JUNTO CON EL INTENDENTE, FUNCIONARIOS Y AUTOCONVOCADOS POR LAS INUNDACIONES

El Tiempo participó de la recorrida por la presa

 

El jefe comunal y el director de Enlace de la Obra Pública, Ing. Héctor Comparato, confirmaron en el lugar que la presa tiene un avance de movimiento de suelos del orden del 90 por ciento, y que sobre el núcleo del embalse se trabaja intensamente para concretar el hormigonado. El sitio ha tenido un importante cambio de fisonomía respecto del inicio de las tareas. 

.
<
>
.

Avances del 90 y el 40 por ciento en el movimiento de suelos y el hormigonado del núcleo central del embalse, respectivamente, fueron constatados ayer en la presa La Isidora por el Intendente Municipal, funcionarios del gabinete de la Comuna y autoconvocados por las inundaciones, durante una recorrida a la que habían sido invitados los medios de comunicación. Este diario participó de la visita a la dantesca obra, que modificó diametralmente la fisonomía del lugar, donde se mantiene un incesante ir y venir de maquinaria y de hombres.

En el sector que ante abundantes lluvias quedaría cubierto de agua, debajo de una alcantarilla de importantes dimensiones, el jefe comunal, Hernán Bertellys; el director de enlace de la Obra Pública, Ingeniero Héctor Comparato; y el autoconvocado por las inundaciones Luis Ciuffo, expresaron su beneplácito por el avance que tiene la obra y dieron cuenta de aspectos técnicos de la presa, que según afirmó la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, estaría finalizada entre los meses de diciembre y enero.

“A esta obra nosotros la podemos conseguir y que ustedes vieron desde el comienzo, cuando esto era solamente campo y estábamos en algún conflicto para poder ingresar a hacer las mediciones para los primeros trámites de la obra. Después, cuando vinieron los camiones con alambre y se empezó a alambrar donde iba a ser la obra y hoy, la verdad, con el avance que tiene en más de un 75 por ciento que tiene, queríamos actualizarle la información a la gente”, comenzó diciendo Bertellys.

“Esto –agregó- me trae muchos recuerdos de una persona que tuvo mucho que ver y que hace poquito que nos dejó físicamente que es Alejandro Arlía (ministro de Infraestructura y Obra Pública de la administración provincial que encabezó Daniel Scioli que se quitó la vida de un disparo mientras se encontraba en los Estados Unidos), quien luchó mucho por esta obra. Quería aprovechar este momento para hacerle un reconocimiento y un recuerdo porque él tuvo mucho que ver para que esta obra sea posible”.

Sin alterar las tareas rurales

En el contacto con este matutino y los colegas de Somos Azul, el titular del Ejecutivo de la comuna sostuvo que “estamos en una gigante alcantarilla de las que conectan un sector con otro del Enlace ‘Néstor Kirchner’ para que el agua pueda circular tanto de ida como de vuelta y también para que la gente que tiene campo pueda transitar por adentro de estas alcantarillas para pasar tanto con animales como con camionetas y poder seguir trabajando normalmente. Eso estuvo también contemplado en la obra”.

En ese punto geográfico, un tramo de 600 metros de la carretera que une las rutas nacionales 3 y 226, a la altura de uno de los accesos a la ciudad de Olavarría, fue “levantado” a fin de la conformación de un terraplén que hará las veces de contención del agua que se pueda llegar a acumular en el embalse en momentos de intensas lluvias.

El Ingeniero Comparato, convocado por el jefe comunal para brindar precisiones técnicas sobre el progreso de la construcción de la presa, recordó que “estuvimos trabajando mucho en los predios de cada campo, en qué afectación iba a tener las hectáreas que comprende”.

“La presa tiene un desarrollo lineal de 4.040 metros desde el núcleo central, ubicado donde siempre estuvo el cauce del arroyo Azul”, agregó.

El núcleo de la presa

Acerca de las características técnicas del “corazón” del embalse, donde se hará en forma automática una regulación del paso del agua por el arroyo que luego llega al casco urbano de Azul, Comparato sostuvo que “son núcleos de hormigón de tres metros de altura con tres orificios y dos auxiliares más para que pueda pasar el agua de manera regulada”.

“Eso quiere decir que donde en este momento están pasando 100 metros cúbicos por segundo, se construyó un terraplén y una pared de hormigón que va a pasar solamente por tres orificios de un metro por un metro y que hará que pasen 30 metros cúbicos por segundo. Eso hará que el agua, cuando llegue al casco urbano, lo haga de manera muy atenuada”, agregó.

“Controlar” a un afluente del Arroyo Azul

En tanto el mismo funcionario confió que se está trabajando en la elaboración del resideño de una obra que será completamentaria a La Isidora y fundamental para tener un mayor control del agua que pueda llegar a la ciudad de Azul luego de abundantes precipitaciones.

“Con el arroyo Videla, que es el segundo tributario importante del arroyo Azul, está en estudio y proyecto del corrimiento de la presa Manantiales, que originalmente estaba cerca de una cantera. La empresa se comprometió a reformular este proyecto, a readecuarlo y subirlo un poco más hacia arriba para que la vibración de la cantera no afecte a la presa”, indicó y ratificó que el trabajo previo de la construcción de una obra como La Isidora no es sencilla.

“Lleva tiempo el tema de las tierras porque predio por predio, vecino por vecino, tiene una afectación en cuanto al valor que tiene la tierra; hay una restricción al dominio. En el caso de esta presa donde hoy nos encontramos son entre 300 a 400 hectáreas que han sido expropiadas. En las restantes 1.700 hectáreas hay sólo una restricción al dominio, lo que implica que si llega a haber una lluvia importante y el productor pierde la cosecha, la provincia de Buenos Aires le hace el resarcimiento”, explicó Comparato.

Subrayó que “lo que es movimiento de suelos, el 90 por ciento está terminado” y en el caso del hormigón del núcleo “estará faltando el 40 por ciento”.

“Nos sentimos muy contentos y realizados”

A su turno Luis Ciuffo, uno de los autoconvocados por las inundaciones que ayer participó de la visita a la obra de la presa La Isidora, advirtió que “nosotros prácticamente la vimos nacer a la obra y hoy es como que nos sentimos muy contentos y realizados”.

“Aparte de la obra en sí, estamos muy agradecidos por todos los trabajos que se fueron haciendo en el arroyo. Eso también, que son mejoras que a veces no se ven, van a ayudar muchísimo. Siempre vamos a estar agradecidos a la gestión de Hernán (Bertellys), que sabemos cómo se movió. Hace más o menos tres años que andamos luchando junto con él y hoy estamos muy contentos”, agregó Ciuffo.

UN TRABAJO “A CORAZÓN ABIERTO” EN LA PRESA

NACHO CORREA

NACHO CORREA

El núcleo de hormigón armado tiene la particularidad ser el “corazón” de la presa. En este punto de la obra se hará una regulación del paso del agua que luego llega al casco urbano de Azul. “Por acá va a pasar el arroyo por tres conductos de un metro por un metro. Cuando la presa empieza a subir el nivel y supera los tres metros, el agua se va a canalizar por el aliviador para que no colapsen los terraplenes de tierra que están junto a las aletas de hormigón”, dijo el Ingeniero Comparato, que precisó que “se tuvo un espíritu naturista para hacer volver al cauce a su trazado original” luego de terminar con el hormigonado del núcleo y la finalización del terraplén, donde ayer se centralizaban buena parte de las labores.

“Una pantalla de cuatro kilómetros y con tres orificios en la parte inferior y un vertedero es el juego de embalse que vamos a tener en este sector, donde permanentemente va a pasar el agua. No hay compuertas, o sea que el agua que venga va a pasar en forma regulada, atenuando los actuales 100 metros cúbicos por segundo a los 30 metros cúbicos por segundo”, afirmó el responsable de la Dirección de Enlace de Obra Pública del Municipio.

Comparato confió que, dentro de la obra, está previsto el desarrollo de una red telemétrica para recibir el estado de los niveles del embalse y, a partir de allí, poder actuar en consecuencia. “De todas formas es automático; lo que hace que cuando crezca el nivel el agua, va a pasar automáticamente por los aliviadores; no tiene un manejo de compuertas de ningún tipo”, sostuvo, para asegurar que se apunta a buscar una óptima complementariedad entre la red telemétrica de la comuna y los sistemas de medición con los que cuenta el Instituto de Hidrología de Llanuras.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *