro para pagar sueldos y adquirir hacienda, precios internacionales caídos (se está pagando cinco dólares el kilogramo de carne), con una planta de máquinas y cámara clausuradas por el organismo de control de la provincia y una compleja situación judicial en el medio?

Hay una responsabilidad social empresaria que no se puede soslayar. ¿Qué pasa con los más de cien trabajadores y sus familias que hace dos meses que no cobran?

El pecado de la carne suele ser tentador pero, después, hay que hacerse cargo.

 

Pragmatismo y calle   

El intendente Bertellys tiene frente a sí un variado menú. Junto a su pragmatismo y la calle debe hacer un ejercicio de construcción política y sostener las expectativas del vecino. Se atraviesan momentos duros en el país y en Azul se plantea, además, el desafío de  cicatrizar las heridas de una etapa oscura. Nada resultará sencillo.

 

¡Deja un Comentario!

1 Comment

  1. Marcos

    febrero 8, 2016 at 9:35 pm

    Si no recibe fondos extras desde la Provincia el Municipio continuará siendo una bomba de tiempo. Es hora de ponerse a cobrar los impuestos y hacer un gran achicamiento de gastos. Las obras deberán esperar que la comuna acomode sus números. Triste pero realista.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *