EL TIEMPO Y LA SALUD

EL SUH y un proyecto de extensión universitaria

Docentes de la Tecnicatura de Alimentos forman parte del grupo “SUH cero” y están trabajando para poder instrumentar prácticas saludables en los comedores infantiles. 


María de los Angeles Dublan y Rodrigo Galicio, son docentes de la licenciatura en Tecnología de los Alimentos y están trabajando en prevenir el SUH. JOSÉ BERGER
<
>
María de los Angeles Dublan y Rodrigo Galicio, son docentes de la licenciatura en Tecnología de los Alimentos y están trabajando en prevenir el SUH. JOSÉ BERGER

 

EL DATO:

Este proyecto de extensión de la Facultad de Agronomía contempla la capacitación en comedores como también una instancia de capacitación y actualización para profesionales en diagnóstico y prevención de enfermedades.

María de los Angeles Dublan y Rodrigo Galicio, son docentes de la licenciatura en Tecnología de los Alimentos, y forman parte del  grupo “SUH cero” –Síndrome Urémico Hemolítico- que se constituyó en Azul a instancias del Hospital Materno Infantil con el fin de concientizar acerca de esta enfermedad que afecta principalmente a los más pequeños y es absolutamente prevenible.

Primero intervinieron con acciones en los jardines, y ahora el proyecto es llegar a los comedores infantiles municipales, pero con el propósito de seguir ampliando la órbita de intervención y capacitación.

En la edición del pasado domingo, EL TIEMPO publicó un informe acerca de los casos en Azul, las medidas adoptadas y lo que se está haciendo en el nivel local a modo preventivo y en ese sentido ha tenido una influencia preponderante en la difusión de conocimientos el grupo “SUH cero”.

Todo comenzó cuando el Dr. Augusto Carella y la bioquímica, Constanza Meyer allá por el año 2015 impulsaron charlas con los padres en la Escuela Normal y posteriormente, tal como se indicó en la edición del pasado domingo, organizaron charlas en los jardines de infantes de Azul para llegar con el mensaje a los niños y que ellos sean los transmisores en sus hogares.

Este grupo continúa con sus tareas en la comunidad y para el futuro el proyecto es llegar a los comedores escolares y ahí es donde estos profesionales de la Facultad de Agronomía tienen un rol central.

Este medio dialogó con estos jóvenes que pusieron a disposición su compromiso y conocimientos, a través de un proyecto de extensión y en pos de difundir cómo prevenir esta enfermedad.

Segunda parte de una experiencia exitosa    

“Venimos trabajando en conjunto con el Hospital de Niños en los jardines a través de  un cuento para llegar a los chicos y hacer prevención específicamente del síndrome”, contó Dublan en el inicio de la charla.

Tal como lo hicieron profesionales del efector local al hablar con este diario, calificó esta experiencia como “exitosa”.

Detalló incluso que “hubo devoluciones favorables de los jardines, han hecho libros, los papas han comentado sobre la actividad, se hicieron charlas donde se fueron muy conformes, y funcionó esto de que los nenes marquen esto no, esto sí”.

Luego la docente de la tecnicatura de los alimentos anticipó que “la idea ahora es empezar a trabajar con los comedores infantiles para poder prevenir el SUH y además otras enfermedades que se pueden evitar a través  de los alimentos”.

El licenciado Galicio agregó que “esta vez lo que hicimos fue un cambio de eje. Al principio arrancamos a través de los chicos, que es una manera de educar, siendo que ellos son transmisores de la información en la casa. Y ahora ya estamos involucrando a los adultos, a los comedores y el proyecto es un poco más ambicioso”.

La parte operativa    

Esta actividad tendrá también otro fin que es capacitar para atender a los chicos celíacos y los que no pueden consumir algún tipo de alimentos porque son alérgicos.

“En esos casos también hay que tener ciertos cuidados”, apuntaron los docentes.

Para desarrollar este proyecto hicieron un acuerdo con el área de Niñez y Adolescencia del municipio para poder tener acceso a lo que son los comedores de los jardines maternales y la casa del niño.

“La idea es trabajar y empezar a ver qué prácticas se llevan adelante en la cocina y tratar de mejorar. A su vez, que quienes están a cargo de la cocina estén preparados para casos de celiaquía, o alergias alimentarias”, explicó Dublan.

Añadió que “la gente tiene los conocimientos, pero con la rutina, se van relajando y entonces la finalidad es poder mejorar eso. Es decir, tomar conciencia que determinados procedimientos no se pueden hacer, y mejorar, pero trabajando en conjunto y que sea un ida y vuelta, y no de ir a imponer una forma de trabajar. Llegar a un acuerdo para mejorar las prácticas”.

“Un tema complejo”

Galicio sostuvo por su parte que el tema de las comedores infantiles es muy complejo porque si falla algo las consecuencias son mucho más graves que en una casa.

El aprendizaje de hábitos saludables es de trascendencia además porque, según lo destacó, “todas las medidas preventivas para el Síndrome Urémico Hemolítico sirven para prevenir otro montón de enfermedades de transmisión alimentaria”.

El docente universitario señaló no obstante que empezaron trabajando con el SUH porque “Argentina es uno de los países con más incidencia de esta enfermedad. Hay chicos que se mueren y chicos con insuficiencia renal”.

Dublan indicó al respecto que además el síndrome “es el más grave y tiene mayores consecuencias para los niños”.

Se combate con información    

Galicio insistió con el concepto de que “combatirlo es realmente fácil, son medidas de prevención básicas”, las cuales hay que profundizar en este época del año por las temperaturas calurosas.

Por eso subrayó que “la idea es llevar la información a toda la comunidad”.

Al mismo tiempo, el docente resaltó “la riqueza que tiene este grupo que es interdisciplinario. Hay amas de casa, maestras jardineras y profesionales de los distintos ámbitos”.

Para esta segunda etapa se sumó también el laboratorio de análisis de alimentos de Agronomía.

La idea es darle continuidad a la labor que hace este grupo en la comunidad y poder llegar a más gente.

Galicio y Dublan acotaron como para finalizar que la intención es poder empezar a trabajar cuanto antes en este proyecto de extensión universitaria que, a su vez comparten con el grupo “SUH cero”.

RECOMENDACIONES PARA PREVENIR EL SÍNDROME

La higiene personal y la correcta elaboración de los alimentos son la forma de evitar las infecciones producidas por la bacteria Escherichia Coli, causante –entre otras enfermedades– del Síndrome Urémico Hemolítico (SUH).

Cocinar la carne completamente, en especial la carne picada; lavarse las manos con agua y jabón antes y después de ir al baño, antes de manipular alimentos y después de tocar alimentos crudos; lavar bien las frutas y verduras y consumir agua segura son los principales recaudos que deben tomarse para disminuir los riesgos de contaminación con la bacteria.

También se aconseja consumir leche pasteurizada, tener especial atención en los vencimientos y la cadena de frío de los alimentos, y utilizar distintos utensilios para la manipulación de los alimentos, de manera de evitar la contaminación cruzada entre alimentos crudos y cocidos.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *