AYER, EN DIÁLOGO CON ESTE DIARIO

El SOEMPA denunció a un funcionario de la Comuna por una presunta persecución laboral

Según se  expresó en la charla de ayer, “fuimos a hablar con Beto Hourcade, le explicamos que Agustín Labianca tiene un serio problema en su columna, lo que le impide hacer esfuerzos físicos”. En ese sentido fue que se presentó un certificado médico y el resultado de una resonancia realizada al trabajador municipal por un profesional local.
<
>
Según se expresó en la charla de ayer, “fuimos a hablar con Beto Hourcade, le explicamos que Agustín Labianca tiene un serio problema en su columna, lo que le impide hacer esfuerzos físicos”. En ese sentido fue que se presentó un certificado médico y el resultado de una resonancia realizada al trabajador municipal por un profesional local.

Los dirigentes gremiales Paulina Marino, Luis Galloso y Ezequiel Spitale apuntaron contra Beto Hourcade, director de Atención Primaria de la Salud, por el cese del contrato del trabajador de esa dependencia Agustín Labianca. Entre otras cosas dijeron que “hay situaciones que son irregulares. Hay certificados que se presentaron en tiempo y forma, los cuales certifican los problemas de salud del empleado. Por eso es que salimos y denunciamos que estamos convencidos de que esto se trata de una persecución”. “No vaya a ser cosa que, para pagar favores políticos y porque es un año electoral, empiecen a echar trabajadores contratados para acomodar a la gente que este Ejecutivo necesita para hacer campaña”, expresaron también. El lunes habrá una nueva reunión con el objetivo de lograr la reincorporación del agente en cuestión.       

Desde el Sindicato Obreros y Empleados Municipales del Partido de  Azul (SOEMPA) se apuntó contra el director de Atención Primaria de la Salud de la Comuna, Beto Hourcade, a quien acusaron de perseguir laboralmente a un empleado perteneciente a esa dependencia.

De la charla con EL TIEMPO participaron los dirigentes gremiales Paulina Marino, Luis Galloso y Ezequiel Spitale, y el trabajador en cuestión, Agustín Labianca.

 

“Es una persecución personal”  

En principio, la titular del SOEMPA, Paulina Marino explicó que Labianca es empleado  municipal desde 2013 y que desde ese entonces se desempeña en Atención Primaria de la Salud, precisamente en lo que tiene que ver con el mantenimiento de las unidades sanitarias.

Esta semana al mencionado empleado comunal “le llegó una notificación en la que le dicen que no le van a renovar el contrato”, prosiguió.

“Desde febrero ya hemos venido manteniendo varias reuniones con Beto Hourcade porque dice que Labianca es un empleado que no trabaja. Fue a raíz de que el 20 de febrero le envió una notificación en la que le informa que debe realizar -junto a un compañero- el mantenimiento de cuatro unidades sanitarias. Eso significa, pintura, reparaciones, corte de pasto y demás. El tema es que Labianca tiene un serio inconveniente de salud”, señaló la dirigente azuleña.

Por esa razón “fuimos a hablar con Hourcade, le explicamos que Labianca tiene un serio problema en su columna, lo que le impide hacer esfuerzos físicos”. En ese sentido fue que se presentó un certificado médico y el resultado de una resonancia realizada al trabajador municipal por un profesional local.

“Le expusimos que Labianca puede hacer muchas cosas, pero pintar y cortar pasto no, obviamente por su problema de salud. Hourcade entendió y dijo que no iba a existir problema alguno. Pero a los cuatro días de la reunión lo llamó  para decirle que tenía que ir a cortar el pasto a una unidad sanitaria”, sostuvo la dirigente del SOEMPA.

En la continuidad del relato Marino refirió que el martes pasado “nos enteramos que a Labianca lo echaron nuevamente, porque esta es la tercera ocasión en la que le dan de baja el contrato. Ya lo habían hecho en enero y en abril del año pasado, por eso es que denunciamos esta situación como una persecución personal”.

La secretaria General del SOEMPA mencionó que, ante el escenario planteado, “mantuvimos varias reuniones con Walter Surget (subsecretario de Planificación y Control de Gestión), que si bien es el funcionario que toma la decisión de dar de baja el contrato, él tiene que responder a quien pide la cesantía de Labianca, que es el Director de Atención Primaria”.

 

“La persecución empezó desde un primer momento”  

A su turno, Labianca destacó que “la persecución empezó desde un primer momento. Y cuando Hourcade asumió en la dirección del área se reunió con el personal de mantenimiento y dijo: ‘Acá se terminaron los jefes, los coordinadores y los encargados’. En la gestión anterior yo era coordinador de mantenimiento de los nueve CAPS, razón por la cual sus palabras eran dirigidas hacia mi persona. Además dijo que todos íbamos a pintar y a cortar el pasto. Por mi problema de salud, yo no puedo hacerlo”.

Posteriormente marcó que “llegamos a la resolución de que junto a un compañero estuviésemos en un depósito para cuando -por ejemplo- se rompiese algo lo llevaran a ese lugar para que nosotros lo arreglásemos”. De igual forma, Labianca contó que adaptaron ese lugar para posibilitar que pueda trabajar sin afectar su problema de salud.

El trabajador también acotó que, ante la solicitud de “hacer unas rejas para una unidad sanitaria”  y ante la problemática “de que en ese espacio no estaban dadas las condiciones para realizar esa tarea por que la instalación eléctrica es precaria, le manifesté que si quería las hacía en mi domicilio”.

“Hice todas las rejas en mi casa, incluso pagando todos los materiales de mi bolsillo y poniendo todas mis herramientas. Después las transporté a la unidad con mi camioneta”, comentó Labianca y añadió que “eso lo podía hacer porque no ponía en riesgo mi columna”.

A esto agregó: “El tema es que a los pocos días me mandó de nuevo a cortar pasto. Lo hablé con él y me aseguró que iba a ver cómo podía solucionarlo. Lamentablemente la resolución fue el despido”.

 

“Hay situaciones que son irregulares”    

En otro tramo de la charla con este matutino Paulina Marino dio a conocer que desde el SOEMPA estuvieron manteniendo reuniones con Walter Surget y Beto Hourcade hasta el miércoles por la tarde.

“Hay situaciones que son irregulares. Hay certificados que se presentaron en tiempo y forma, por eso es que salimos y denunciamos que estamos convencidos de que esto se trata de una persecución”, afirmó.

Al ser consultada respecto a si consideran que la persecución podría ser también contra la organización gremial que integran, la titular del SOEMPA respondió que “quiero creer que es personal. No vamos a permitir ni a tolerar que intenten desprestigiarnos y desmerecer nuestro trabajo sindical, porque si hay algo que nos caracteriza es que vamos al frente, no nos tiembla el pulso y tenemos espalda suficiente para aguantar cualquier lucha”.

Igualmente Marino dejó en claro que “no vaya a ser cosa que, para pagar favores políticos y porque es un año electoral, empiecen a echar empleados contratados para acomodar a la gente que este Ejecutivo necesita para hacer campaña”.

“No vamos a permitir que ningún empleado municipal se vea involucrado en una campaña política sucia”, resaltó la dirigente del SOEMPA.

También Marino hizo hincapié en que el lunes se harán presentes nuevamente en la oficina de Recursos Humanos del Municipio “para ver si se destraba esta cuestión y Labianca es reincorporado. Mientras tanto, ya hemos puesto en  conocimiento de la situación al abogado de nuestra Federación, quien va a tomar cartas en el asunto. A su vez estamos llevando a cabo gestiones con abogados locales para que esto pueda llegar a buen puerto”.

Por último, Labianca agradeció al SOEMPA por “el apoyo recibido y por esforzarse al máximo ante esta problemática”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *