ENFOQUE

El tránsito local: ecos del discurso del Intendente Municipal

El control del tránsito en el distrito es materia pendiente para el Municipio, sobre todo luego de la inacción que tuvo los últimos dos años de mandato de la gestión de José Inza. SONY DSC
<
>
El control del tránsito en el distrito es materia pendiente para el Municipio, sobre todo luego de la inacción que tuvo los últimos dos años de mandato de la gestión de José Inza.

El lector Horacio Guillermo Rodríguez (DNI: 5.393.402) hizo llegar a esta redacción una nota en la que ensaya una respuesta a la aseveración que hizo el jefe comunal, Hernán Bertellys, cuando en su discurso de la apertura de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante –tal como lo publicara EL TIEMPO- aseveró que en el término de 3 meses solucionaría los problemas del tránsito en la ciudad.

“Con todo respeto me permito disentir con usted en relación de las posibilidades de cumplimiento de tan importante promesa en el plazo mencionado, no porque dude de su intención de abordar el problema con el mayor ahínco posible o que no se pueda lograr algún resultado inmediato en algunos aspectos de la mano de una mayor eficacia en la prevención y en la represión de las infracciones de tránsito, sino porque en la base de la cuestión se encuentra un problema cultural en relación a la circulación vehicular de anomia generalizada, que no puede solucionase de manera definitiva con aquel tipo de medidas que tendrá, (y si es que las tiene) un efecto además de conflictivo y costoso, necesariamente transitorio. Para salir de este problema cultural, como así se lo hace (o debería hacérselo) respecto de otros de la misma índole, no puede sino recurrirse a la educación –en este caso vial- que deberán recibir todos los ciudadanos desde una muy temprana edad,  hasta la de adulto mayor, en cada ocasión que tenga el Estado Nacional, Provincial o Municipal de proveer a ese tipo de educación (en el jardín de infantes, en la escuela primaria, en la escuela secundaria, aún en la universidad y en cada oportunidad que tenga el Estado de encontrarse con el ciudadano en un tema de tránsito) otorgamiento y renovación de habilitación para conducir, proceso de faltas por infracciones cometidas por los conductores (con independencia de las sanciones que corresponda aplicar), y de una manera mucho más amplia e intensa que el examen que actualmente se toma antes de otorgar una  licencia de conductor, hoy en día casi una mera formalidad”, indicó Rodríguez.

“Los contenidos y el sistema de enseñanza debe correr por cuenta de expertos por lo que no corresponde abordarlos en esta nota no obstante lo cual me permito la licencia de sugerir alguna acción que por conocida, no queda reservada a la opinión de expertos pudiendo cualquier neófito indicarla por su evidente eficacia. Se trata simplemente de reforzar la aplicación de una norma de tránsito de generalizada existencia en los ordenamientos jurídicos que se ocupan del mismo y es la regla de la ‘prioridad de paso’ en las ciudades de quien circula por la derecha, que cede sólo frente a los que circulan por una avenida. Pero ocurre que una norma tan simple y tan útil como la que nos ocupa, no se respeta en nuestro medio, más aún, se incentiva su incumplimiento como ocurre en la calle Burgos en su intersección con la calle Rivas, cuando se coloca un lomo de burro sobre la primera de las arterias lo que da a entender que el vehículo que circula por la otra calle tiene prioridad sobre el que circula por la calle Burgos cuando, de acuerdo a la regla ya descripta, la prioridad la tiene el que lo hace por esta última vía (y no es el de esta esquina el único contradictorio caso)”, agregó.

Al respecto, puntualizó el interesado, “una sencilla pero muy eficaz medida tanto preventiva como educativa sería colocar en todas las esquinas de la ciudad, así como se coloca el nombre de la arteria por la que se transita y el de la que se intercepta, un cartel de PARE cuando la circulación de esta última goza de la señalada prioridad. Pero claro está que dicha señalización es insuficiente al menos hasta crear la debida concientización en la población, por lo que hasta que ello ocurra, al cartel de PARE deberá agregársele un LOMO DE BURRO o un REDUCTOR DE VELOCIDAD de suficiente altura (pero no más de la necesaria) para obligar a los conductores de todo tipo a disminuir la velocidad hasta un nivel que implique de hecho dar al vehículo que circula por su derecha la oportunidad de cruzar la esquina con anticipación al que lo hace desde su izquierda, sin riesgo de ser embestido por otro que por carecer de prioridad, se ve compelido por un lomo de burro o reductor a disminuir su velocidad a niveles muy significativos (a paso de hombre), alejándose así el peligro de una colisión”.

A párrafo seguido señala que “cada LOMO DE BURRO o REDUCTOR DE VELOCIDAD deberá ser perfectamente uniforme en toda la ciudad para que su tamaño no sorprenda a nadie, debidamente pintado para ser visible con gran facilidad, e indicado con el cartel del caso que podría instalarse sobre la misma columna que se coloque el cartel de PARE y en el que se utilice para indicar los nombres de las calles y su sentido de circulación, cartelería esta última que no está presente en toda la ciudad que en muchos casos se encuentra muy afectada por actos vandálicos, generando un peligro extra. Consecuentemente, antivandálica deberá ser la nueva señalética”.

“En cuanto al fondeo del proyecto –consigna el lector-, además de señalarse que frente al dato de la seguridad se justificaría cualquier gasto, su costo (que no se calcula por su inmediata pérdida de actualidad por la inestabilidad de precios existente hoy en día) no es de ningún modo inabordable por la Municipalidad sobre todo porque al aumentar la seguridad de los vecinos que vivan en los sectores abarcados por el plan, bien podría ponerse a cargo de los frentistas como una gabela más en este caso por mejora. Antes de despedirme quisiera hacerle saber que una propuesta similar le fue dirigida a las autoridades que le precedieran en la Municipalidad, sin que nunca supiera si fue objeto o no de algún tipo de tratamiento o consideración llegando para ello a los despachos competentes. Tal entonces la razón por la cual la presente será motivo de publicación en alguno de los medios locales, sólo para el fortalecimiento de la posibilidad de que llegue a su efectivo conocimiento”

¡Deja un Comentario!

2 Comments

  1. Paola

    abril 10, 2016 at 6:33 pm

    Por fin un intendente que sale a afrontar los problemas de los azuleños. Me encanto el discurso, hablo de absolutamente todos los temas

  2. Josefina

    abril 14, 2016 at 8:40 am

    Coincido con el contenido de la nota. Y me permito agregar que es necesario que se coloquen cuanto antes carteles aclarando la prioridad de paso en las rotondas. En Olavarría por ejemplo, hay un respeto total por quien viene circulando en la rotonda (debidamente cartelizada). Acá se corre para ver quién logra poner la trompa del auto primero.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *