DISPARES REGISTROS DE LLUVIA ACOMPAÑADOS DE FUERTES RÁFAGAS DE VIENTO

El temporal tumbó algunos árboles pero no ocasionó mayores inconvenientes en Azul

Salvo cuestiones puntuales, no hubo reportes de daños importantes. Sólo se produjeron algunas interrupciones de servicio eléctrico domiciliario. Los bomberos locales no tuvieron intervenciones. En Cacharí, el dato sobresaliente fue el registro de lluvia, que superó los 250 milímetros en determinados sectores. Situaciones similares se produjeron en los partidos vecinos de Tandil y Olavarría. El alerta se mantendría hasta las primeras horas de hoy por vientos fuertes del sur. 

 

La planta que cayó en Chubut, entre Burgos y Pellegrini, quedó obstaculizando el paso vehicular hasta que fue cortada para reencauzar el tránsito por el lugar.FOTOS NACHO CORREARivadavia entre Amado Diab y Salta. Un poste de tendido telefónico fue “víctima” del temporal. FOTOS NACHO CORREAEl árbol de la imagen sucumbió en el sector de la costanera donde está la ex cancha de rugby, frente al camping municipal. FOTOS NACHO CORREALa amplitud de la nubosidad que cubrió buena parte de la provincia de Buenos Aires cuando se estaba alejando hacia la costa atlántica.
<
>
La planta que cayó en Chubut, entre Burgos y Pellegrini, quedó obstaculizando el paso vehicular hasta que fue cortada para reencauzar el tránsito por el lugar.FOTOS NACHO CORREA

 

No hubo que lamentar consecuencias personales ni daños materiales de importancia, en Azul, por el temporal que ayer se produjo en una amplia zona de la provincia de Buenos Aires. Si bien en esta ciudad, así como en las cabeceras de los distritos aledaños de Olavarría y Tandil hubo caída de árboles y de postes, los destrozos quedaron reducidos a una mínima expresión en comparación con los efectos que el fenómeno meteorológico sí dejó a su paso en poblaciones de la costa atlántica.

En Azul, los registros de lluvia fueron dispares, tanto en la zona urbana como rural, pero los datos más significativos provinieron de la localidad de Cacharí, donde se contabilizaron más de 250 milímetros durante el fin de semana. Sin embargo, en esa misma población hubo registros sensiblemente diferentes, lo que estaría indicando que las precipitaciones fueron por “mangas”. Algo similar ocurrió en la zona rural del partido, donde se verificaron milimetrajes notoriamente disímiles en campos vecinos.

En la estación local del Servicio Meteorológico Nacional, según se informó pasadas las 21 de la víspera, se midieron en total 65.5 milímetros en el día, y una ráfaga máxima del cuadrante Sur de 76 kilómetros por hora a las 11.27, lo que hizo que la visibilidad estuviera reducida a sólo 4.000 metros.

En la planta urbana local hubo varios árboles caídos y algún poste de tendido telefónico que sucumbió ante los vientos que paulatinamente se fueron llevando las tormentas hacia el sector de la costa atlántica.

Para hoy, según la estación meteorológica local, se espera cielo nublado a parcialmente nublado, probabilidad de lluvias y lloviznas con mejoramientos temporarios. Los vientos serán fuertes a moderados del S, con ráfagas. Para la tarde/noche, en tanto, se anuncia probabilidad de lloviznas aisladas, luego mejorando con nubosidad en disminución y vientos moderados a leves del S, cambiando a direcciones variables.

Los extremos términos serán de 11 y 22 para la presente jornada, y de 9 y 24 para mañana.

 

Un repaso por la región

 

Según algunos de los datos que pudo recabar este diario, en Chillar hubo mediciones que promediaban los 50 milímetros, en tanto que en Cacharí se verificaron 251mm. hasta las 17.40, cuando prácticamente dejó de llover y las condiciones tendieron a mejorar. Hubo vecinos cacharienses que rápidamente viralizaron imágenes donde se puede apreciar el anegamiento que hubo en algunas calles producto de la caída abundante de agua en pocas horas.

Una pauta de la disparidad de las precipitaciones en la zona rural del distrito de Azul estuvo dada por mediciones de 50 y de 85 milímetros en establecimientos que son lindantes. Desde el sector de Boca de las Sierras, los registros promediaban en la mayoría de los casos los 100 milímetros, pero nada hacía preveer que hubiera inconvenientes por el agua que puedan arrastrar los distintos cursos de agua que confluyen en el Arroyo Azul.

No obstante, las compuertas del balneario municipal, a la altura del puente Moto Arias, fueron abiertas a título preventivo y se habilitó el número 103 para cualquier eventualidad.

En las cabeceras de Tandil y Olavarría hubo caída de árboles y de postes de tendido eléctrico y telefónico como consecuencia del mismo temporal que pasó por esta ciudad y que produjo inconvenientes más importantes en poblaciones de la costa atlántica.

 

Mar del Plata, no tan “feliz”

 

Desde Mar del Plata a Pinamar hubo zonas sin energía eléctrica a raíz de la caída de cientos de árboles, voladuras de techos y hasta evacuados.

En “la feliz” una familia fue evacuada tras la voladura del techo de su vivienda a raíz del vendaval por lo que fue alojada en un centro de atención municipal. Además, según reportes de la comuna un semáforo cayó, dos casas sufrieron voladura de techos y decenas de árboles provocaron daños a raíz de la caída de ramas. Por efecto de los vientos también cedieron y/o cayeron algunos carteles de vía pública que estaban en altura, así como se desprendieron lonas de carpas en balnearios.

Desde Desarrollo Social precisaron que el fuerte viento ocasionó la caída de más de 80 árboles y que anoche había unos veinte barrios sin energía eléctrica.

Pinamar, en tanto, fue uno de los municipios más golpeados de la jornada con árboles caídos y varias playas con serias consecuencias por una tromba marina. Por ejemplo el mobiliario del balneario Riviera se voló por completo. Uno de los dueños, aseguró que “más de 50 carpas quedaron destrozadas” y que se rompieron “la mitad de las sillas y mesas”, y todo ocurrió en un minuto.

El intendente Martín Yeza también pidió a los pobladores y turistas “que no salgan de sus casas” porque advirtió que “hay trombas marinas y van a ir en aumento”.

 

PASADOS POR AGUA

En Cacharí, algunas calles resultaron providencialmente anegadas como consecuencia de las lluvias que se registraron el fin de semana y que, en casos puntuales, alcanzaron los 251 milímetros.

Tal es el caso de la calle Urrutia (imagen izquierda), donde el estancamiento de la precipitación alcanzó su mayor envergadura en las primeras horas de la tarde.

Los vecinos de la vecina población fueron tomando imágenes del temporal y sus efectos que luego subieron a las redes sociales, a fin de reflejar lo que el paso del fenómeno meteorológico dejó en la localidad.

Consultados los bomberos voluntarios cacharienses, informaron que sólo tuvieron una salida para apuntalar un poste que, por los efectos de los fuertes vientos, se inclinó.

Era de suponer que con el cese de las precipitaciones, el agua que se había acumulado en las calles –algunas de tierra- se iría escurriendo con el paso de las horas.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *