CAMPEÓN NACIONAL DE PESAS 

“El trabajo de cada día te demuestra que se puede”

Federico Romero se consagró en San Miguel de Tucumán, el certamen argentino más relevante de cada temporada de la Federación Argentina. El pesista azuleño continúa superándose, entendiendo que el trabajo aliviana cualquier pesa. En charla con EL TIEMPO, “Nenuco” abordó su coronación tucumana y, también, reclamó apoyó comunal: “Pedí si había alguna beca deportiva y lo primero que me dijeron fue ‘no, no entregamos becas deportivas’”.

Levantamiento de talento. Federico Romero celebra en el máximo peldaño del podio tucumano. El azuleño es campeón nacional.
GENTILEZA FEDERICO ROMERO

“Subiéndome al tren para ir a laburar” (todo un deporte en determinados andenes de la Capital Federal). Federico Romero acaba de salir de su departamento en la calurosa tarde y se sube a la formación del Mitre, ramal Tigre, camino a San Isidro, desde la cual, asumiendo la paciencia necesaria, comienza a responder las inquietudes de un cronista de EL TIEMPO que se debate consigo mismo para no complicar la cuestión con interrogantes rebuscados (tener un tren como banda de sonido constante de una charla telefónica, es un consejo escasamente dable).

El pesista azuleño, que vive en Bs. As. desde hace seis años, tuvo en San Miguel de Tucumán, el pasado fin de semana, un sitio de lucimiento deportivo que le permitió convertirse en campeón nacional. Este tipo de torneos se concreta una vez por año y en él se dan cita los mejores de la halterofilia del país. Acceder significa haber consumado una marca mínima establecida por reglamento, la llave para poder participar.

En el Complejo Belgrano de la capital tucumana, “Nenuco” trazó un nuevo paso camino a esa aspiración supina, la posibilidad de competir en el Sudamericano de pesas del año que viene. Este oro no implicó la clasificación al campeonato continental: Romero aún está 20 kilos por debajo de la marca requerida.

Un total de 40 pesistas fue el parque que dio forma al contexto competitivo en el Nacional: “En mi categoría éramos tres y era medio inesperado que yo gane”, reconoce el azuleño. “Competía con un pibe que me venía ganando hacía rato. Ahora le pude ganar. Somos amigos, se llama Alejo Solito, fuimos juntos al Panamericano, tiene muchísima experiencia. Ahora no tuvo un buen torneo y a mí me tocó competir bien. Hice 128 de arranque y 170 de envión”.

Debido al notorio nivel sostenido, la marca mínima de acceso al torneo Romero la posee desde hace un tiempo. Entonces, ser parte estaba planificado y era anhelado por mucho. Pero ganar, ¿estaba previsto? Veamos.

–¿El oro en el Nacional es un trampolín hacia otros certámenes o tan solo una excelente manera de cerrar el año?

–Lo que te abre a competir a competir afuera son las marcas, te las pide la Federación Argentina para que puedas competir. El Nacional es el torneo más importante del año. Podés ganarlo y no necesariamente obtener la marca mínima para acceder al Sudamericano o al Panamericano. A mí me quedan un par de kilos para llegar al Sudamericano, tengo que hacer una marca mínima entre arranque y envión, que son los dos movimientos, y llegar a un determinado peso, que es 320 kilos. Hoy en día tengo 300 kilos, esa es la diferencia.

–En términos generales, en muchos de los deportes el verano, al menos su primer tramo, suele ser un momento de relajo y descanso. ¿Cómo  se va a desarrollar el tuyo?

–No, no, en nuestro deporte es todo lo contrario, es el momento en el que más se entrena. Mañana nosotros comenzamos a desarrollar una semana tranca, para empezar, y a partir de la otra se hace un testeo y se empieza a trabajar. Ahí es cuando se entrena mucho, mucho para generar base durante todo el año.

–Cuando decís “nosotros”, ¿te referís a vos y tu entrenador o a un equipo?

–Nosotros dos y todo el equipo. Entreno en el CENARD, pero también todos los pesistas lo hacen, es donde más entrenan pesistas, atletas, los deportes en serio (risas).

“No sé hasta dónde voy a llegar, pero este año fue increíble”      

–Integrás la selección argentina. ¿De qué manera se sostiene esa vinculación cuando no hay competencia?

–En realidad, un pesista integra la selección en ciertos momentos. Como te decía, para los torneos te piden marcas clasificatorias; y cuando se empieza a levantar el nivel de todos, es cuando tenés que pelear con el otro por el lugar. O sea que la selección se forma por números, por las marcas, y no por subjetividad de un entrenador. El que levanta más kilos sube. Es así.

En Tucumán, el mejor de todos fue un chico de la categoría 62 kilos (actualmente es el segundo mejor, porque el mejor no pudo ir) y en el caso de que Argentina tenga una plaza en un torneo internacional, el que va es el mejor de todos, de todas las divisiones. Se hace una relación entre peso levantado y peso corporal, hay unas fórmulas que se aplican para deducir quién es el mejor.

–¿Qué tenés para decir que funcione a modo de síntesis de todo 2017?

–Fue un año increíble, yo nunca pensé que iba a ser así, pero el trabajo de cada día te va demostrando que se puede. Las oportunidades van generándose cuando vos las marcas las empezás a mejorar, en un momento vos creíste que no podías llegar a hacerlo, pero se empieza a dar que te acercás al nivel, en este caso Sudamericano, pero también Panamericano y Mundial. No sé hasta dónde voy a llegar, pero este año fue increíble. Y ganar el Nacional fue muy loco, nadie se lo esperaba…es más, me verdugueó más de uno, así que tapé más de una boca (risas).

Por su suerte tuve la ayuda, más allá de que yo tengo un entrenador de puta madre, Claudio Henschke, este año vino un entrenador extranjero, Walter Llerena, y en el CENARD pudimos entrenar de una manera más regular por una cuestión de cantidad de gente. O sea, en el Parque Sarmiento, donde entreno, somos muchos y, a veces, el entrenador nuestro no tiene la oportunidad de darnos la atención que debería. Es un deporte donde se necesita muchísima atención a la hora de la técnica. Este entrenador tenía poca gente y además tiene un nivel de puta madre: actualmente está el Mundial de Pesas en California y salió segundo una atleta de él, ecuatoriana; segunda a nivel mundial y a nivel mayor.

“UNA BECA PODRÍA AYUDAR MUCHÍSIMO”   

“En Azul pedí si había alguna beca deportiva y lo primero que me dijeron fue “no, no entregamos becas deportivas”. Se ve que les falta un golpe de horno en gestión deportiva, son bastante cerrados”. El tono de sus respuestas se modifica, la imaginaria cuerda de un teléfono al otro se tensa.

Romero habla sobre la negativa comunal a considerar el otorgamiento de una beca (o variante de ayuda) que, afirma, solicitó previo al Nacional. La negativa lo muestra ofuscado e, incluso, preocupado: “Se ve que la gente que está trabajando no es muy idónea”.

“Soy profesor y soy licenciado en Alto Rendimiento y entiendo de gestión, lo que vos tenés que pedir es una ayuda económica o, por ejemplo, de pasajes. Para ir a Tucumán, los pasajes y la estadía los tenía que pagar yo. Por suerte, Ciudad de Buenos Aires, que aporta mucho al deporte, me pagó el pasaje, retroactivo a fin de año. Y Azul, como ciudad de donde yo soy, podría haberme dado una mano. Quizá no una beca mensual, pero algo. Me parece que podrían dar más deportivamente, porque hay un montón de gente que se podría desarrollar. El nuestro es un deporte amateur y una beca podría ayudar muchísimo”, considera Federico.

–Una posibilidad que ofrecería una beca, es otro tipo de dedicación, más profunda, del deporte que practicas.

–Es que yo no puedo abocarme al 100 por ciento porque no puedo económicamente, tengo que laburar. Yo tendría que entrenar todo el año doble turno y, si tengo ganas, laburar cuatro horas o no laburar. Pero necesitás una ayuda importante y yo no puedo mantenerme con poca plata por una cuestión de que pago alquiler y me mantengo solo. Por ejemplo, el caso de Alejo, el pibe al que le gané en Tucumán, o los chicos con los que viajé a Miami, ellos están todos becados. Becados ya sea por el ENARD, por las provincias o los municipios. Quise abrir esa puerta en Azul y la respuesta fue muy básica. Se ve que la gente que está trabajando no es muy idónea.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *