INICIA EN FEBRERO  

“El teatro es uno de los más ricos y complejos medios de formación integral de la persona”

 
Así lo expresó el docente Osvaldo “Pato” Farías, quien próximamente comenzará con el dictado de talleres en la Casa Cultura de la Asociación Empleados de Comercio del Azul. Durante la charla que mantuviera con este medio, habló de la propuesta que se ofrecerá, además de aspectos de su vida y su formación.

Osvaldo “Pato” Farías estará dictando talleres teatrales en AECA, destinados a niños, jóvenes y adultos. ARCHIVO/EL TIEMPO


El teatrista Osvaldo “Pato” Farías comenzará a dictar el próximo mes  un taller de teatro en la Casa Cultura – Colón 519- de la Asociación Empleados de Comercio del Azul. Se trata de una propuesta destinada a niños, adolescentes y adultos.
Esta propuesta está destinada a quienes deseen incursionar en el teatro, con o sin experiencia previa. Los grupos se dividirán por edades en diferentes horarios y días. La intención es brindar una acercamiento a este arte y tener continuidad  durante todo el año con esta propuesta. Al respecto, el taller para niños estará destinado a chicos de 9 a 13 años, el de adolescentes comprende la franja etaria de 14 a 17 y el de adultos será para mayores de 18. También, se prevé un taller para docentes de todas las áreas.
En diálogo con EL TIEMPO Osvaldo Alberto Farías contó sobre sus inicios recordando que “creo que mi primera comunicación con el teatro o la actuación específicamente me la dio mi padre, un apasionado del cine. Más tarde, una dulce maestra de grado que incentivaba, por aquel entonces, mi deleite de niño jugando al teatro. El Colegio Industrial de Olavarría, donde hice el secundario, con sus criterios educacionales tan estructurados, no pudo quitarme el deseo de indagar algún día en la idea teatral, ni el obsesivo objetivo de mi querido padre para que me transformase finalmente en ingeniero”. Luego de cursar un año de ingeniería, con toda la familia en contra, “me fui a dar el examen de ingreso al, por aquel entonces, Conservatorio de Arte Dramático de Buenos Aires. Por supuesto que luego de ser admitido, me instalé en una pensión de la calle San Juan al 1800 y la idea era trabajar y estudiar, ya que mi padre era ferroviario y no había mucho dinero. Tampoco estaba en mis pensamientos la idea de volverme, más aún me fortalecía la imagen de un Buenos Aires que se había devorado a más de un estudiante que como yo, llegaban de las provincias a estudiar con escasos recursos. Fueron cinco años de crecimiento llenos de conocimientos que terminaban de definirme al teatro como forma de vida.
El Conservatorio me otorgó el título de Actor Nacional. Por inquietud viajé a Buenos Aires con el objetivo de continuar el perfeccionamiento, el trabajo corporal de Patricia Stokoe, Alejandra Boero, Raúl Serrano, Saulo Benavente, recordando el enorme privilegio de haber vivido una época del Conservatorio Nacional con profesores como Carlos Gandolfo, Agustín Alesso, Lerchundi y Escobar, Saulo Benavente, profesionales de excelente jerarquía”.
Tiempo después Farías, sintió la “necesidad de afirmar mis conocimientos pedagógicos y didácticos e ingresé a la Facultad de Teatro de Tandil donde vivencié y formalicé la estructura pedagógica teatral desde un ángulo netamente docente”.
El trabajo teatral no era frecuente por aquel entonces, siendo finalmente su primera labor como docente de teatro para la municipalidad de General La Madrid. “Años más tarde ingresé a la Escuela de Estética de Azul donde, por cuatro años, conformé el staff docente, etapa de mucho crecimiento en el trabajo grupal de disciplinas artísticas: teatro-literatura-plástica-música que interactúan para incentivar integral y artísticamente la formación del niño. Fui convocado para un proyecto de Acción Social en Soles y Fogatas, dependiente del municipio de Azul. Fui también docente de teatro en Santo Tomás de Aquino para adolescentes del último ciclo y docente en el proyecto extra-curricular en el Colegio San Cayetano para adolescentes”.
Más tarde fue creado un espacio teatral independiente en el viejo Círculo Árabe junto a Sergio Camarotte al que denominaron La Criba, pretendiendo ser éste un espacio de formación y desarrollo de propuestas teatrales en Azul. Convocado para dirigir los talleres de teatro en Olavarría, terminó creando la primera Escuela de Teatro Municipal en esa ciudad, con una formación sistemática de tres años y el Primer Encuentro de Teatro Independiente no competitivo de carácter anual. A su vez destacó a raíz de esta situación que “Sergio (Camarotte) quedó a cargo del espacio cultural La Criba y generó un trabajo maravilloso en un espacio cultural y teatral autogestionado como lo es hoy La Criba”.
Así  agregó que “los espacios independientes fueron siempre mi debilidad, con gran parte de mis alumnos de la Escuela de Teatro de Olavarría abrimos un espacio independiente (Punto de Giro) que desde hace 8 años funciona con talleres de formación teatral y proyección del teatro independiente en la provincia de Buenos Ames, obteniendo importantes logros a nivel provincial y local. La sala de usos múltiples con una capacidad de 150 personas, perfectamente equipada técnicamente, le ofrece a los grupos locales y de la provincia un espacio alternativo para fortalecer la presencia teatral en el centro de la provincia y la zona”.
La propuesta  de AECA
Respecto  a la actividad que comenzará a desarrollar en AECA  contó que “mis constantes viajes a Azul a visitar amigos, parientes y compañeros teatrales, me permitieron conocer del desarrollo cultural de AECA coordinado por la señora Sara Fusaro. Una entidad azuleña que genera un movimiento cultural bellísimo, dotado de modernas instalaciones con todas las comodidades para los talleristas. Sentí la necesidad de presentar un proyecto, el cual fue aprobado, y a mitad del 2017 decidí vivir una experiencia teatral con adultos en AECA, resultando profundamente satisfactoria. Esto generó la idea de continuar y ampliar el proyecto a niños, adolescentes y adultos en este verano 2018 y a partir de febrero estaremos trabajando allí con talleres de teatro”.
Conceptos sobre el taller

La Casa Cultural de AECA será sede de un taller de teatro dictado por Osvaldo Farías.


Sobre algunos conceptos en relación a la modalidad de taller,  Osvaldo “Pato” Farías dejó sus impresiones.
¿Qué es el teatro para usted?
-El Teatro es, a mi entender, uno de los más ricos y complejos medios de formación integral de la persona, es una actividad natural del ser humano. Por su intermedio el niño, el adolescente, el joven, el adulto y el docente podrán alcanzar un desarrollo global a nivel afectivo, social y de pensamiento dentro del proceso de aprendizaje. El teatro permite abordar a la persona en su totalidad, dejando de lado definitivamente la falsa dicotomía cuerpo-espíritu. Permite la búsqueda de una identidad social y personal y un posterior desarrollo autónomo a partir del trabajo grupal, formando seres independientes, desinhibidos y creativos favoreciendo la relación basada en la confianza. En particular promueve el desarrollo de la capacidad lúdica y creadora favoreciendo un proceso de aprendizaje integrador de todas las áreas en general y de las estético-expresivas en particular.
¿Por qué el aprendizaje  grupal?
-Creo que es necesario abordar el trabajo en forma grupal, porque de esta manera somos fieles a nuestra concepción de que el hombre se reconoce a sí mismo en relación con otros. El trabajo en grupo permite que los integrantes puedan constatar sus marcos de referencia constituyendo un intercambio significativo, interpretando de manera diferente elementos de la realidad, me parece imprescindible la relación con el otro, la asunción de roles, el contacto con otros, con sus emociones, con sus potencialidades. Es por ello que considero que el ámbito grupal es el lugar de encuentro necesario para la formación teatral.
La forma y la técnica
-Propongo diferentes técnicas para el abordaje de la relación con el cuerpo y el marco conceptual o técnica teatral organizado en tres ejes: la percepción de nosotros mismos y los otros,  la situación dramática como eje de la situación teatral, la percepción crítica del arte como resultado de comprenderlo como un hecho cultural. Mi concepción como docente parte del presupuesto de entender al hombre como ser único e irrepetible, y desde allí concebirnos como meros coordinadores de los procesos corporales, emocionales y de posibilidades de cada individuo. Por ende, a través de los años, elaboré por medio de maestros, dramaturgos, pensadores que transitaron y descubrieron caminos y herramientas que faciliten al alumno el arribo al trabajo actoral, un recorrido sistemático que me permita lograr objetivos y contenidos en la formación teatral.
 La obra
-Siento la obra como una consecuencia, no como un objetivo en sí mismo. Arribar a ella es la conclusión de un largo camino de trabajo con uno mismo y como resultado de ese aprendizaje llega la obra. Admito prioritario la muestra como forma de legitimar y sellar procesos, por ende, valorizo la exposición dentro del marco de objetivos y contenidos logrados y celebro la obra como final de un proyecto.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *